La rutina para no enfermarte este invierno

Aquí consulta algunas medidas para fortalecer tus defensas y por ende tu sistema inmunológico

Excélsior
miércoles, 20 noviembre 2019 | 19:07
|

Ciudad de México- Todos los consejos son buenos. No eches a perder tu Navidad.

Aunque aún no se comprueba que los cambios de temperatura afecten en nuestra salud, existen muchas cosas que podemos hacer para evitar enfermarnos en durante el invierno y así no pasar las fiestas decembrinas sin salir de casa o peor aún en la cama. 

Por ello si quieres evitar enfermarte este invierno deberías de considerar tomar algunas medidas en tu rutina diaria para fortalecer tus defensas y por ende tu sistema inmunológico.  

 

Consume vitaminas C y D

Muchas personas aseguran que incluir vitaminas C y D en su dieta diaria les ha ayudado a enfermarse menos durante el invierno e incluso cuando han llegado a resfriarse los síntomas se aminoran con el consumo de estas dos vitaminas. 

La vitamina C se encuentra generalmente en los cítricos como las naranjas, las toronjas, la piña y el Kiwi. Además, puedes ingerirla comiendo melón, papaya, mango, fresas, frambuesas, moras y arándanos. La vitamina D la encuentras en la ingesta de proteínas como el huevo, el pescado, el queso, las almendras, las nueces y las setas. 

También puedes incluir suplementos vitamínicos si prefieres. 

 

Mantén buena higiene 

En temporada de invierno también tendemos a enfermarnos más pues como el clima es frío no nos apetece mojarnos las manos tanto. Esto esta mal, lo recomendable es lavarse las manos constantemente, antes de comer y después de ir al baño. Los agentes patógenos se propagan fácilmente y están, prácticamente, en todos lados. Recuerda ventilar tu casa, barrer y trapear constantemente, no olvides cambiar las sábanas cada semana y lavar la ropa al menos una vez por semana. 

 

Abrígate bien

Antes de salir de casa, si el ambiente está frío afuera, cúbrete la nariz muy bien. La mayoría de los virus que causan la gripe entran por las vías respiratorias. Por ello de nada sirve estar bien tapado si no proteges lo más importante: tu nariz y tu boca. 

 

Bebe muchos líquidos

Mantente perfectamente hidratado para que tus mucosas no se resequen con mayor facilidad. Además de beber mucha agua, ingiere caldos, zumos y tés en abundancia.