El Paso

Temen salga bajo fianza presunto asesino de Érika

Exigen justicia familiares de madre desaparecida hace un año

Staff / El Diario de El Paso

miércoles, 05 agosto 2020 | 06:00

La familia de Erika Gaytán, joven paseña que desapareció el verano del 2019 luego de salir de un concierto en el Coliseo de El Paso, pide justicia a las autoridades ya que la fianza de Ricardo Márquez, supuesto responsable de su muerte, fue reducida en un 75 por ciento, con la posibilidad de que salga libre en lo que se esclarece el caso.

La fianza de Márquez de 250 mil dólares, anteriormente se había fijado en un millón. Márquez, de 28 años, continúa detenido en el Centro de Detención del Condado de El Paso por cargos de asesinato. El pasado 28 de julio, se sostuvo una audiencia para una reducción de fianza, la cual concluyó con un corte de 750 mil dólares a la antes establecida.

“Sabemos que se redujo su fianza por audiencias que él ha pedido, esta es su tercera audiencia”, expresó Claudia Adame, tía de Erika, a El Diario de El Paso.

“Que porque son sus derechos humanos, alega él, pero ¿y los derechos de mi sobrina dónde quedaron cuando él la asesinó?”, dijo Adame.

“Nos sentimos indignados porque por lo que nos han dicho y lo que salió en las noticias, hay suficientes pruebas para poder tenerlo a él en la cárcel hasta que empiece el juicio. Pero no, el juez decidió bajarle la fianza”, expresó.

El caso de Erika Gaytán ha sido un foco de atención para la región y para toda la nación, ya que a poco más de un año de su desaparición, su cuerpo no ha sido localizado.

Erika desapareció cuando acudió a un evento en el Coliseo de El Paso en julio del 2019. La vida de la paseña de 29 años fue recordada con velas, flores, cantos y rezos en la iglesia Saint Mark, el pasado 14 de julio, día que fue vista por última vez con vida en el 2019.

Luego de meses de búsqueda, en diciembre, autoridades de El Paso informaron del arresto de un hombre presuntamente responsable de su muerte.

De acuerdo con el Departamento de Policía de El Paso (EPPD), Márquez fue puesto bajo custodia con pruebas suficientes de su autoría en el homicidio de la mujer.

Se cree que Márquez asesinó a Erika cuando salieron del concierto, la transportó a un área desértica por la Montana en el Este extremo de El Paso y la enterró.

La familia de Erika ha alegado que nunca habían visto a Márquez anteriormente y que no conocen nada de él, sólo que era el muchacho con quien Erika acudió al concierto.

Sin resolver: ¿dónde está Erika?

El caso sin resolver de Erika ha sido un misterio desde que su familia reportó su desaparición a las autoridades el 16 de julio del 2019.

La madre de un niño, de ahora 8 años, fue vista por última vez portando un vestido blanco después de que asistiera a un concierto de Los Rieleros del Norte en el Coliseo de El Paso.

Su fotografía se volvió viral y desde aquel fin de semana, familiares, amigos y usuarios en redes sociales se dedicaron a su búsqueda; empero, sin resultados contundentes. Hasta la fecha, de acuerdo con la investigación policiaca, se desconoce el lugar donde podría estar enterrada.

Piden justicia

La familia de la madre paseña, se manifestará pacíficamente a las afueras de la Corte del Condado de El Paso este próximo viernes para pedir justicia en contra de quien creen le arrebató la vida a Erika.

“Nos vamos a manifestar de forma pacífica para pedir justicia”, comentó Adame.

Autoridades creen que Márquez asesinó a Erika en su casa, la transportó en la cajuela de un Jeep prestado de su hermano a un área desértica por la Montana en el Este extremo de El Paso y la enterró.

El sospechoso además le pidió una pala prestada a su hermana y luego ‘trató de limpiar toda evidencia’ deshaciéndose de los artículos que utilizó para el crimen, donde también se incluyeron ‘corbatines de plástico’ que son usados comúnmente para atar las extremidades de las víctimas.

Una agencia especial está en posesión de informes de laboratorio de ADN enviados por el Departamento de Seguridad Pública (DPS) que confirman que la sangre que se encontró en la cajuela del Jeep coincide con el ADN de Erika.

“Márquez asesinó a la víctima en su residencia, usó el Jeep para transportar el cuerpo de la víctima a un lugar desconocido al que sólo pueden acceder los vehículos todo terreno, como el Jeep y usó la pala para enterrar el cuerpo”, se lee en la declaración.

En una declaración policiaca en poder de El Diario de El Paso, Márquez declaró que luego del evento en el Coliseo, ambos se fueron a su casa, de donde horas después Erika se había ido en un Uber.

“Márquez declaró que condujeron a su domicilio después del concierto y se involucraron en una discusión”, se lee en el documento.

Autoridades dicen que ‘no existen registros o actividad de que Erika tomó un servicio de transporte compartido’, por lo que Márquez fue puesto bajo custodia con pruebas suficientes de su autoría en el homicidio.