El Paso

Una batalla contra la pandemia: mantener la empresa de sus sueños

Al comienzo la pareja sufrió a causa del Covid, pero al aprender a manejar los problemas salieron adelante

El Paso Matters

David Burge / El Paso Matters

martes, 06 abril 2021 | 06:00

Para una joven pareja de El Paso, la empresa de sus sueños se convirtió rápidamente en una pesadilla después de la pandemia de Covid-19.

Pero después de hacer algunos ajustes en la forma en que hacen negocios y obtener ayuda de la Administración de Pequeñas Empresas de Estados Unidos, confían en que han vuelto a la normalidad e, incluso, tienen algunos planes de expansión.

Jonathan Pérez y Nadia Castorena, ambos de 28 años, compraron un antiguo negocio en el Oeste de El Paso, The Bagel Shop, en abril de 2019.

En ese momento, era como un sueño hecho realidad, pero luego la pandemia golpeó un año después, dañando las ventas y obligando a cerrar negocios en todo El Paso y el país.

“Como para todos, fue algo aterrador en todo el mundo”, dijo Pérez. “No sabíamos qué pasaría. Oramos a Dios y le dijimos: “Tú nos diste este negocio; está en tus manos”.

La pareja no sólo tuvo que enfrentar la pandemia, sino que un proyecto callejero de meses de duración que arrasó Mesa Street frente a su negocio dificultó que los clientes llegaran a sus puertas. “Sólo estábamos tratando de sobrevivir, pero estábamos asustados por la situación”, dijo Pérez. “Las ventas cayeron mucho”.

The Bagel Shop, ubicado en 3800 N. Mesa, Suite C2-3, cerró durante dos meses desde finales de marzo hasta mediados de mayo del año pasado durante las primeras etapas de la pandemia, dijo Castorena.

Cuando reabrieron, redujeron sus horas, redujeron su personal a la mitad y trataron de limitar su inventario a lo que podían vender cada día, dijo.

También pudieron obtener tres préstamos de la SBA en virtud de varios programas diferentes para ayudar a las empresas que luchan contra los efectos de la pandemia.

Eso les ayudó a superar los tiempos difíciles, dijeron.

Ahora, planean agregar un quiosco de autoservicio en Resler y Belvidere, también en el West Side, que abrirá en los próximos 90 días.

También continúan operando una pequeña ubicación satélite en Fort Bliss en la clínica de salud de Mendoza en 11335 Staff Sgt. Sims St.

Esa ubicación se incluyó en la compra original cuando Pérez y Castorena adquirieron The Bagel Shop en 2019 de manos de Edgar Miles, uno de los dueños de la tienda desde hace mucho tiempo.

Castorena había trabajado para Miles durante varios años, ayudando a administrar The Bagel Shop.

En 2019, Miles quería vender e iba a cerrar el negocio si no encontraba compradores para ese verano, dijo.

“Estaba pensando, ‘hagámoslo’”, dijo Castorena. “Disfruté trabajando allí. Aquí conoces a mucha gente y hablas de cosas interesantes”.

Pérez recuerda que su esposa se despertó una mañana y le dijo que deberían pensar en comprar el negocio.

“Yo era estudiante de Medicina en México y ella trabajaba aquí”, dijo.

Inicialmente pensó que sería demasiado caro para ellos lograr su sueño, pero luego las cosas comenzaron a alinearse.

Recibieron ayuda y apoyo del padre de Pérez, su suegra y otros miembros de sus familias y amigos cercanos.

Miles también trabajó con la pareja, ambos originarios de Juárez, para encontrar un precio que pudieran pagar.

“Hablamos con Edgar. Es una persona súper agradable”, dijo Pérez. “Él es único en su clase y nos ayudó. Me mostró cómo hacer todo: hacer los impuestos, obtener los permisos.

“Incluso ahora, podemos llamarlo y está muy dispuesto a ayudarnos”, continuó Pérez.

 La pareja dijo que poder comprar The Bagel Shop “fue como un regalo de Dios y de Edgar”.

“Fue como un milagro”, dijo Pérez.

Pero la emoción inicial pronto se desvaneció y la realidad de administrar un negocio en una pandemia global se estableció.

“Estamos volviendo a donde estábamos”, dijo Pérez. “Todavía es difícil, pero no tanto como antes”.

La pareja tiene algunos amigos que han estado ayudando con consejos comerciales.

Guillermo y Miriam Sosa, quienes solían ser dueños de los restaurantes Steakpedos en varios centros comerciales de El Paso, han sido particularmente útiles, dijo Pérez.

“Nos están ayudando mucho”, dijo. “Quizás más tarde, con la ayuda de Dios, esperamos convertirlo en una franquicia. Tenemos mucho trabajo por hacer”.

La pareja se conoció cuando tenían 15 años en una iglesia a la que asistían en Juárez. Se hicieron amigos cercanos y finalmente se casaron. Celebrarán su cuarto aniversario en mayo.

Pérez dijo que le gustaría volver a la universidad y estudiar un campo como contabilidad que pueda usar para ayudar a sus negocios. Su esposa dice que en este momento quiere concentrarse en administrar The Bagel Shop.

“Es genial tener nuestro propio negocio, pero es difícil al mismo tiempo”, dijo Pérez. “Tienes que ser tu propio supervisor. Tienes que trabajar y tienes que esforzarte todos los días. Tienes que trabajar ese doble turno y encargarte de todo. Es mucho trabajo, pero no me arrepiento”.