El Paso

Traficantes de humanos, cada vez más jóvenes

Cuatro adolescentes de EP fallecieron en junio tras ser perseguidos por Border Patrol

Corrie Bodreaux / El Paso Matters

René Kladzyk / El Paso Matters

lunes, 14 septiembre 2020 | 06:00

Los habitantes de El Paso recordaron los graves riesgos del contrabando transfronterizo cuando siete personas murieron en un accidente automovilístico en Paisano Drive el 25 de junio, después de que el conductor supuestamente huyó de la Patrulla Fronteriza durante lo que se caracterizó como un evento de tráfico de personas.

Cuatro adolescentes de El Paso se encontraban entre los fallecidos en el accidente de la avenida Paisano: el conductor Gustavo Cervantes, de 18 años; Yadira Barrera, de 16 años; Liliana Jiménez, de 16; y Jorge Manuel Acosta, de 19.

La participación de los menores en el tráfico ilícito ha sido durante mucho tiempo un problema para las comunidades fronterizas, tanto el tráfico de personas como el de drogas. El problema es tan importante que la Patrulla Fronteriza ha implementado programas de extensión en las escuelas de El Paso y otras comunidades fronterizas para educar a los jóvenes sobre los peligros del contrabando.

Y, sin embargo, por una variedad de razones, existe una escasez de información disponible para el público sobre el verdadero alcance de la participación de los menores en el tráfico fronterizo.

 La portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza, Valeria Morales, dijo que el Sector El Paso de la Patrulla Fronteriza no rastrea las detenciones de menores por tráfico de personas. “Sabemos que es un problema, pero no lo rastreamos”, dijo.

La Fiscalía de Estados Unidos tampoco rastrea la participación de menores en el contrabando, dijo Daryl Fields, portavoz del Distrito Oeste de Texas. “Podemos decir de manera anecdótica que las organizaciones de contrabando a menudo utilizan a menores con la esperanza de que no los procesemos”, dijo Fields.

Josiah Heyman, profesor de Antropología en la Universidad de Texas en El Paso, y autor prolífico sobre el contrabando transfronterizo, dijo que “realmente no conocemos la escala del tráfico de menores, incluidos los adolescentes estadounidenses, porque los datos no se publican sistemáticamente, y tal vez ni siquiera se han recabado”.

Morales dijo que CBP rastrea datos nacionales sobre detenciones por tráfico de menores, pero la sede nacional no respondió a una solicitud de comentarios y no hace que esos datos estén fácilmente disponibles, si es que los tienen.

Los menores rara vez son procesados por delitos de tráfico de personas, lo que hace que los datos proporcionados por los tribunales sean necesariamente incompletos, incluso si estuvieran rastreando estos casos.

“En los últimos 20 años, he visto dos o tres casos de tráfico de extranjeros que involucran a menores y que el Gobierno procesa. Es un proceso diferente por el que tienen que pasar, simplemente mucho más trabajo, por lo que casi nunca toman ese camino”, dijo Reggie Trejo, supervisor de la oficina del Defensor Público Federal del Distrito Oeste de Texas.

Existen datos sobre el contrabando de drogas entre menores y revelan un aumento dramático en las detenciones de ciudadanos estadounidenses menores de edad que fueron sorprendidos transportando drogas a Estados Unidos. En el área de El Paso, el número de menores ciudadanos estadounidenses (17 años o menos) capturados por contrabando de drogas hasta ahora, en el año fiscal 2020, es más del triple del número total capturado en 2019.

Trejo dijo que los defensores públicos han visto un aumento en los ciudadanos estadounidenses jóvenes que son atrapados contrabandeando drogas en la frontera desde que comenzaron las restricciones del cruce fronterizo por Covid-19 en marzo, un reflejo de las tácticas cambiantes de los cárteles de droga. Las personas que no son ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes no pueden ingresar a Estados Unidos desde México, excepto en circunstancias limitadas.

“Hemos visto a muchos más ciudadanos estadounidenses arrestados con drogas desde que comenzó todo esto. Estas organizaciones han estado reclutando ciudadanos estadounidenses porque pueden ir y venir. Los que hemos visto tienen entre 18 y 19 años. No sé si han arrestado a menores o, de ser así, cuántos. Puedo decirles que no nos han asignado ningún caso de menores este año. Tenemos muchos jóvenes de 18 y 19 años que caminan por la frontera con cantidades de metanfetamina en el cuerpo”, dijo Trejo.

Aplicación de la ley en las fronteras y el tráfico de personas

Heyman dijo que el aumento de las barreras para cruzar la frontera, incluidas las restricciones de viaje por Covid-19, ha elevado el costo del contrabando, lo que lo hace aún más lucrativo para los contrabandistas.

“El aumento de la aplicación de la ley en la frontera aumenta el precio que los traficantes cobran a los migrantes y aumenta la proporción de migrantes que sienten que necesitan utilizar contrabandistas”, dijo.

Brock Benjamin, un abogado de defensa criminal de El Paso, que a menudo tiene clientes acusados de tráfico de personas, ha notado un aumento en los casos de contrabando en su oficina legal.

