También Las Cruces sufre crisis migrante

Envían a decenas a Denver en camiones pagados por Gobierno de NM

Associated Press
martes, 14 mayo 2019 | 06:00
Archivo

La ciudad de Las Cruces padece –al igual que El Paso– los estragos de la crisis humanitaria por el flujo imparable de migrantes que entra al país por esta región. 

Familias que solicitan asilo están siendo enviadas desde Las Cruces en autobuses –con cargo al erario de Nuevo México– al Norte de Colorado para aliviar la presión que existe en los saturados albergues situados a lo largo de la frontera en Texas y NM.

Autoridades federales de EU han empezado a usar aeronaves para trasladar a los migrantes a lugares menos concurridos para su procesamiento. Varias docenas de migrantes arribaron en camión en las primeras horas de este lunes a Denver, como parte del esfuerzo para ayudar a los repletos albergues de El Paso y sus vecinos en Las Cruces, Nuevo México, en donde una de las instalaciones reportó que se le estaba acabando la comida.

Organizaciones no gubernamentales de Las Cruces se fueron sintiendo agobiadas y abrumadas, comentó Claudia Tristán, portavoz de la gobernadora demócrata de Nuevo México, Michelle Lujan-Grisham, cuya oficina está ayudando en el traslado.

“Ellos están experimentando un poco de agotamiento, particularmente los voluntarios que han estado lidiando con esto”, comentó Tristán.

El viaje en camión a Denver le costó a Nuevo México unos 4 mil dólares. La gobernadora espera minimizar los gastos a los contribuyentes solicitando donaciones de organizaciones de caridad para los viajes adicionales.

Esa oficina anunció a finales de abril que podría tener dormitorios disponibles para las personas que buscan asilo en los terrenos estatales en donde se encuentra un parque de diversiones en Albuquerque, aunque hasta ahora nadie se ha quedado allí.

Antes de que concluya una producción cinematográfica los dormitorios no estarán disponibles para los migrantes, sino hasta finales de este mes.

Santa Fe, que se encuentra justo al Norte de Albuquerque en el trayecto a Denver, ha rechazado la sugerencia de proporcionarle albergue a los migrantes, aunque está llevando a cabo la recaudación de fondos de organizaciones caritativas.

Tres congregaciones cristianas de Denver se ofrecieron como voluntarias para darle alojamiento a un camión lleno de migrantes.

La Ciudad no ha participado en la coordinación de las medidas para recaudar fondos, aunque los políticos están elogiando a la comunidad por su voluntad para ayudar.

“Denver siempre será un lugar en donde se le dé la bienvenida a los que buscan refugio”, comentó el alcalde Michael Hancock.



El Paso, muy concurrido


Los cruces fronterizos no autorizados han aumentado desde el inicio de este año, El Paso ha sido una de las regiones más concurridas. Tan sólo en el mes de abril, la Patrulla Fronteriza aprehendió a casi 99 mil personas por cruzar ilegalmente, más de las dos terceras partes han sido niños no acompañados y adultos que viajan con pequeños.

El mes pasado, aproximadamente 4 mil 500 migrantes pasaron por Las Cruces, lo cual hace posible que continúen los viajes en autobús hacia Denver, en donde los migrantes pueden usar los amplios servicios de camiones y aviones para contactar a sus parientes y personas que los apoyan en Estados Unidos mientras esperan el procedimiento de inmigración.

Mientras tanto, el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza está planeando construir una segunda tienda de campaña en Donna, Texas, que es un lugar temporal de procesamiento.

La primera tienda de campaña abrió la semana pasada y ya tiene aproximadamente 100 personas más de su capacidad que es de 500 individuos, según dio a conocer Carmen Qualia, oficial de operaciones del CBP en el Valle del Río Grande.

“Este tráfico y este flujo es realmente algo sin precedentes”, dijo Qualia.

La situación en El Paso no es diferente, ya que los agentes están recibiendo más personas diariamente de las que las tiendas de campaña pueden albergar.

Aduanas y Protección Fronteriza tiene programados vuelos diarios que saldrán del Valle del Río Grande por lo menos hasta el martes para algunos migrantes, y podrían continuar dependiendo de la demanda.

Es raro que la Patrulla Fronteriza utilice aeronaves para enviar migrantes a otros lugares dentro de Estados Unidos para ser procesados. A un costo de aproximadamente 6 mil dólares cada uno, los vuelos son manejados por la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos, que tiene contratada una flotilla de aviones que utiliza para deportar a la gente.

Los vuelos pretenden asegurar que los adultos no se introduzcan por algún hueco mientras los agentes están ocupados procesando el creciente número de familias que cruzan la frontera.

Los adultos solos son los únicos a los que las autoridades de Inmigración pueden aplicarles alguna consecuencia de sus actos, según le comentó Carla Provost, jefa de la Patrulla Fronteriza, al Congreso la semana pasada.

“Mi gran preocupación es que ya no podremos responsabilizarlos y perderemos control de la frontera”, dijo.


 Llegan hasta NY


Nueva York también está experimentando un significativo incremento en el número de menores no acompañados que arriban y permanecen temporalmente antes de ser entregados a sus tutores en otros lugares.

Desde el mes de octubre, más de 3 mil niños migrantes no acompañados han sido atendidos por organizaciones caritativas católicas en Nueva York, un número que es probable que llegue a los 8 mil en este próximo mes de octubre, según comentó Mario Russell, director del grupo de Servicios de Inmigración y Refugio.

Algunos albergues han ampliado su capacidad para aceptar más niños, dijo.

“Éste es un desafío y estamos ampliando nuestros recursos”, aseguró Russell.  “Estamos trabajando todos los días para ampliar nuestra capacidad legal y física para hacer esto y obviamente es algo que se está llevando a cabo día a día”.