PUBLICIDAD

El Paso

Van más de 10 mil indocumentados detenidos sólo en septiembre

Entre las personas en situación de movilidad existe el rumor de que en Ciudad Juárez existe una puerta abierta para cruzar a EU

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

jueves, 14 septiembre 2023 | 11:38

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez | Los viajeros se esconden entre las hierbas esperando la oportunidad de poder avanzar

PUBLICIDAD

Pese a la presencia de la Guardia Nacional de Texas y los kilómetros de alambre de púas que han sido instalados sobre el bordo estadounidense, durante septiembre la Patrulla Fronteriza ha detenido a más de 10 mil personas migrantes en el Sector El Paso. 

Ante el rumor de que en Ciudad Juárez hay una puerta del muro fronterizo abierta para la migración irregular, durante el martes y el miércoles grupos de personas, principalmente de origen venezolano, permanecieron por horas sentadas frente a una de las puertas, en donde los agentes estatales les impedían el paso y les pedían que regresaran a México. 

“Vimos en la televisión que las puertas estaban abiertas, estaba de un lado un muro y del otro lado otro muro y la puerta estaba abierta, era aquí en Juárez”, dijo la noche del martes un migrante de origen venezolano, quien llegó a esta frontera atraído por el rumor de que las autoridades del Sector El Paso les habían abierto una puerta para el cruce irregular.

“Ya cerraron la puerta, ya cerraron la frontera”, decía otro migrante a su esposa a través del teléfono mientras le mostraba a los agentes estatales impidiéndole el ingreso a Estados Unidos a un grupo de aproximadamente 200 personas. 

Dos venezolanos que formaban parte de ese grupo narraron ayer que tuvieron que regresar a la Zona Centro de la ciudad para dormir en una plaza pública, desayunar en la mañana y luego regresar para otra vez tratar de llegar con los agentes de la Patrulla Fronteriza. 

“Ayer (martes) ya estaba allá (en la parte baja del bordo), pero los militares me regresaban, me mandaban a un lugar y luego al otro, y al final tuve que volver a cruzar a México”, dijo uno de los sudamericanos, quien minutos después cruzó con su compañero los rollos de alambre con navajas y luego subieron corriendo el bordo estadounidense para llegar con los agentes federales. 

Les impiden el paso

Mientras tanto, otras familias y adultos solos seguían intentando cruzar el río internacional, conocido en México como río Bravo y en Estados Unidos como río Grande, para luego cruzar el muro de púas, pero los oficiales texanos les impedían el paso.

Niñas, niños, adolescentes y adultos, caminaron ayer durante horas sobre el bordo mexicano, de poniente a oriente en busca de un lugar por donde poder cruzar la frontera.

Algunos caminaron desde la altura del puente Paso del Norte hasta la Plaza de la Mexicanidad y luego hasta la Francisco Villarreal Torres, pero luego regresaron en busca de un lugar en donde los militares de Texas no les impidieran cruzar. 

“Ven, ven; déjame pasar”, pidió Ramiro, un niño venezolano de nueve años de edad, parado a la mitad del río, a un agente de la Guardia Nacional, quien le dijo que regresara a México; mientras que luego otro agente estatal lo llamó para darle dos botellas de agua a través del cerco de púas. 

Abrazado en ratos a su mamá y en ratos al perro con el que viajó desde Medellín, Colombia, Ramiro esperó horas sentado sobre el bordo mexicano, mientras analizaba por donde podría cruzar la frontera con su familia y su mascota. 

“Mira, ya sé por dónde vamos a pasar; vamos a pasar por allá, por donde pasaron ellos”, explicó el niño luego de que un grupo de hombres solos atravesaron el muro de púas a lo lejos, para luego  subir junto a los barrotes del muro fronterizo y correr hacia los agentes federales, quienes constantemente trasladaban a grupos de personas a sus estaciones migratorias. 

800 diarios

De acuerdo con la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso, el promedio de encuentros en la frontera durante septiembre ha sido de 800 migrantes al día; sin embargo, pueden ser deportadas a través del Título 8, algunas con consecuencias como la prohibición para regresar durante los próximos cinco años o la negación futura del asilo político.  

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search