“El contrabando de extranjeros se ha disparado y los niños se han vuelto más pequeños”, dijo Benjamin. “No solíamos tener muchos casos de tráfico de extranjeros, y ahora eso es todo lo que tenemos. Ha pasado de cero a probablemente entre el 60 y el 70 por ciento de la cantidad de casos que tengo”.

El aumento de la aplicación de la ley en las barreras fronterizas alimenta el mercado del tráfico de migrantes y crea resultados perversos en la política fronteriza, argumentó Heyman en "The Shadow of the Wall", un libro del que fue coautor con varios otros académicos fronterizos.

“La Patrulla Fronteriza y las políticas a las que se dedican a servir están creando el mercado para los contrabandistas. Pueden identificar y arrestar a algunos traficantes, especialmente a trabajadores de menor nivel, pero están creando las circunstancias bajo las cuales la gente tiene esos papeles en primer lugar”, dijo Heyman en una entrevista con El Paso Matters. 

“Los resultados perversos son cuando crees que vas a poner fin a algo prohibiéndolo, y lo que haces en su lugar es hacerlo más caro, más desesperado, más arriesgado, llevarlo a la clandestinidad, etc. Definitivamente estamos en un ciclo tardío de resultados perversos en términos de tráfico de personas”.

Por qué se apunta a los adolescentes

El agente de la Patrulla Fronteriza David Zapp ha trabajado en programas de extensión escolar en el Sector El Paso durante casi 10 años. Dijo que el problema no se limita a los estudiantes de secundaria y que la educación sobre los riesgos del contrabando también forma parte de las presentaciones de la Patrulla Fronteriza en las escuelas locales.

“Casi todos los consejeros escolares me han expresado de una forma u otra que están al tanto de la amenaza de reclutamiento en las escuelas secundarias. A casi todas las escuelas secundarias, e incluso a un buen número de estudiantes de secundaria, se les pide que vendan drogas, o traigan drogas desde México, o transporten las drogas a través de los puestos de control de la Patrulla Fronteriza hacia el interior del país”, dijo Zapp.

Araceli Velásquez, madre de Yadira Barrera, la paseña de 16 años que murió en el accidente de la avenida Paisano el 25 de junio, dijo que no cree que su hija estuviera al tanto del plan de tráfico de migrantes antes de subir al automóvil. Dijo que su hija tenía grandes planes para el futuro, que incluían estudiar cosmetología y abrir su propio salón.

Velásquez dijo que ella y su hija se comunicaban abiertamente cada vez que había una situación en la que Yadira se sentía en riesgo.

En la noche del 25 de junio, Velásquez dijo que Yadira tenía permiso para pasar el rato con amigos en Scenic Drive y terminó quedándose más tarde de lo planeado. Velásquez dijo que le envió un mensaje de texto a su hija alrededor de la 1:30 a.m. para decirle que era hora de que regresara a casa. Yadira le envió un mensaje de texto a la 1:36 a.m. diciéndole que la llevarían; fue su último mensaje de texto.

“Revisé su teléfono, la vi tomar videos, no estaban haciendo nada malo, estaban allí en Scenic Drive”, dijo Velásquez. “Creo que el conductor pensó que era fácil salirse con la suya... como los recogemos y los dejamos en el camino, porque todos viven aquí en esta área del Valle de la ciudad”.

Zapp dijo que cuando un joven es reclutado por una pandilla o un cártel para participar en movimientos criminales transfronterizos, se sienten atraídos por la promesa de dinero fácil y, a menudo, desconocen el riesgo.

“Pandillas y cárteles les arrojan dinero que será más de lo que un trabajador a tiempo parcial puede ganar en dos semanas, y les mienten diciéndoles que no hay ningún riesgo real involucrado. Pero en realidad hay mucho riesgo que está involucrado y no les dicen a los niños cuál es ese riesgo”, dijo.

Zapp dijo que los jóvenes pueden ser especialmente susceptibles de ser reclutados para este trabajo tanto por el atractivo de grandes sumas de dinero como porque los jóvenes tienden a considerarse invencibles.

Joe Veith, un abogado de defensa criminal de El Paso, que representa a personas acusadas en casos de contrabando, dijo que la falta de enjuiciamiento de menores podría ser un factor de por qué un número significativo de adolescentes terminan participando en el tráfico de personas.

“Esta puede ser una de las razones por las que puede ser más atractivos reclutarlos, porque tienen menos probabilidades de ser procesados por la ley en la misma medida que los adultos”, dijo Veith.

Zapp dijo que los padres de El Paso deben ser conscientes de los riesgos que enfrentan los jóvenes en términos de reclutamiento de cárteles y pandillas cuando viven en la frontera.

“Si tienes un niño que no tiene un trabajo y vuelve con zapatos que nunca le compraste, ¿de dónde sacaron el dinero para esas cosas? Los padres no hacen esas preguntas sobre de dónde obtienen este dinero, y muchas veces es porque los niños se involucran en pandillas y cárteles. Realmente está en todas las escuelas secundarias de la ciudad en nuestra área”, dijo Zapp.