El Paso

Trump, a segundo juicio político

Con apoyo republicano, mayoría demócrata en la Cámara le finca cargos por ‘incitar a la insurrección’

The Washington Post

The Washington Post

jueves, 14 enero 2021 | 06:00

Argumentó en la Cámara de Representantes que, si bien Trump es responsable del ataque al Capitolio, un juicio político rápido sólo “avivaría aun más las llamas de la división partidista”.

McCarthy, por primera vez, apoyó públicamente una censura a Trump, pero la llamada llegó demasiado tarde para servir como una alternativa eficaz al juicio político.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, y otros compañeros de bancada dejaron en claro el miércoles que la censura no sería suficiente dadas las circunstancias, y Trump enfureció a sus partidarios con afirmaciones falsas de fraude electoral, y luego los instó a marchar contra el Congreso mientras los legisladores certificaban el triunfo del presidente electo Joe Biden.

“Debe irse”, dijo Pelosi. “Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”.

La Cámara tomó su votación final el miércoles por la tarde, una semana después del motín y solo dos días después de que se presentó la resolución de juicio político. Fue una respuesta sorprendentemente rápida de una Cámara que tardó casi tres meses en acusar a Trump en 2019 por cargos de abuso de poder y desacato al Congreso.

Pero con solo siete días restantes del mandato de Trump, el miércoles se hizo cada vez más seguro que Trump no sería destituido prematuramente de su cargo. Sin embargo, la resolución de juicio político por “incitación a la insurrección” también busca la futura “descalificación de Trump para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o lucro bajo Estados Unidos”.

La atención se centrará ahora en cómo se desarrollará el juicio en el Senado, que nunca antes ha celebrado un juicio político para un ex presidente.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, rechazó una solicitud del líder de la minoría Charles Schumer, demócrata por Nueva York, de volver a convocar al Senado a la brevedad para iniciar el juicio de Trump. Eso significa que puede comenzar los procedimientos no antes del 19 de enero, un día antes de la toma de posesión de Biden.

McConnell, quien señaló a través de asesores el martes que estaría abierto a una posible condena, dijo en un memorando publicado mientras la Cámara debatía que no había posibilidad de que un juicio pudiera concluir de manera justa antes de la toma de posesión, incluso si aceptaba la solicitud de Schumer. Los juicios políticos a presidentes tomaron 83, 37 y 21 días en el pasado.

McConnell deliberadamente dejó abierta la posibilidad de que vote para condenar a Trump.

“No he tomado una decisión final sobre cómo votaré y tengo la intención de escuchar los argumentos legales cuando se presenten al Senado”, dijo en la nota, enviada primero a sus compañeros senadores republicanos.

Schumer, por su parte, sugirió la determinación de celebrar el juicio incluso con Trump fuera de la Casa Blanca. “No se equivoquen, habrá un juicio político en el Senado de los Estados Unidos; habrá una votación para condenar al presidente por delitos graves y faltas, y si el presidente es condenado, habrá una votación para prohibirle postularse nuevamente”, dijo.

McCarthy pidió en la Cámara de Representantes que Trump “apaciguara los disturbios que se estaban gestando”, y con los votos republicanos en la balanza, Trump rápidamente emitió una breve declaración escrita: “Insto a que NO debe haber violencia, NO transgresión de la ley y NO vandalismo de ningún tipo”, dijo. “Eso no es lo que yo represento, y no es lo que Estados Unidos representa. Pido a TODOS los estadounidenses que ayuden a aliviar las tensiones y calmar los ánimos”.

Más tarde el miércoles por la noche, Trump emitió un video de cinco minutos denunciando a los manifestantes: “La violencia urbana va en contra de todo en lo que creo y de todo lo que representa nuestro movimiento. Ningún verdadero partidario mío podría jamás respaldar la violencia política”.

Pero las declaraciones llegaron demasiado tarde para el grupo de republicanos que votaron a favor del juicio político. En cambio, varios citaron sus comentarios improvisados el día anterior alegando que sus acciones habían sido “totalmente apropiadas”.

Los republicanos que rompieron con Trump incluyeron líderes de alto nivel como Cheney, la presidenta de la conferencia republicana; el representante John Katko de Nueva York, el principal miembro republicano del Comité de Seguridad Nacional, y el representante Fred Upton de Michigan, ex presidente del Comité de Energía y Comercio. Pero los miembros jóvenes como el representante de primer año Peter Meijer de Michigan y el representante de segundo mandato Anthony González de Ohio también votaron en contra.

Algunos, como Adam Kinzinger de Illinois, han criticado duramente a Trump en el pasado. Otros, como Tom Rice de Carolina del Sur, casi nunca han dicho una palabra enfadada sobre él.

“He apoyado a este presidente en las buenas y en las malas durante cuatro años. Hice campaña por él y voté por él dos veces”, dijo Rice en un comunicado. “Pero este fracaso total es imperdonable”.

Otros republicanos que votaron por acusar a Trump fueron Jaime Herrera Beutler de Washington, Dan Newhouse de Washington y David Valadao de California.

Jim Jordan, republicano por Ohio, uno de los defensores acérrimos de Trump, dijo que el hecho de que solo nueve republicanos se unieron a Cheney, y que la presa no se rompió de una manera más dramática, mostró que Trump retuvo un amplio apoyo dentro del Partido Republicano.

Cuando se le preguntó si Trump aún podría ser un líder eficaz del partido, Jordan dijo: “Por supuesto que lo es. Por supuesto que lo es. Su apoyo es fuerte porque el pueblo estadounidense apreció que en los últimos cuatro años hizo más de lo que dijo. haría que cualquier presidente en mi vida”.