El Paso

Viven ‘dreamers’ pesadilla: los deportan una semana a Juárez

Se reunieron con familia a medio puente y no los dejaron regresar; abogados logran revertir expulsión de EU

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

martes, 21 septiembre 2021 | 06:00

Cortesía | Familia Díaz

Durante una semana entera, Lesly y Francisco Díaz, una pareja de Kentucky, se quedaron sin poder ver a sus tres hijos tras ser deportados y con la posibilidad de perder su permiso DACA, luego de reunirse con sus familiares de Ciudad Juárez en el puente internacional Paso del Norte.

Todo comenzó cuando la pareja tomo un avión de Kentucky a El Paso para que Lesly pudiera someterse a un procedimiento estético por el cual ya había visitado la ciudad en varias ocasiones. 

“El nueve de septiembre nos subimos a un avión mi esposo y yo, porque me iba a ir a tatuar mis cejas a El Paso. Llegamos al hotel y fuimos a comer y todo estaba bien”, dijo Lesly Díaz.

Díaz informó que mientras esperaban la cita, la pareja decidió reunirse con sus familiares quienes no pueden cruzar a El Paso desde Juárez, pero, tampoco Díaz y su esposo pueden visitarlos, ya que están en el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y tienen prohibido salir del país sin libertad condicional anticipada.

“Le llamé a la tía de mi esposo y le dije que revisara con los de Inmigración si podíamos subir el puente y le dijeron que sí, que no había problema siempre y cuando no cruzáramos la línea” dijo Díaz. 

Agregó que a pesar de la respuesta de su tía, antes de subir el puente preguntaron nuevamente a un oficial uniformado al pie del puente, si podrían subir, aunque sólo tenían el permiso DACA y el oficial asintió. 

“Nos quedamos en el puente como 15 minutos y nos regresamos. Pero al regresar, nos pararon los oficiales y nos dijeron que no podíamos entrar porque no éramos nacidos en Estados Unidos”, dijo. 

“Nos trataron muy mal, muy rudos”, añadió.

Díaz dijo que trataron de convencer a los oficiales que no habían cruzado a Ciudad Juárez, pero aun así no funcionó. 

“Ellos trataban de hacer que nosotros mismos nos incrimináramos diciendo que sí habíamos cruzado para deportarnos. También nos dijeron que teníamos vencido el DACA y no era así, sólo estaban buscando una razón para deportarnos y lo hicieron”, señaló. 

A raíz de la situación, Díaz permaneció durante 7 días en Ciudad Juárez esperando a que las autoridades migratorias revirtieran lo sucedido.

Aunque la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) decidió no emitir una declaración del caso específico de la pareja Díaz, lanzó un comunicado días después del caso. 

“En términos generales, cuando alguien sale de Estados Unidos y luego regresa, es su responsabilidad establecer la admisibilidad. En los puertos de entrada en El Paso, alguien dejó los Estados Unidos una vez que se fue al Sur de las cabinas de inspección”, dijo CBP.

“En cuanto a aquellos con estatus activo de DACA, una vez que salen del país y solicitan la admisión, se les considera extranjeros que llegan. Por lo tanto, deben presentar un documento de entrada válido o permiso anticipado aprobado para poder regresar”, dice el comunicado.

Finalmente, Díaz y su esposo fueron admitidos nuevamente en Estados Unidos el 16 de septiembre tras una semana en que familiares, amigos y abogados insistieron a la agencia para revertir la deportación.

close
search