Tiroteo en El Paso reaviva debate sobre la libertad de expresión

En Europa la 'incitación al odio' tiene sus límites a diferencia de los protegidos por la Primera Enmienda en Estados Unidos

The New York Times
miércoles, 07 agosto 2019 | 08:37
|

El Paso.- La masacre de 22 personas en El Paso, un ataque anunciado en un manifiesto lleno de odio sobre una “invasión” de inmigrantes, ha reavivado el debate sobre los límites de la libertad de expresión, protegidos por la Primera Enmienda en Estados Unidos.

La libertad de expresión está constitucionalmente consagrada tanto en Alemania como en Francia, al igual que en Estados Unidos. Pero hay una importante diferencia.

Las restricciones en Francia y Alemania están en parte relacionadas con experiencias traumáticas sufridas por ambos países durante las sangrientas guerras del siglo XX. Otras tendencias históricas y amenazas más recientes, especialmente el extremismo islámico, la expansión de Internet y las redes sociales, también han dado forma a la legislación.

La “incitación al odio” es un delito en Alemania que se refiere a cualquier forma de violencia o difamación contra partes de la población, incluidas las agresiones contra la dignidad humana. La ley se usa a menudo para castigar actos que en Estados Unidos estarían protegidos por la Primera Enmienda, como la negación del Holocausto o la promoción de ideologías de extrema derecha. En los últimos años, la ley se ha utilizado contra personas que publican comentarios de odio sobre los judíos o extranjeros en las redes sociales.

La ley alemana también prohíbe la exhibición pública de símbolos de organizaciones prohibidas, como la esvástica nazi o el saludo de Hitler. Estas leyes se remontan a la fundación de la democracia del país después de la Segunda Guerra Mundial.

En Francia, el acto de negar públicamente el Holocausto también es un delito, al igual que el acto de negar públicamente otros crímenes contra la humanidad. Las leyes francesas castigan la difamación o la provocación al odio o a la violencia en base a la raza, la religión y otros factores.

Los mensajes de “difusión” “violentos” o que podrían “dañar seriamente la dignidad humana” y que podrían ser vistos por un menor también son un delito. La líder de extrema derecha, Marine Le Pen, está siendo procesada por ese cargo, después de que publicó fotos de la violencia del Estado Islámico en Twitter.

Los ataques terroristas en la última década también han moldeado actitudes hacia la libertad de expresión en Francia y en otras partes de Europa, dando pie a la promulgación de algunas leyes recientes que castigan la incitación al terrorismo, o incluso la justificación pública del terrorismo.

El manifiesto publicado poco antes del tiroteo en El Paso, que elogia a un hombre armado que mató a 51 personas en dos mezquitas en Nueva Zelanda, probablemente se consideraría difamatorio en Francia por motivos de raza, una incitación al odio racial y la violencia, y una incitación a y justificación del terrorismo. En Alemania, probablemente sería visto como una incitación y, por lo tanto, sería ilegal.