Escaparate

Los problemas de trabajar desde casa y cómo remediarlos

Desde Wi-Fi de mala calidad hasta distracciones digitales, nuestra tecnología puede hacer que el trabajo remoto sea un dolor de cabeza

The New York Times

The New York Times

jueves, 19 marzo 2020 | 13:03

Trabajar desde casa debido a la pandemia de coronavirus puede parecer un lujo: libertad para cocinar el almuerzo, tiempo para lavar la ropa entre tareas, respiro de ese compañero de trabajo algo loco.

Luego, la realidad te aterriza. Tu Wi-Fi se pone lento, las nuevas herramientas de software con las que trabajas son confusas y el mouse de tu computadora es un pedazo de basura. Sin un departamento de sistemas, te encuentras solo con tus problemas tecnológicos.

Esto es lo que puedes hacer para que, trabajar desde casa, sea una alegría.

Hablemos de tu Wi-Fi.

Primero, abordemos el problema tecnológico número uno en casa: la conectividad a Internet. En comparación con las conexiones rápidas de banda ancha en nuestras oficinas, nuestras velocidades de Internet en el hogar son probablemente lentas y nuestras conexiones Wi-Fi pueden ser irregulares.

Si tu señal de Wi-Fi no es confiable, lo que significa que es fuerte en una habitación, pero débil en otra, mi recomendación para la mayoría de las personas es invertir en el llamado sistema de Wi-Fi de malla. Eso te permite conectar múltiples puntos de acceso inalámbrico para cubrir tu casa con una fuerte conexión a Internet.

En general, muchos de nosotros estamos experimentando velocidades más lentas a raíz de la pandemia. Esto se debe a que muchos estamos en línea desde casa y estamos absorbiendo el ancho de banda del proveedor de Internet, lo que puede hacer que disminuyan las velocidades promedio. No hay mucho que podamos hacer en este caso.

Por eso es aconsejable tener una opción de respaldo. Cuando surgen problemas de velocidad, puedes recurrir al uso de datos de tu teléfono inteligente. Las redes celulares están diseñadas para manejar grandes cantidades de usuarios, por lo que es probable que la conexión de datos de tu teléfono inteligente sea más rápida cuando tu banda ancha se vea abrumada.

Pantallas estrechas.

Muchos de nosotros fuimos enviados a casa con computadoras portátiles para trabajar, y las pantallas más pequeñas pueden ser una limitante. Podrías considerar agregar un segundo monitor a tu ordenador portátil o conectarlo a una pantalla que tengas en casa.

Video incómodo y llamadas telefónicas.

Muchos de nosotros estamos familiarizados con las videollamadas con poca luz y las llamadas telefónicas de baja calidad. Si la calidad del sonido es un problema, existen auriculares inalámbricos que tienen micrófonos que cancelan el ruido para que no capte tanto el ambiente. Para una mejor calidad de video, puedes considerar comprar una cámara web externa. Para problemas de iluminación, una lámpara de escritorio puede proporcionar una iluminación de aspecto natural a una videollamada.

Ruido.

Para aquellos que tienen niños ruidosos o que viven en un entorno urbano, un par de auriculares con cancelación de ruido pueden amortiguar muchos sonidos desagradables para ayudarlo a concentrarse.

Dolores corporales.

Sin la ayuda de un especialista en ergonomía, puedes tener problemas como dolores en la muñeca, tensión en el cuello y dolor de espalda. Puedes remediarlos con un teclado ergonómico o un cómodo mouse inalámbrico. Si tu espalda te está matando, puede ser hora de invertir en una silla de oficina bien armada o en un escritorio de pie.

Hablemos de nuestros problemas trabajando en equipo.

Cuando se trata de colaborar remotamente con un equipo de colegas, el camino hacia el éxito tiene menos que ver con las herramientas que con la empatía entre nosotros cuando usamos tecnología.

Las aplicaciones de colaboración en equipo, como Slack, pueden manejar chats grupales, mensajes privados y cargar archivos. El conjunto de aplicaciones de Google incluye herramientas de colaboración para editar documentos, compartir calendarios y videoconferencias. Confiar en una herramienta de uso general como las de varias tareas sería mejor que usar una aplicación separada para cada tarea: los proyectos pueden volverse desordenados si algunos archivos de trabajo están en una herramienta, pero no en otra.

El segundo paso para un equipo es asegurar que todos usen las mismas herramientas. No seas el colega que insta a todos a usar Zoom para videoconferencias cuando los demás están chateando por video en Hangouts, por ejemplo. La falta de consenso sobre las herramientas de colaboración puede aumentar rápidamente las tensiones del equipo.

¿Distracciones? Piensa en ellas como descansos.

Muchos que son nuevos en el trabajo en casa citan la tecnología como una distracción importante del trabajo: los programas de televisión, los videojuegos y los cómics digitales están a solo un botón de distancia.

Aquí hay un secreto para encontrar la felicidad en estas distracciones: abrácelas.

Tienes derecho a tomar descansos. En casa, tienes la libertad de pasar el almuerzo viendo un programa de Netflix en lugar de ir a un restaurante. No tienes que sentirte como si estuvieras en la oficina. Aprovecha esto, no te sientas avergonzado.

Además, dado que tenemos que minimizar el tiempo que pasamos al aire libre en este momento, encender el televisor puede ser lo más responsable.