El Paso

Van por hispanoparlantes

Medida que implica cambio en el proceso de quienes buscan asilo en EU se enfoca a ellos

Associated Press
jueves, 07 marzo 2019 | 06:00
AP

San Diego – A los agentes fronterizos les giraron instrucciones para que se enfoquen explícitamente en los hispanoparlantes y migrantes de Latinoamérica para aplicar el programa de la administración Trump que requiere que las personas que solicitan asilo esperen en México, de acuerdo a memorándums obtenidos por The Associated Press que revelan parte de los trabajos internos relacionados con la máxima prioridad del gobierno para solucionar el creciente número de centroamericanos que están arribando al país.

La administración Trump lanzó el programa a finales de enero, marcando un cambio potencialmente sísmico sobre la manera en que Estados Unidos manejará los casos de inmigrantes que buscan asilo y están huyendo de la persecución en sus países de origen.

Inicialmente, el programa aplicó únicamente a los que se entregaban voluntariamente en los cruces fronterizos oficiales, sin embargo, un memorándum de un jefe de División de la Patrulla Fronteriza en San Diego dio a conocer que el viernes se expandió e incluye a personas que cruzan la frontera ilegalmente.

Las instrucciones incluyen a varios grupos de inmigrantes que no iban a ser regresados a México y que iban a pasar por el proceso tradicional de asilo en el sistema de cortes de inmigración de Estados Unidos.

También están dentro de ese grupo las mujeres embarazadas, migrantes LGBT y personas que tienen problemas de salud.

Anteriormente, las autoridades dieron a conocer que los mexicanos que solicitan asilo están excluidos, así como también los niños que viajan solos.

Los oficiales estadounidenses deben revisar si esas personas tienen alguna condena por un delito grave y deben notificarle a México por lo menos 12 horas antes de que sean regresados.

Los que crucen ilegalmente deberán ser hombres adultos solos, aunque la administración se encuentra en pláticas con el gobierno mexicano para incluir a las familias.

Algunos críticos señalaron que los lineamientos y las exclusiones están escritos de una manera que hace que el programa se enfoque casi totalmente en los centroamericanos.

Aumentan arrestos

El programa está siendo implementado debido a que aumentaron los arrestos fronterizos en el mes de febrero a una cifra alta en 12 años y más de la mitad de los que son detenidos arribaron con sus familias, muchos de ellos son solicitantes de asilo que generalmente se entregan voluntariamente en lugar de tratar de eludir la captura.

Guatemala y Honduras han reemplazado a México, convirtiéndose en los principales países de donde proceden esos inmigrantes, lo cual representa un cambio notable respecto a hace unos cuantos años.

Las instrucciones señalan que los funcionarios mexicanos insisten en que no más de 20 personas que solicitan asilo están siendo regresadas diariamente de San Diego a Tijuana, México, de lunes a sábado, enfatizando los desafíos que enfrenta Estados Unidos para tratar de incrementar rápidamente una de sus máximas prioridades de refuerzo fronterizo y los cambios más significativos al sistema de inmigración estadounidense de la presidencia de Donald Trump.

Autoridades dieron a conocer este martes que más de 76 mil personas fueron aprehendidas en la frontera mexicana en el mes de febrero, lo cual representa más del doble durante el mismo período del año pasado.

Presión

Un memorándum fechado este martes que se envió a oficiales de alto rango de la Patrulla Fronteriza en San Diego manifiesta que la agencia está siendo “presionada para que utilice ese programa tanto como pueda”.

Usualmente, las familias que solicitan asilo son liberadas de inmediato de la custodia de Estados Unidos y les permiten establecerse con familiares o amigos mientras sus casos son ventilados en las cortes de inmigración, lo cual frecuentemente toma años.

Los críticos señalan que eso equivale a la práctica de “atrapar y liberar”, que los funcionarios de la administración desean limitar con el nuevo programa con México.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad Interna describió el programa como “otra herramienta disponible en la ley” para responder a la cifra récord de migrantes centroamericanos que han arribado en los últimos meses a la frontera.

La agencia comentó que el programa está siendo llevado a cabo de una manera “reflexiva y deliberada” para proteger a los migrantes vulnerables y se está efectuando en colaboración con el gobierno mexicano.

Judy Rabinovitz, abogada de la Unión Americana de Libertades Civiles, comentó que ese criterio “no genera las mismas inquietudes que tuvimos con la prohibición contra los musulmanes”, refiriéndose a la prohibición para viajar que implantó Trump contra varios países predominantemente musulmanes, que eventualmente fue ratificado por la Suprema Corte.

“Sabemos que están tratando de enfocarse en los centroamericanos que solicitan asilo, pero verlo escrito de una manera directa es muy perturbador”, comentó Rabinovitz, cuya organización fue una de las que demandaron a la administración el mes pasado para bloquear esa política.