Ellas

El resultado de un plan ‘b’

Nancy Pereda es la fundadora de Artesano de Corazón el bazar donde emprendedores juarenses ofrecen sus productos y artesanías de manera directa

Brisa Frías / El Diario

sábado, 07 marzo 2020 | 11:44

Juárez es una ciudad que tiene potencial, no solo cosas trágicas, y quiero que sean reconocidos. Esa es mi meta”

Nancy Pereda

Artesanos de Corazón

A recientes fechas han proliferado los bazares en los que se exponen productos artesanales hechos en Ciudad Juárez. Antes de que se multiplicaran, Nancy Pereda fue una de las iniciadoras al crear Bazar Artesano de Corazón.

Lo que llevó a la juarense de 38 años a agrupar a artistas y artesanos locales para impulsar la promoción y venta de sus artículos fue la necesidad de un cambio de vida.

Casada y con dos niñas, la profesión que ejerció desde que se graduó de la carrera en Comercio Exterior le dejaba poco tiempo para su familia, así que tuvo que pensar en un plan b.

“Es una carrera que te absorbe mucho tiempo, a mí me preocupaba esa situación con las niñas porque me estaba perdiendo parte de su crecimiento. Dejé de laborar y como no me sé estar quieta empecé a meterme a cursos y diplomados”, platica.

Como un signo de que estaba haciendo lo correcto, por esos días se topó con el recetario de la abuela. Lo que ahí contenía y los conocimientos adquiridos en los cursos le permitieron crear la línea de cosmética natural llamada Kokomush.

De inicio vendía sus bálsamos para labios a amigas y familiares, pero debía crecer la clientela. El obstáculo, dice, es que no había espacios para exhibir sus productos, misma desventaja que compartía con otros emprendedores.

“En esos días unos compañeros vinieron de Guadalajara e hicieron el bazar ‘Suelito Lindo’, de ahí tomé el concepto de Artesano de Corazón, donde los artesanos vamos por un fin en común que es tener éxito con nuestros productos y vender”, comenta.

Así nació, hace cinco años, Bazar Artesano de Corazón, el cual se realiza una vez al mes, en sábado, excepto en enero.

Además del agua de rosas, los bálsamos, los rubores de pigmentos naturales y demás productos de Kokomush, el bazar ofrece todo tipo de artículos artesanales, como pasteles, semillas, salsas, jabones, galletas, bisutería, delantales, accesorios para el cabello, libretas, pinturas, figuras de estambre (amigurumi), bolsas, carteras, entre muchos otros.

No obstante, Nancy no quería que fuera un espacio común, por ello buscó lugares donde pudieran coincidir cultura y arte.

El primer bazar, recuerda, fue en el hotel Los Cedros con la participación de 15 expositores. De ahí se mudaron a la entrada del Museo de Arqueología e Historia de El Chamizal.

“Para mí era importante en qué lugares nos mostrábamos porque lo que quería destacar era arte y cultura, por eso busqué que nos dieran la oportunidad en un museo”.

Luego de varias ediciones en ese punto, el bazar volvió a cambiar de residencia. Desde hace un año y con la asistencia de 70 expositores, aproximadamente, el evento se realiza en el Centro Cultural de las Fronteras, espacio cerrado, protegido de las inclemencias del tiempo y muy ameno, pues la universidad apoya con las presentaciones de grupos representativos y la proyección de una película en Cinito Universitario.

También galería

Llegar de manera directa a los clientes por medio del bazar ha sido benéfico para los artesanos, pero tener este contacto una vez al mes puede no ser suficiente.

Una vez que los expositores le expresaron a Nancy la necesidad de exhibir sus productos de manera permanente surgió Galería Artesano de Corazón.

La primera tienda abrió hace tres años en una plaza comercial ubicada en 20 de Noviembre y Avenida de las Américas; en agosto del año pasado se inauguró la segunda, por el área de Sendero.

“Empecé a buscar opciones y se dio aquí. Aquí se les renta un espacio y el del bazar se les regala, no tiene ningún costo”.

De ese cambio de vida y de las actividades que la ocupan como artesana y emprendedora, Nancy está satisfecha.

“No me arrepiento de haber tomado esa decisión, es muy satisfactorio, tengo tiempo para mi familia y me reconforta poder ayudar a cada uno de los artesanos, que llegue gente al bazar y los inviten a otros lados y los reconozcan”.

“Artesano fue pionero y sigue, y yo sigo buscando opciones para ser reconocidos a nivel mundial, que nuestro arte, nuestro diseño y artesanía se conozca. Juárez es una ciudad que tiene potencial, no solo cosas trágicas, y quiero que sean reconocidos. Esa es mi meta”, concluye Nancy Pereda.

Te Puede Interesar