Menores detenidos sufren maltrato en Clint

Viven niños asustados, hambrientos y enfermos

Centro de Detención de la Patrulla Fronteriza en el desierto a las afueras de EP desata indignación

The New York Times
domingo, 07 julio 2019 | 06:00

Clint, Texas— Desde que la Patrulla Fronteriza abrió su estación en Clint, Texas, en 2013, fue un elemento fijo en esta ciudad agrícola del oeste de Texas. Separada de los campos de algodón y las praderas de ganado que lo rodeaban por una cerca de alambre de púas, la estación se encuentra en la carretera principal de la ciudad.

La mayoría de las personas alrededor de Clint tenía poca idea de lo que pasaba dentro. Los agentes iban y venían en camionetas. Los autobuses se detuvieron en las puertas con la carga ocasional de niños detenidos en la frontera, cuatro millas al sur (6.43 kilómetros). Pero dentro del sitio secreto que está repentinamente bajo los reflectores de la crisis de la frontera suroeste, los hombres y mujeres que trabajan allí estaban lidiando con las pesadillas.

Los brotes de sarna, culebrilla y varicela se estaban propagando entre los cientos de niños que se encontraban recluidos en celdas aglomeradas, dijeron los agentes. El hedor era tan fuerte que se extendió a la ropa de los agentes. Los niños lloraban constantemente. Una chica parecía lo suficientemente decidida como para intentar suicidarse y los agentes la obligaron a dormir en un catre frente a ellos, para que pudieran verla mientras procesaban a los recién llegados.

“Se llega a un punto en el que empiezas a convertirte en un robot”, dijo un veterano agente de la Patrulla Fronteriza que ha trabajado en la estación de Clint desde que se construyó. Describió las siguientes órdenes de quitarles la cama a los niños para hacer más espacio en las celdas de retención, parte de una rutina diaria que dijo que se había vuelto “desgarradora”.

La poco conocida instalación de la Patrulla Fronteriza en Clint se ha convertido repentinamente en la cara pública del caos en la frontera sur de Estados Unidos, después de que los abogados de inmigración empezaron a informar sobre los niños que vieron y las condiciones asquerosas y superpobladas en las que estaban recluidos.

Líderes de la Patrulla Fronteriza, entre ellos Aaron Hull, el agente principal en el sector de El Paso de la agencia, han disputado las descripciones de las condiciones degradantes dentro de Clint y otros sitios de detención de migrantes alrededor de El Paso, afirmando que sus instalaciones fueron administradas de manera rigurosa y humanitaria.

Pero una revisión de las operaciones de la estación de Clint, cerca del borde este de El Paso, muestra que el liderazgo de la agencia supo durante meses que algunos niños no tenían camas en las que dormir, que no podían asearse y que a veces pasaban hambre. Sus propios agentes habían dado la alarma y se vieron obligados a dar cabida a más recién llegados.

Para todos los responsables, el intento de la Patrulla Fronteriza de continuar haciendo espacio para los nuevos niños en Clint, incluso cuando no pudo encontrar espacio para enviarlos a instalaciones mejor equipadas, fue motivo de preocupación para muchas personas que trabajaban allí.

“No puedo decirle la cantidad de veces que hablaría con agentes y tendrían los ojos llorosos”, dijo un agente de la Patrulla Fronteriza con 13 años de servicio que trabajaba en Clint.

Mary E. González, una legisladora demócrata estatal que visitó la estación de Clint la semana pasada, dijo que los agentes de la Patrulla Fronteriza le dijeron que habían advertido repetidamente a sus superiores sobre la instalación superpoblada, pero que los funcionarios federales no habían tomado ninguna medida.

“Me dijeron: ‘Estábamos haciendo sonar las alarmas, estábamos sonando las alarmas y nadie nos escuchaba’”, señaló González. “Realmente creo que los altos mandos hicieron que la situación de Clint pasara”.


Una base de operación de avanzada


Los arquitectos diseñaron la estación Clint como un tipo de base avanzada desde la cual los agentes podrían realizar incursiones en la frontera. La estación nunca tuvo la intención de albergar a más de un centenar de hombres adultos, y fue diseñada con la idea de que los migrantes serían detenidos solo por unas pocas horas de procesamiento antes de ser transferidos a otros lugares.

Los funcionarios han permitido que los reporteros y miembros del Congreso realicen visitas controladas a Clint, pero les han prohibido traer teléfonos o cámaras al interior y entrar a ciertas áreas. Pero The New York Times pudo reconstruir las áreas principales donde se guardaban los niños: el área central de procesamiento de la estación, con sus celdas de bloques de cemento; un área de carga y patio convertidos; y un almacén en la propiedad.

Un destacamento de personal de la Guardia Costera, enviado para ayudar a los agentes con exceso de trabajo, llena una despensa con artículos como harina de avena y fideos instantáneos. Monitores con camisas azules deambulan por la estación, contratados a través de un contratista externo para supervisar a los niños detenidos. Más allá de la despensa, una puerta conduce al centro de procesamiento del sitio, equipado con aproximadamente 10 celdas.

