El Paso

Un calvario, regresar de Juárez durante el feriado

Las filas de automovilistas –en su mayoría residentes y ciudadanos de EU– en los cruces fronterizos llegaron, por el ‘Libre’ hasta el Monumento a Lincoln; por el Santa Fe hasta la calle Panamá –a dos cuadras de la Secundaria Federal 1– y en Santa Teresa abarcaron dos millas

Carlos Sánchez/El Diario

Hérika Martínez / El Diario

martes, 08 septiembre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— La conmemoración del Día del Trabajo –Labor Day– y las acciones tomadas por las autoridades de Estados Unidos para desalentar a sus ciudadanos y residentes de cruzar a México, provocaron el lunes filas de hasta más de cinco horas en los cruces internacionales para regresar a El Paso, informaron autoridades de ambos países.

“El objetivo aquí es retardar la propagación del Covid. Los viajeros no esenciales deben esperar más interrupciones en su viaje, incluido un aumento de los tiempos de espera y la posibilidad de una inspección. Necesitamos que la gente se lo piense dos veces sobre los viajes que no son esenciales y que se pregunte si vale la pena arriesgar sus vidas y las vidas de los demás”, dijo Roger Maier, vocero de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos. 

El lunes por la tarde, la línea de vehículos para cruzar a El Paso por el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe llegó hasta la calle Panamá, sobre la avenida 16 de Septiembre, lo que significó casi 2 millas (3 kilómetros) de longitud.

La inusual fila sorprendió a los fronterizos que dijeron no recordar que alguna vez la hilera internacional de vehículos alcanzara tal dimensión. 

Para cruzar por el puente Córdova-Américas, también conocido como “Puente Libre”, la fila de vehículos dio vuelta al monumento Abraham Lincoln, según pudo constatar El Diario. 

En el cruce Jerónimo-Santa Teresa, para cruzar de Juárez a Nuevo México, alcanzó también dos millas (tres kilómetros), mientras que la fila del puente Zaragoza-Ysleta llegó hasta la avenida Manuel Gómez Morín.

Los largos tiempos de espera provocaron que algunos usuarios se fueran al puente Guadalupe-Tornillo, donde aseguraron que tardaron una hora y 20 minutos para llegar a Estados Unidos, por lo que otros decidieron irse hasta el Valle de Juárez para cruzar por el puente El Porvenir-Fort Hancock, de donde algunos tuvieron que regresarse debido a que es cerrado a las 6 de la tarde. 

“Para reducir el riesgo de una mayor propagación de Covid-19 en los Estados Unidos, CBP está ajustando las operaciones en puertos de entrada selectos en la frontera Suroeste para ayudar con la reducción del movimiento de viajeros no esenciales. En el área de El Paso, se incluyen los cruces Paso del Norte, Puente de las Américas, Ysleta y Stanton”, informó la autoridad estadounidense. 

 Frenar a no esenciales

CBP aseguró que continuará facilitando el comercio legal y los viajes esenciales y mejorará la aplicación de la ley en otras áreas importantes de la misión. 

“En una encuesta reciente de más de 100 mil viajeros en la frontera Suroeste se encontró que la gran mayoría de los viajes transfronterizos de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales se realiza para fines que no se consideran esenciales. Para responder a la actual crisis de salud pública y proteger a las comunidades locales de la frontera Suroeste, CBP está tomando medidas para desalentar los viajes no esenciales hacia y desde México para limitar la propagación del Covid-19 en los Estados Unidos”, informó el representante de CBP. 

Dijo que los agentes en los puertos de entrada de Estados Unidos tendrán la facultad discrecional de remitir a los viajeros no esenciales a una inspección secundaria para investigar más a fondo la naturaleza de su viaje y proporcionar a dichos viajeros material educativo en forma de Aviso de Salud para Viajeros de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), con el fin de garantizar una comprensión eficaz de las restricciones de viaje. 

Para reducir la propagación de Covid-19, los viajeros deben conocer y comprender los riesgos de los viajes transfronterizos, apuntó. 

“México continúa experimentando picos en casos positivos de Covid-19 a lo largo de la frontera Suroeste y es nuestro deber hacer todo lo posible para proteger a nuestra nación, incluida la educación de los ciudadanos e incluso desalentar los viajes no esenciales a México. Las cadenas de suministro, incluido el transporte por carretera, no están sujetas a restricciones temporales de viaje”, agregó. 

Maier destacó además que CBP se mantiene firme en su compromiso de facilitar el movimiento transfronterizo de alimentos, combustible, trabajadores y medicamentos que salvan vidas y que son necesarios para proteger a nuestra nación. 

“Como tal, CBP planea continuar facilitando los movimientos comerciales legales mientras evita el uso de esos medios para introducir narcóticos y otro contrabando. La restricción de los viajes no esenciales reducirá el riesgo de propagar aún más el Covid-19. Creemos que estas medidas desalentarán los viajes no esenciales y reducirán la propagación del virus. Los tiempos de espera se reducirán cuando los que cruzan la frontera limiten sus viajes no esenciales”.

 Más visitas a la familia

Sergio Madero, director del Fideicomiso de los Puentes Fronterizos de Chihuahua, destacó que los ciudadanos y residentes de Estados Unidos aprovecharon el día festivo para visitar la frontera mexicana y su regreso al vecino país, aunado a las acciones de CBP, provocó las largas filas.

“Hay más visitantes el día de hoy, es la única explicación que tenemos ahorita, que son personas que por ser un día inhábil aprovecharon para cruzar al lado mexicano y ahorita están regresando a lado norteamericano. Tenemos reporte de más de dos horas de cruce tanto en el Centro como en Zaragoza”, informó el funcionario chihuahuense.

Aunque los aumentos en los tiempos de cruce se registraron desde la noche del sábado, el lunes las filas se mantuvieron de dos a cinco horas, informó personal asignado a la custodia de los puentes internacionales. 

Las horas para cruzar causaron desesperación entre los usuarios de los puertos fronterizos, comentó la señora Robledo, quien dijo residir en Horizon City, en el Este del Condado de El Paso.

“Hay conductores que aprovechan descuidos de quienes están formados, y que se meten sin orden, a la brava”, comentó la mujer quien cruzó por Jerónimo-Santa Teresa. 

Otro usuario del puente ‘Libre’ también se quejó de los automovilistas que pretendían meterse a la fila para ahorrarse horas de espera. 

“Echen gasolina, la línea está hasta Plaza Bensa y ya se están formando en la Ejército Nacional”, escribió un usuario del puente Zaragoza en redes sociales, mientras que otro que decidió irse hasta el municipio de Praxedis G. Guerrero, en el Valle de Juárez, publicó un video donde agentes regresaban a los automovilistas que hacían fila, debido a que el cruce ya había cerrado.