Escaparate

No haberte puesto brasier en cuarentena podría haber perjudicado tu salud

¿Ha sido una buena idea para la salud del pecho dejar de llevar sujetador aún estando en casa?

Tomada de Internet

Agencias

lunes, 11 mayo 2020 | 13:50

Seguro que durante la cuarentena ha habido un punto en común entre la inmensa mayoría de las mujeres: el brasier se ha quedado en el armario. Estar encerrados en nuestras casas ha hecho que demos prioridad a estar cómodos, y los sujetadores, a no ser que sea obligatorio, no parece que estén en la mente de muchas. 

Ahora bien, ¿sería mejor llevarlo puesto? Depende a quién le preguntes, porque parece que los expertos no se ponen de acuerdo acerca de si es más beneficioso llevar el pecho libre o no. Los hay que aseguran que es necesario llevarlo, ya que un sujetador no provoca enfermedades, pero sí lesiones.

Si no está contenido para realizar según qué actividades, cualquier movimiento brusco podría romper los ligamentos que lo sujetan desde la piel, ya que el pecho no tiene músculos que le otorguen esa sujeción. 

Por otro lado están los partidarios del movimiento libre del pecho, basándose en estudios que aseguran que los sostenes pueden obstaculizar la circulación y reducir el tono de la mama con el paso de los años. De manera que las mujeres que opten por no utilizarlo se beneficiarán de más tono muscular y mejor apoyo para la lactancia.

Pero repetimos: el pecho no tiene músculos que lo sujeten, es tan solo un montón de tejido glandular y grasa, cuya proporción varía de mujer a mujer. Y es precisamente ahí donde reside la respuesta a la eterna pregunta de si es beneficioso llevar o no sujetador: todo depende de la proporción. 

Cuanto más tejido tengas en el pecho, más denso y pesado será, lo que significará un mayor número de problemas potenciales para la salud. Los pechos más grandes tienden a moverse más y esto implica que las partes del cuerpo que ayudan con esa carga (como la espalda, el cuello o los músculos de los hombros), tengan que hacer un esfuerzo extra para poder dar soporte. Eso, sin contar con los daños a la piel del pecho. 

Dependiendo de cada mujer y el tamaño de su pecho, incluso moverse cómodamente por el salón de su casa puede suponer un riesgo para la salud de su pecho.

Lo importante es intentar lograr la comodidad y, de ser necesario, dar soporte para ayudar a nuestro cuerpo. 

En caso de elegir un sujetador, lo importante es hacerlo correctamente; los expertos lo tienen claro: si te pones un sujetador y no piensas en él en todo el día, estaría cumpliendo su función a la perfección. 

Muchos sujetadores tienen meramente una función decorativa si tiene una copa A o B, pero en otros casos que se necesita más soporte, se ha de intentar hacerse con un sujetador bien hecho y respetando tus medidas, ya que no es tan fácil elegir la talla correcta.