Un día, este mes, alrededor de 20 niñas se reunieron en una celda, tan saturada que algunas estaban tiradas en el suelo. Los niños pequeños podían verse cuidados por niños mayores. Una de las celdas funcionó como una unidad de cuarentena o “de la gripe” para niños con enfermedades contagiosas.

Clint es conocido por tener lo que los agentes llaman UAC, o niños extranjeros no acompañados: niños que cruzan la frontera solos o con familiares que no son sus padres.

Tres agentes que trabajan en Clint dijeron que habían visto entrar a las instalaciones a niños no acompañados de tan solo 3 años, y los abogados que recientemente inspeccionaron el sitio como parte de una demanda por los derechos de los niños migrantes dijeron que veían a niños de tan solo 5 meses. Un agente que ha trabajado para la Patrulla Fronteriza durante 13 años confirmó los informes de los abogados de inmigración, en el sentido de que los agentes han pedido a los inmigrantes que son adolescentes que ayuden a cuidar a los niños más pequeños.

“Tenemos nueve agentes que procesan, dos agentes a cargo de la atención de UAC y tenemos pequeños que necesitan que les cambien los pañales, y no podemos hacer eso”, dijo el agente. “Les pedimos a los jóvenes mayores, a los de 16 o a los de 17, que nos ayuden con eso”.

Se cree que la cantidad de niños en el sitio ha alcanzado su punto máximo en más de 700 alrededor de abril y mayo, y se ubicó en casi 250 hace dos semanas. En un intento por aliviar el hacinamiento, los agentes sacaron a todos los niños de Clint, pero luego regresaron a la estación más de 100 días después.


Llega inspector de Washington


Un día de abril, un hombre de Washington llegó sin anunciarse alrededor del mediodía a la estación de Clint. Se presentó como Henry Moak y le dijo a los agentes que estaba allí para inspeccionar el sitio en su papel de oficial de responsabilidad de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

La estación de Clint estaba muy por encima del límite de capacidad el día de la visita de Moak, con 291 niños. Moak encontró evidencia de una infestación de piojos; los niños también le dijeron que pasaban hambre y que se les obligaba a dormir en el suelo.

Moak al final declaró que Clint cumplía con los estándares.

Warren Binford, miembro de un equipo de abogados que inspeccionó la estación en junio, dijo que en todos sus años de visitas a centros de detención y refugios, nunca había encontrado condiciones tan malas: 351 niños se apiñaban en lo que ella describía como un entorno carcelario.

Ella miró la lista y se sorprendió al ver a más de 100 niños muy pequeños en la lista. “Dios mío, estos son bebés, me di cuenta. Están reteniendo bebés aquí “, recordó.

Una madre adolescente de El Salvador dijo que los agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera habían tomado su medicina para su hijo pequeño, que tenía fiebre. “¿Quién te dijo que vinieras a Estados Unidos con tu bebé, de todos modos?”, le dijo uno de los agentes, según el relato de la joven a Binford.


Un padre encuentra a sus hijos


No mucho después de que Moak aprobara las condiciones dentro de Clint, un hombre llamado Rubén estaba tratando desesperadamente de encontrar a sus hijos, gemelos de 11 años de edad, que padecen epilepsia.

Los muchachos habían cruzado la frontera juntos a principios de junio con su hermana adulta. Esperaban reunirse con sus padres que habían venido antes a los Estados Unidos desde El Salvador para ganar suficiente dinero para pagar los medicamentos para la epilepsia de los niños.

Pero los gemelos fueron separados en la frontera de su hermana y enviados a Clint. La primera vez que hablaron con Rubén por teléfono, los dos niños sollozaron intensamente y les preguntaron cuándo podrían volver a ver a sus padres. “No queremos estar aquí”, le dijeron.

Pasaron 13 días después de que los niños fueran detenidos para hablar con su padre por teléfono. Una abogada que había entrado en la instalación, Clara Long, de Human Rights Watch, se reunió con los niños, localizó a sus padres y los ayudó a hacer una llamada.


Se reduce hacinamiento


Gran parte del hacinamiento parece haberse aliviado en Clint y, en general, las llegadas a la frontera se están desacelerando. Un agente de la Patrulla Fronteriza que ha trabajado durante mucho tiempo en el área de El Paso dijo que los agentes habían tratado de hacer las cosas lo más fáciles posible para los niños; algunos compraron juguetes y equipo deportivo por su cuenta para llevarlo al centro de retención.

Por mucho tiempo la Patrulla Fronteriza “se enorgulleció” de procesar rápidamente a las familias migrantes y de asegurarse de que los niños no permanezcan en sus estaciones rudimentarias más de 72 horas, comentó. Clint, dijo, “no es un lugar para niños”.