Traición a EU: reveló paseña secretos a Irán

Desertora pone en riesgo la seguridad nacional

Associated Press
jueves, 14 febrero 2019 | 06:00

Washington— Una ex especialista de contrainteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, quien desertó en Irán a pesar de las advertencias del FBI, fue acusada de revelar información clasificada al Gobierno de Teherán, incluyendo el nombre del código y la misión secreta de un programa del Pentágono, según dio a conocer la Fiscalía este miércoles.

El Departamento de Justicia también acusó a Mónica Elfriede Witt de 39 años de traicionar a sus ex colegas de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos al proporcionar detalles acerca de sus vidas personales y profesionales a Irán.

De acuerdo con registros del Condado de El Paso, Witt nació en esta ciudad el 8 de abril de 1979.

Cuatro ‘hackers’ vinculados al Gobierno iraní, incluidos en la misma acusación, utilizaron esa misma información para comunicarse en línea con los trabajadores de inteligencia, según reveló la Fiscalía.

Witt había estado en la mira del FBI por lo menos durante un año antes de que ella desertara tras asistir a una conferencia iraní y de aparecer en videos en contra de Estados Unidos.

Ella fue advertida acerca de sus actividades, pero le aseguró a los agentes que no proporcionaría información sensible acerca de su trabajo si regresara a Irán. En ese momento no fue arrestada.

“Una vez que tuvo la autorización para tener acceso a información ultrasecreta, Mónica Witt buscó activamente la oportunidad para socavar a Estados Unidos y apoyar al Gobierno de Irán: un país que representa una grave amenaza para nuestra seguridad nacional”, comentó el asistente del director del FBI, Jay Tabb, el oficial de Seguridad Nacional de más alto rango del Buró.

Tabb comentó que “ella proporcionó información que podría causar un grave daño a la seguridad nacional”, aunque no dio más detalles.

Sigue libre

Witt sigue prófuga en Irán, al igual que los cuatro ‘hackers’, de quienes la Fiscalía dijo que estuvieron actuando en representación de la Guardia Revolucionaria Islámica, vinculada al Gobierno.

Ese grupo, que es una división de las fuerzas armadas de Irán, ha sido designado por el Gobierno de Estados Unidos como simpatizante del terrorismo.

La acusación dejó de estar sellada la misma semana en que Irán celebró el 40mo aniversario de su Revolución Islámica y de que el país denunciara una conferencia de seguridad que se efectuó en Medio Oriente, que fue organizada por Estados Unidos y Polonia.

Oficiales comentaron que el momento en que se hizo la acusación no tuvo ninguna conexión con la reunión.

Carrera castrense

Witt, quien es nativa de Texas, prestó sus servicios en la Fuerza Aérea entre 1997 y el 2008, en donde fue entrenada en el idioma farsi y fue desplegada al extranjero en misiones clasificadas de contrainteligencia, incluyendo Medio Oriente.

Luego, ella obtuvo trabajo como contratista del Departamento de la Defensa.

Desertó en Irán en el 2013 después de haber sido invitada a dos conferencias con todos los gastos pagados en ese país; el Departamento de Justicia reveló que allí se promovió propaganda antioccidental y se condenaron los estándares morales estadounidenses.

En ese momento ella era contratista del Departamento de la Defensa.

Este miércoles el Departamento del Tesoro sancionó a la Organización Nuevo Horizonte, que patrocinó las conferencias a las que asistió Witt, así como eventos en los que oficiales estadounidenses aseguran que promueven la negación del Holocausto, teorías conspiratorias y sirve como plataforma para el reclutamiento de agentes de inteligencia iraní.

Primero, Witt viajó para asistir a una conferencia “hollywoodista” en el 2012, que fue cuando apareció en videos de la televisión iraní en los que se identifica como una ex miembro del servicio de Estados Unidos con puntos de vista hostiles hacia este país.

Fue advertida por agentes del FBI de que era un posible objetivo para ser reclutada.

“Ella optó por no escuchar nuestras advertencias de que si viajaba a Irán podría convertirla potencialmente a ser susceptible para ser reclutada”, comentó Tabb. “Ella siguió viajando”.

Al año siguiente asistió a la misma conferencia y fue contratada por un individuo que no proporcionó su nombre y que profesó vínculos con oficiales iraníes de alto nivel, para que lo ayudara en la filmación de propaganda comercial en contra de Estados Unidos.

Le fue otorgado albergue y equipo de cómputo gratuito para que trabajara para los iraníes, proporcionando información acerca del programa clasificado del Departamento de la Defensa y para organizar “paquetes de objetivos” con la investigación que realizó en cuanto a la vida familiar, ubicación y misiones de ex colegas, señala la acusación.

 Cuentas falsas

Los ‘hackers’ acusados explotaron esa investigación, y contactaron a los ex colegas de Witt a través de cuentas impostoras de Facebook y correo electrónico.

Su objetivo era inducir a los objetivos para hacer click en las ligas y anexos que contenían un software malicioso, que si se abría, podría comprometer su computadora y redes.

La acusación incluye fragmentos de diálogos entre Witt y la persona que la contrató, identificado solo como el Individuo A.

Por ejemplo, en el 2012 esa persona le escribió “debo agradecerle al secretario de la Defensa, estás muy bien entrenada.  Witt replicó con un emoticón sonriente, “Risas, ¿gracias al secretario de la Defensa? Me fascina mi trabajo y estoy intentando darle un buen uso al entrenamiento que recibí, en lugar de uno malo. Gracias por darme la oportunidad”, de acuerdo con la acusación.

Utilizando una carita sonriente, posteriormente le dijo a la misma persona, “Si todo lo demás falla, voy a hacer público un programa y hacer lo mismo que Snowden”, refiriéndose a Edward Snowden, un ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional que filtró información clasificada de Estados Unidos.

“Nuestros profesionales de inteligencia hacen un juramento para proteger a nuestro país, y nosotros confiamos en que ellos van a cumplir su juramento”, comentó el asistente del procurador general John Demers, jefe de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia.

“Sin embargo, muy de vez en cuando una de esas personas confiables falla”.

Años más tarde

Los oficiales no proporcionaron detalles sobre por qué se hizo la acusación seis años después de que ella fue descubierta, excepto para decir que cambiaron la inteligencia clasificada a un formato no clasificado para ser utilizado en un caso criminal.

Funcionarios del Departamento de Justicia no dijeron si la acusación de Witt estaba relacionada con una presentadora de la televisión iraní que nació en Estados Unidos, que fue recientemente liberada después de haber sido detenida por el FBI como una testigo material en un caso no revelado de Estados Unidos.

Marzieh Hashemi trabaja para la prensa y televisora en idioma inglés.  Ella no fue acusada de ningún delito.

La ley federal permite que los jueces ordenen que los testigos sean detenidos si el Gobierno puede probar que su testimonio es de un valor extraordinario para un caso penal y de que podrían huir y es improbable que respondan a un citatorio.

Generalmente el estatuto requiere que esos testigos serán liberados una vez que han declarado.