El Paso

Termina la espera: consiguen salvadoreños entrar a EU

Luego de casi dos años de espera en Juárez, la familia se reunió con la madre de Fátima que tiene 20 años viviendo en el país

Corrie Boudreaux / El Paso Matters

Corrie Boudreaux / El Paso Matters

jueves, 01 abril 2021 | 06:00

Fátima se encontraba en el área de facturación del aeropuerto de El Paso, con su pequeña hija en brazos, lista para comenzar un esfuerzo largamente retrasado en la vida de Estados Unidos. “Hay muchos, muchos sentimientos diferentes en este momento”, dijo.

Ella y su esposo, Héctor, y sus cuatro hijos, vivieron en un refugio de Juárez durante casi dos años después de que intentaron ingresar a Estados Unidos y solicitar asilo en 2019. A pesar de haber sido víctimas de un plan de secuestro por policías mexicanos, fueron inscritos en Protocolos de Protección al Migrante (“Permanecer en México”) y se les dijo que esperaran en Juárez la fecha de su audiencia, una fecha que se pospuso varias veces debido a la pandemia del coronavirus.

La familia pidió que no se usaran sus nombres reales en esta historia por temor a represalias. El Paso Matters contó su historia por primera vez en febrero.

El jueves, la familia de El Salvador cruzó el Puente Paso del Norte hacia El Paso. El lunes, abordaron un vuelo para reunirse con la madre de Fátima, quien ha vivido en Estados Unidos durante más de 20 años. Fátima, de 32 años, no ha visto a su madre desde que tenía 11 años.

“Los niños están felices de que vayamos a conocer a su abuela, a hablar con ella en persona y abrazarla. Es algo muy poderoso, poder estar juntos”, dijo Héctor.

Los tres niños mayores, de 14, 10 y 5 años, estaban emocionados y nerviosos por su primer viaje en avión. El bebé nació el mes pasado en México, pocos días después de que la administración Biden anunciara el fin del MPP.

Fátima y Héctor recibieron instrucciones de último momento de su abogado antes de pasar por el control de seguridad del aeropuerto. Actualmente tienen una audiencia en la corte de asilo programada para noviembre, pero aún no están seguros de si el cambio de lugar resultará en otra demora en su caso.

Por ahora, finalmente tienen algo de alivio del miedo con el que han vivido durante años.

“Ahora me siento mucho, mucho más segura”, dijo Fátima.

“Todo en Estados Unidos es diferente que en México”, agregó Héctor. “Gracias a Dios todo ha salido bien y vamos a hacer una nueva vida. Estoy con mi familia, mis hijos y todos están bien. Seguiremos luchando”.