Ellas

Retadora y gratificante

Con entusiasmo y actitud positiva asume Karen Álamo sus responsabilidades como directora de La Rodadora; está convencida de lo importante que es para una mujer luchar por lo que cree, por lo que quiere, y por lo que la hace feliz

Cynthia Camacho / El Diario

sábado, 07 marzo 2020 | 11:40

“Trato de no fallar en lo importante para mí que son mis hijos, participar en sus actividades, llevarlos a la escuela, comer juntos, llevarlos a sus clases vespertinas”

Karen Álamo

Directora de La Rodadora

En enero de este año Karen Álamo Castro, directora del museo interactivo La Rodadora, tomó protesta como Vice Presidenta del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Museos y Centros de Ciencia y Tecnología.

“Me siento muy contenta porque siento que es un reconocimiento no solamente a mi persona, sino a este maravilloso espacio, que volteen a ver a Ciudad Juárez, que tiene este espacio (La Rodadora) y que nos estén dando la oportunidad de aportar y darle voz a todos los museos del país, a todos los museos de ciencia del país”.

Karen fue artífice en el nacimiento de La Rodadora, desde su concepción hasta su esperada apertura en 2011. 

“Creo que esta es una gran oportunidad de hacer cosas maravillosas, de trabajar en conjunto, de compartir experiencia, de profesionalizar el trabajo de todos los educadores de museos, de hacer visible la importancia de los espacios para la divulgación de la ciencia en el país, de fortalecer a los espacios que se encuentran en los diferentes estados y en las comunidades, visibilizar el trabajo que hacen los divulgadores de la ciencia y en sí la importancia que tienen en la formación de la vida de las personas”.

El hecho de estar ahí, dice Álamo, es una oportunidad para que de alguna u otra forma la percepción que se tiene de Juárez sea diferente a nivel nacional. 

Tanto su nombramiento como llevar el timón del espacio interactivo no ha sido fácil, pero para Karen es una experiencia que califica de “retadora” y gratificante, que no sería posible sin el respaldo de su equipo de trabajo y el patronado del museo.

Álamo recuerda que antes de su apertura en 2011, transcurrieron nueve años de trabajo para que La Rodadora pudiera ver la luz.

“Nos cuestionaban mucho”, recuerda Karen cuando exponía el proyecto ante diversas instancias. 

“Es demasiado ambicioso”, “Juárez no tiene la capacidad de tener un museo de esos” eran algunos de los argumentos a los que se enfrentó.

“Honestamente el patronato del museo lo admiro por la fortaleza que tuvo de mantenerse en pie, fuerte, perseverante para lograr que todo se consolidara. Cuando yo entré me tocó en realidad apoyar al patronato para que finalmente se concretaran los apoyos, los donativos, buscar al personal adecuado que yo creo que eso fue lo más importante y no nos equivocamos, se sumó gente muy talentosa que le aportó mucho al proyecto”.

Sobre Karen

Karen Melissa Álamo Castro nació en Ciudad de México el 25 de diciembre de 1976. Vivió desde su niñez en Ciudad Juárez, donde cursó toda su educación, desde nivel básico hasta profesional.

Egresó del Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Juárez. Estudió la Licenciatura en Administración de Empresas con una especialidad en Finanzas. 

Recién graduada, la invitaron a participar en la organización Arte en el Parque.

“La verdad que no me imaginaba cómo era participar en comunidad. Empecé en el año 2000 y desde que empecé ahí fue muy difícil de salirme por lo fascinante que es, que tu trabajo tenga repercusión en otros, ahí duré 10 años”.

Su trabajo en la asociación Arte en el Parque la llevó a conocer personas relacionadas con el desarrollo de la ciudad, quienes la invitaron a participar en el proceso de selección para la dirección de La Rodadora.

Karen es madre de tres hijos de cuatro, de 10 y 12 años. 

“Trato de no fallar en lo importante para mí que son mis hijos, participar en sus actividades, llevarlos a la escuela, comer juntos, llevarlos a sus clases vespertinas”. 

“Yo no puedo ser la razón por la que ellos no se desarrollen, entonces he asumido esa responsabilidad de estar presente en sus vidas,  y eso ha sido bien difícil porque divido mi día en muchos pedacitos para estar aquí, con mi familia y con ellos”. 

El entusiasmo y la actitud positiva son algunas de las características de Karen, que asume su reto a nivel laboral y personal convencida de lo importante que es para una mujer poderse desarrollar profesionalmente, luchar por lo que cree, por lo que quiere, y por lo que la hace feliz.