Escaparate

¿Por qué los villanos de películas aman la arquitectura moderna?

Generalmente comparten puntos en común: son impresionantes, de alta tecnología y se basan en gran medida en los principios del modernismo

CNN

El Diario de Juárez

miércoles, 01 abril 2020 | 11:39

Como en el clásico de James Bond de 1974, "El hombre del revolver de oro", el actor Roger Moore pilotea un hidroavión sobre las claras aguas de la bahía de Phang Nga, en Tailandia. El antagonista de Bond, el asesino Francisco Scaramanga, ha fortificado su escondite dentro de un imponente karst de piedra caliza. Cuando 007 ingresa a la casa aislada, el secuaz de Scaramanga, Nick Nack, acciona un interruptor y envía al héroe a una vertiginosa casa de horrores iluminada de rojo.

El arquitecto con sede en Miami, Chad Oppenheim, vio por primera vez la película y el escondite de Scaramanga cuando tenía siete años. Fue el comienzo de una obsesión con la guarida definitiva. "O podría convertirme en un supervillano y construir una de estas guaridas, o convertirme en arquitecto", dijo.

Las guaridas generalmente comparten puntos en común: son prístinas, impresionantes, de alta tecnología, de otro mundo, a menudo poco prácticas, se basan en gran medida en los principios del modernismo y plantean la siguiente pregunta: ¿Por qué los malos viven en buenas casas?

"Las guaridas de los villanos siempre tienen la arquitectura más sexy, invitándote a ser el malo", dijo Leah Greenblatt, crítica general de Entertainment Weekly. Además del hogar de la infancia en "Skyfall", preguntó, "¿James Bond tiene un hogar?" Oppenhenheim también jugó con la idea del escondite del héroe, la Cueva de los Murciélagos, la Fortaleza de la Soledad, pero generalmente descubres que los supervillanos tienen "un poco más de profundidad", dijo. Primero, antes que nada, las guaridas tienen que ser aspiracionales. También tienen que ser increíblemente hermosas desde el punto de vista arquitectónico.

Si bien la vida familiar en la televisión se ha retratado con mayor frecuencia en entornos acogedores y tradicionales, las construcciones modernistas se han reservado para solteros rebeldes. La arquitectura moderna no es adoptada tan fácilmente y la desconfianza en la tecnología, luego de la Segunda Guerra Mundial, profundizó la idea de que el progreso y la innovación podrían ser peligrosos.

Los villanos representan nuestras peores inclinaciones con visiones grandiosas y destructivas. Utilizan sus escondites para retirarse de la humanidad, refugiándose en espacios inmaculados, en sus complicados sistemas de defensa y la privacidad de cámaras secretas o de un lago de cráter volcánico.

Pero sus deseos son, en última instancia, muy humanos. "Estas guaridas se están burlando de toda la idea de domesticidad, porque de alguna manera eso es lo que quieren", dijo Chris Nashawaty, crítico de cine. "Quieren estas casas grandes. Quieren lo que todos quieren".

Con información de CNN