Ellas

Hay que darse crédito

Irma Olga Flores es la jefa de enfermeras del Centro Médico de Especialidades. Con 35 años de experiencia profesional, asegura que la mujer debe reconocer su capacidad antes que nadie más

Cynthia Camacho / El Diario

sábado, 07 marzo 2020 | 11:43

“La verdad es que nos falta mucho terreno, hemos logrado avances, pero aun así no hemos logrado ese reconocimiento que nos merecemos como tal”

Irma Olga Flores

Jefa de enfermeras del CME

Para que el género femenino y el reconocimiento a su importancia pueda avanzar, lo primero que debe suceder es que las mismas mujeres estén convencidas de su valor.

Irma Olga Flores, jefa de enfermeras en el Centro Médico de Especialidades con 35 años de experiencia profesional, sabe lo que dice.

“Una de las grandes cosas que nos faltan es que nosotras nos la creamos principalmente porque, efectivamente cumplimos todos los requisitos, tenemos todo lo necesario pero algunas nos hace falta esa parte, y mientras no nos la creamos, los demás menos”.

“La verdad es que nos falta mucho terreno, hemos logrado avances, pero aun así no hemos logrado ese reconocimiento que nos merecemos como tal”.

En el caso específico de las enfermeras, Irma Olga Flores afirma que se les sigue viendo y tratando como si fueran las “ayudantas” en el ramo de la medicina, cuando se trata de profesionistas con una formación de nivel licenciatura, maestría o doctorado.

Tan solo en el Centro Médico de Especialidades, hay un 94 por ciento de enfermeras contra un seis por ciento de enfermeros, de acuerdo a las estimaciones de la jefa de departamento. 

“Por ejemplo si nosotros lo vemos, un ingeniero o un médico tiene el nivel de una licenciatura en enfermería, sin embargo siempre se pondera más a los ingenieros o médicos. Y cuando tenemos una compañera con una maestría o por encima de esos niveles no le damos ese reconocimiento, todavía no alcanzamos a dimensionarlo”.

Enfermera de profesión y de corazón

Irma nació en Parral y es la primera licenciada en enfermería de su familia, donde ahora y gracias a su ejemplo hay cinco nuevas licenciadas en la misma profesión.

“Soy la primera enfermera en la familia. Todo se inició porque mi abuela materna era partera del pueblo. De ahí siento que fue la influencia que tuve.

Mi mamá decía: ‘ojalá hubiera una enfermera en casa’ y de alguna manera influyó en mi decisión”.

Inició sus estudios en la escuela de enfermería del Hospital de Jesús en Parral.

Recién graduada llegó a Ciudad Juárez y la primera institución a la que vino a trabajar fue el Centro Médico de Especialidades, donde ha permanecido los 35 años de su trayectoria.

Un día normal en la vida de Irma inicia a las 7:00 a.m. en la escuela de enfermería del centro hospitalario. Ahí ejerce labores de docencia en la materia de enfermería materno-infantil, y después inicia su recorrido por todas las áreas anotando las necesidades urgentes, vigilando que las normas del hospital se cumplan para beneficio del paciente, entre otras muchas tareas y responsabilidades.

Irma Olga ha ocupado el cargo de jefatura de enfermería en tres ocasiones a lo largo de sus 35 años en Centro Médico de Especialidades, y en esta última lleva tres años y seis meses.

“A las mujeres en este 8 de marzo, yo las invitaría a que sigamos en este andar para que logremos ese objetivo de reconocimiento quienes así sientan que aún no lo tienen, pero que no bajemos los brazos, que sigamos caminando a ese rumbo y sobre todo que nuestro proceder siga siendo el mejor de los ejemplos dentro de la humildad como seres humanos”, concluye.