El Paso

Un año ‘increíblemente’ decepcionante: activistas

La administración actual ha sido criticada por los defensores de los inmigrantes por continuar usando prácticas controvertidas de la era de Trump

René Kladzyk/El Paso Matters

domingo, 02 enero 2022 | 06:00

The New York Times

Como candidato presidencial, Joe Biden enfatizó cuán diferente sería su política de inmigración de la del ex presidente Donald Trump, y prometió “tomar medidas urgentes para reparar el daño de Trump”.

Pero después de casi un año de la presidencia de Biden, los defensores de los inmigrantes están desanimados.

“Diría que este ha sido un año increíblemente decepcionante”, dijo Aaron Reichlin-Melnick, asesor de políticas del Consejo Estadounidense de Inmigración.

“El presidente Biden hizo campaña sobre una serie de cambios prometidos muy acogedores para el sistema de inmigración, incluso en la frontera. Pero cuando el número de personas que llegaban a la frontera comenzó a aumentar, muchas de esas promesas (de campaña) comenzaron a desaparecer”, dijo.

La administración de Biden ha sido criticada por defensores de los inmigrantes por continuar usando prácticas controvertidas de la era de Trump como la expulsión masiva de migrantes bajo el Título 42, y por expandir el programa “Permanecer en México”, que requiere que los solicitantes de asilo esperen su audiencia en la corte de inmigración de Estados Unidos desde México.

Después de anunciar inicialmente la terminación de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP) –otro nombre de Permanecer en México– a principios de año, la administración de Biden fue obligada por un juez federal a reactivar el programa debido a una demanda exitosa de Texas y Missouri, quienes argumentaron que había sido terminado injustamente.

La administración de Biden ha continuado sus esfuerzos para eventualmente terminar el programa, incluso mientras lo vuelve a implementar. “Si bien este es un programa con el que no estamos de acuerdo, el mandato judicial que dicta la implementación de la orden judicial sigue vigente, por lo que seguimos cumpliéndolo de buena fe”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Aunque la representante federal Veronica Escobar, demócrata por El Paso, expresó esperanza y optimismo por el futuro de la política migratoria de la administración, también denunció el uso continuo de los programas de la era Trump.

“He sido crítica con el hecho de que el MPP se haya ampliado para incluir a los haitianos, creo que es una política terrible”, dijo.

Pero la administración de Biden también se vio acosada por desafíos importantes que afectaron el progreso que pudieron lograr en 2021, dijo Escobar.

“Ellos heredaron un sistema muy roto, ya sean leyes que no se han cambiado en años, o procesos inhumanos que se utilizaron como disuasión, ya sea un sindicato de la Patrulla Fronteriza que puede no estar dispuesto a adoptar cambios”, dijo.

 Escobar señaló información hecha pública en 2019 sobre el grupo secreto de Facebook en el que agentes actuales y anteriores de la Patrulla Fronteriza compartieron memes sexistas y violentos que la incluían a ella y a la representante estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata por Nueva York, como un ejemplo del desafío en la cultura de agencias federales como la Patrulla Fronteriza. Dijo que la administración de Biden todavía tiene “una cantidad significativa de trabajo por hacer” en ese sentido.

La respuesta de la administración a fotos y videos muy publicitados tomados en Del Rio, Texas, donde los agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo parecían usar sus riendas como látigos contra los migrantes haitianos, fue un gran fracaso en la rendición de cuentas este año, dijo Shaw Drake, abogado de planta y política y abogado de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Texas. 

El vicepresidente del sindicato de la Patrulla Fronteriza dijo que las riendas se estaban utilizando como una forma de controlar a los caballos, no como un arma contra los migrantes.

“El secretario del Departamento de Seguridad Nacional dijo ‘es cuestión de días, no semanas antes de que investiguemos esto’, pero luego salió con un comunicado de prensa que básicamente detalla las fallas de sus mecanismos de supervisión interna y dijo que sus oficinas todavía están trabajando en eso”, dijo Drake.

La Oficina del Inspector General del DHS anunció en noviembre que se había negado a investigar el incidente y lo remitió a la Oficina de Responsabilidad Profesional de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

“Tienen problemas entre sí y cada una de esas oficinas tiene serias limitaciones sobre lo que pueden hacer”, dijo Drake.

La administración ha tomado algunas medidas positivas este año, dijo Drake, y señaló la exención de los niños migrantes no acompañados del Título 42, y un memorando de noviembre que puso fin formalmente a la política de “medición” de la era de Trump que estableció un límite en el número de ciudadanos extranjeros y de quién podría ser procesado en los puertos de entrada de Estados Unidos.

Señaló los esfuerzos de la administración para sacar a los niños migrantes no acompañados fuera de la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza en marzo como un ejemplo de que “cuando se comprometen con algo, pueden mover montañas y hacer que las cosas sucedan”. Pero Drake lamentó que no se haya hecho más para prevenir abusos y malas condiciones en las nuevas instalaciones administradas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos que se instalaron rápidamente en lugares como Fort Bliss para albergar a menores.

El refugio de admisión de emergencia de Fort Bliss albergaba a varios miles de niños migrantes no acompañados a fines de la primavera, con relatos de denunciantes que luego detallaban “mala gestión grave”, condiciones inseguras y antihigiénicas y acusaciones de abuso sexual contra los niños.

Drake dijo que espera que la administración aprenda de sus errores en 2022.

“Realmente espero que dentro del próximo año (2022) la administración finalmente admita su propio error y revoque esa política fronteriza”, dijo. “También espero que corrijan el rumbo de la política de ‘Permanecer en México’ y no afiancen más eso como su propia marca de inhumanidad”.

Escobar es optimista de que se lograrán avances significativos en el nuevo año, particularmente en la transformación del sistema de procesamiento de asilo de la nación.

“No veo solo un rayo de esperanza, sino que veo una ventana de oportunidad que se abre”, dijo. “Voy a saltar por esa ventana y asegurarme de que reformamos la manera en que procesamos a los solicitantes de asilo en la frontera”.

close
search