Tecnología

El coronavirus terminó con el debate sobre la adicción a la tecnología

Hemos intentado todo tipo de cosas para evitar mirar nuestros dispositivos, pero en tiempos de cuarentena son nuestro único contacto con nuestros seres queridos

The New York Times

The New York Times

miércoles, 01 abril 2020 | 11:23

Antes del coronavirus, había algo que me preocupaba: pasar tanto tiempo viendo una pantalla. Probé diferentes desintoxicaciones digitales como si fueran dietas de moda, cada una de las cuales funcionó durante una semana o dos antes de volver a ese cristal brillante y liso.

Ahora me he librado de los grilletes de la culpa. Mi televisión está encendida. Mi computadora está abierta. Mi teléfono está desbloqueado. Quiero estar cubierto de pantallas. Si tuviera un casco de realidad virtual cerca, me lo pondría.

La pantalla es mi único contacto con mis padres, a quienes extraño pero no puedo visitar porque no quiero matarlos accidentalmente con el virus. Me lleva a las horas felices con mis amigos de la secundaria y me da fotos de personas cocinando en Facebook. ¿Hubo un momento en que pensé que Facebook era malo? ¿Una arteria de propaganda peligrosa que inunda el cuerpo político del país? Tal vez. No me acuerdo. Ese fue un momento diferente.

Vuelve mucha gente conocida.

Walt Mossberg, mi antiguo jefe, desactivó sus cuentas de Facebook e Instagram en 2018 para protestar por las políticas de Facebook y la negligencia en torno a las noticias falsas. Ahora, mientras dure la pandemia al menos, está de vuelta.

"No he cambiado de opinión sobre las políticas y acciones de la compañía", escribió Mossberg en Twitter la semana pasada. "Solo quiero estar en contacto con tantos amigos como sea posible".

Daniela Helitzer, doctora en audiología en Boca Raton, Florida, dijo que el tiempo frente a la pantalla solía ser un debate constante entre los padres de su ciudad. Tenía amigos con niños pequeños que nunca antes habían visto una televisión encendida. Ya no.

"Todos hemos perdido oficialmente la batalla", dijo el Dr. Helitzer, que tiene un niño de 2 y 3 años. "He accedido a todas las aplicaciones educativas que pueda. He usado todas las hojas de trabajo interactivas en línea que pude encontrar. Si está sentado en su iPad durante dos o tres horas al día, literalmente ni siquiera me importa. Es como, usa esa pantalla tanto como puedas".

Rodeado de pantallas estas últimas semanas, he notado algunos cambios positivos. Tengo tantas videollamadas con mis amigos que los conozco mejor que antes. Decidí aprender qué era TikTok y me encanta. Paso horas con la barbilla metida en mi pecho y una extraña sonrisa en mi rostro, observando. Hasta estoy usando Duolingo, una aplicación para aprender idiomas.