El Paso

Temen espiral violenta por nueva ley de armas

Estudios advierten un incremento en el crimen y venta de arsenal en condiciones similares

Juan A. Lozano/Associated Press

domingo, 05 septiembre 2021 | 06:00

Associated Press | Angelica Halphen muestra una fotografía de su hijo Harrison Schmidt, quien fuera asesinado a balazos a los 18 años en un incidente de ira al volante en Houston en 2019

Houston— La nueva ley de Texas que permite a la mayoría de las personas portar armas de fuego en público sin un permiso o capacitación, se debe en parte a la creencia de muchos texanos de que la mejor manera de prevenir el crimen y detener a un chico malo armado está cerca.

El gobernador Greg Abbott y sus aliados republicanos en la Legislatura, quienes este verano hicieron de Texas el estado más grande con la llamada ley de portación sin permiso, la presentaron como una forma de permitir que la gente se defienda más fácilmente sin interferencia del gobierno.

“En el mejor de los casos, la Policía está a minutos de distancia. Pero necesita protección en ese mismo momento si está en peligro. Por lo tanto, nos protegerá”, dijo Bethany Young, directora legislativa de Texas Gun Rights, que presionó para la aprobación de la ley que entró en vigor el miércoles.

Pero la investigación sugiere que el crimen en realidad aumenta después de que se implementan tales leyes. Y a las autoridades de Texas, incluidos muchos que se pronunciaron en contra de la nueva medida, les preocupa que tener más personas caminando armadas lleve a que se resuelvan más desacuerdos a través de disparos y que más armas de fuego perdidas o robadas terminen en manos de delincuentes.

Con su nueva ley, Texas se unió a casi dos docenas de estados que permiten alguna forma de posesión no regulada de armas de fuego. Texas ya permitía llevar rifles en público sin licencia. Pero desde hace unos días, la mayoría de los texanos de 21 años o más que no han sido condenados por ciertos delitos ahora pueden portar una pistola enfundada en público sin ningún entrenamiento, sin obtener un permiso o una verificación de antecedentes a nivel estatal.

Impacto en duda

Aunque varios de los estados aprobaron sus leyes de portación sin permiso este año y los investigadores dicen que se necesita más tiempo para estudiar completamente el impacto de tales medidas, Sven Smith, profesor asistente de Sociología en la Universidad Stetson en Florida que estudia la violencia armada, dijo que los datos recopilados hasta ahora en varios estudios sugieren que las tasas de criminalidad en los estados con leyes de portación abierta suben entre un 10 por ciento y un 15 por ciento.

“Estados Unidos está siguiendo la noción tradicional de combatir fuego con fuego. La mejor defensa es una buena ofensiva, ese tipo de mentalidad”, dijo Smith. “Pero la abrumadora preponderancia de las estadísticas, aunque no son seguras ni concluyentes... sólo apuntan en una dirección”.

Venta y robo de armas

La investigación también sugiere que tales leyes tienden a impulsar las ventas de armas, dijo Smith. Un estudio de 2018 realizado por el profesor de la Universidad de Denver encontró que “la tendencia general de aumentar las ventas de armas de fuego en los Estados Unidos se debió en parte a la liberalización” de los estatutos de portar armas ocultas, como las leyes de portar armas sin permiso.

Esto preocupa al subjefe de la Policía de Houston, Larry Satterwhite, porque más armas en público probablemente resulten en más armas robadas, particularmente de vehículos. El año pasado, se robaron casi 3 mil armas de fuego de vehículos en Houston. En lo que va del año, esa cifra asciende a más de 2 mil.

“Muchas de esas armas se utilizan en tiroteos, homicidios y crímenes violentos”, dijo.

Satterwhite y otros funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dicen que aunque la mayoría de los propietarios de armas son responsables, les preocupa que un mayor acceso a las armas en un entorno público, combinado con la falta de capacitación sobre cómo y cuándo usarlas, lleve a algunas personas a dispararlas cuando no se permite el uso de la fuerza letal.

A balazos por pequeñeces

En los últimos meses, el área de Houston ha sido testigo de una serie de enfrentamientos en los que la gente buscaba resolver disputas aparentemente insignificantes con un arma, aunque el problema no es exclusivo de la cuarta ciudad más grande del país. En un caso, un hombre fue amenazado con una pistola después de que le tocó la bocina a un automóvil frente a él en un servicio de comida rápida. En otro, alguien abrió fuego en un salón de manicure por un desacuerdo sobre el precio de una manicure y una pedicure. Y un joven de 17 años murió en un tiroteo de furia en la carretera mientras conducía a casa con su familia después de un juego de los Astros de Houston.

En otro caso en el área de Houston, Deandrea Citizen, una mujer sin hogar que había lidiado con una enfermedad mental, fue asesinada a tiros por otra mujer, Christine Fesus, quien afirmó que Citizen la amenazó con un arma mientras paseaba a su perro. Las autoridades dicen que Citizen estaba desarmada. Fesus ha sido acusada de asesinato.

“No hay forma de que Dee intentara atacarla. Dee no tenía un hueso agresivo en su cuerpo”, dijo Amy Graham, una de las amigas de Citizen.

Si bien estos tiroteos ocurrieron antes de los nuevos permisos, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los grupos de control de armas como Moms Demand Action se preocupan de que puedan volverse más comunes, ya que más personas no capacitadas caminarán armadas.

“Las armas son para la defensa. Realmente son para proteger la vida de las personas, no para resolver disputas, y eso es lo que temo que suceda”, dijo el fiscal de Distrito del Condado de Harris, Kim Ogg, el fiscal principal de Houston. “Creo que más armas, más acceso, necesariamente significan más disparos y más asesinatos. Eso es malo para Houston. Eso es malo para Texas”.

close
search