El Paso

Viven ‘nueva normalidad’ las escuelas católicas

A pesar de la preocupación normal por la pandemia, el 57 por ciento de los alumnos optaron por asistir a clases

Cortesía

Jaime Torres Valadez / El Diario de El Paso

lunes, 14 septiembre 2020 | 06:00

A una semana de la reapertura de las escuelas adscritas a los distritos escolares y a la Diócesis de El Paso, sus directivos han tenido que ajustarse al nuevo sistema de aprendizaje al tiempo que consolidan los protocolos para garantizar la salud de los alumnos inscritos en las clases presenciales.

Aunque en estos primeros días el balance fue positivo, tanto directivos como maestros y padres de familia mantienen la preocupación de un posible contagio por Covid-19 y a la vez confianza de que los alumnos estén seguros mientras asisten a las aulas.

“Estamos muy contentos de haber regresado al igual que padres y estudiantes”, afirmó Lanny K. Hollis, superintendente de las escuelas católicas de la Diócesis de El Paso, luego de destacar las rigurosas medidas de seguridad adoptadas para proteger al estudiantado.

Indicó que al igual que en el sector público ahora la instrucción académica se ofrece de manera virtual y presencial, nuevos esquemas adoptados por los maestros previa capacitación.

Destacó que la reapertura de las escuelas tanto públicas como privadas causó un buen impacto entre la comunidad estudiantil que ya estaba ‘ansiosa’ por reiniciar clases en este nuevo ciclo escolar 2020-2021, luego de la suspensión de clases desde el mes de marzo cuando empezó la pandemia del coronavirus.

El nuevo superintendente escolar de la Iglesia católica local dijo que a pesar de la preocupación normal por la pandemia, el 57 por ciento de los alumnos optaron por asistir a clases mientras que el 43 decidió el aprendizaje en casa, un porcentaje similar al de las escuelas públicas.

“La mayoría de los  jóvenes prefirieron estudiar en casa mientras los chiquititos escogieron venir a clases y lo muestran al llegar con sus padres cada mañana”, dijo quien trabajó durante 30 años en el sistema escolar católico de la Diócesis de Cleveland.  

Explicó que para proteger a los cerca de dos mil 500 alumnos se aplica el protocolo que exige la Autoridad de Salud como la medición de la temperatura, el distanciamiento social, y sobre todo el uso de cubrebocas, incluyendo a maestros, personal administrativo y mantenimiento. 

Hollis, quien arribó a El Paso en julio del presente año luego de haber liderado la escuela secundaria católica St. John Paul II en Huntsville, Alabama, manifestó que aunque no ha ingresado a las aulas por motivos de seguridad ha sostenido pláticas con los padres de familia, de ambos lados de la frontera,  en el exterior de las escuelas católicas.

“Me han mostrado su satisfacción y confianza por la reapertura de todas las instituciones y han sido muy participativos y respetuosos con las nuevas medidas higiénicas”. 

Previo al reinicio de clases los padres de familia fueron informados de las acciones implementadas para dar seguridad a cada uno de los alumnos externando su confianza.

“Durante este tiempo de la pandemia, nuestras escuelas han hecho todo lo posible para proporcionar un campus higiénico y seguro donde los estudiantes puedan participar en la instrucción presencial o de forma remota si es necesario y apropiado”, externó el superintendente a través de una carta enviada a los padres de familia.

Comentó que el objetivo es asegurar que todas las escuelas católicas de El Paso estén preparadas para otro año académico y espiritualmente enriquecedor, sin dejar de responder a la situación de salud pública, las ordenanzas y los protocolos en desarrollo.

“Llegué y comencé mi trabajo este verano con sus desafíos para nuestra comunidad y nuestras escuelas. La educación católica no sólo ha sido mi carrera, ha sido el curso de mi vida, dijo emocionado tras destacar el inicio de sus 35 años como líder ahora aquí en El Paso.

“No temas... ven y deja que una de nuestras escuelas sea un lugar al que llamarás hogar y una gente a la que llamarás familia”, enfatizó en el escrito.

Agregó que en cada una de las escuelas, primarias y secundarias, se instalaron marcas con una ‘X’ en cinta adhesiva de color azul en los pasillos como un recordatorio a los estudiantes para que mantengan un espacio entre ellos y los demás. 

Sana distancia

Los escritorios fueron colocados a 6 pies de distancia y a la entrada de cada salón se dispuso de frascos de desinfectante así como divisores de acrílico en las mesas de la biblioteca y entre los lavabos de los baños.

Dentro de las 11 escuelas religiosas instaladas en El Paso a las que acuden estudiantes de El Paso y Ciudad Juárez se encuentran: St. Raphael Catholic School, St. Matthew Catholic School, Cathedral High School, Loretto Academy, y Father Yermo School, entre otras.

Aparte de la reapertura de las escuelas católicas están las del Distrito Escolar de Socorro (SISD) que también inició clases el martes 8 de septiembre, un día después de la celebración del Día del Trabajo (Labor Day).

El Distrito Escolar de Ysleta (YISD) tiene previsto reabrir las aulas a finales del presente mes mientras que el Distrito Escolar Independiente de El Paso (EPISD) en octubre 19 para dar seguimiento a las pautas emitidas por la Agencia de Educación de Texas (TEA) y el Departamento de Salud Pública (DPH) de El Paso.