El Paso

Sufren ‘homeless’ ante contingencia

Los centros de atención han recibido a 120 hombres y 60 mujeres

Jaime Torres/El Diario de El Paso

Jaime Torres Valadez/El Diario de El Paso

domingo, 05 abril 2020 | 06:00

En medio de la pandemia del coronavirus que azota al mundo, los centros de atención a personas sin hogar en esta ciudad enfrentan una serie de dificultades para asistir a la población indigente y evitar convertirse en focos de propagación del virus ante el hacinamiento que sufren en sus instalaciones.

De acuerdo a informes de las organizaciones locales, en las últimas semanas han tenido un repunte significativo de asistencia, tanto a hombres como a mujeres.

“Se han estado atendiendo como de costumbre pero ahora tomando en cuenta las directrices dictadas por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)”, dijo Araceli Lazcano, portavoz del Centro de Oportunidades para Personas sin Hogar –OP–, ubicado en el 1208 Myrtle, en la zona Centro.

Explicó que actualmente atienden a 120 hombres y 60 mujeres, cuando normalmente se mantiene un promedio del 15 por ciento por abajo de esa cantidad.

Comentó que hasta ahora ningún huésped ha presentado síntomas asociados con el nuevo coronavirus, pero que se mantiene una estricta supervisión de todos y cada uno de los que ingresan al centro.

Desde que entraron en vigor las medidas preventivas para combatir el virus, personal de estos refugios ha despertado su creatividad para crear espacios apropiados y conseguir entre la comunidad productos de higiene para la atención de sus huéspedes.

A pesar de la nueva disposición gubernamental, en cuanto a las medidas preventivas y distanciamiento social, muchos de estos albergues han tenido que pasar por alto las medidas giradas al recibir a cuanta persona llegue a pedir ayuda. “No le podemos negar la entrada a nadie”, dijo Lazcano.

Sin embargo, y al menos en OP, han optado por utilizar los patios y separar a la población más vulnerable. “Decidimos que las personas de mayor edad estén en el interior del albergue y los más jóvenes en el exterior, respetando la distancia de dos metros de separados”, comentó.

Ante la emergencia diversas organizaciones de ayuda han contribuido con la dotación de camastros y artículos de limpieza, los cuales han sido optimizados al máximo para poder cubrir la demanda.

El buen clima ha sido benévolo para que los ‘homeless’ estén a gusto y seguros bajo las carpas durante la noche, comentó, luego de explicar que ahora duermen de manera diferente al invertir su posición entre uno y otro.

No obstante algunos, que son los menos, han preferido dormir en algún punto de la ciudad seleccionado por ellos mismos al sentir comodidad, como parques, alguna banqueta, banca o cobertizos ahora que se avecina el verano.     

Otra de las medidas implementadas fue la forma de servir la comida, la cual ahora se entrega a cada persona en mesas de 4 y en platos desechables.

“Si alguna persona presenta arriba de los 100 grados de temperatura es canalizada a la clínica San Vicente que cuenta con cuartos disponibles”, expresó la vocera de OP, quien precisó que como medida precautoria se les toma la temperatura dos veces al día.

“Estamos haciendo todo lo posible para prevenir algún contagio y gracias a Dios por el momento todo está bajo control”, dijo tras enfatizar que frente a una población indigente siempre hay un riesgo.

Señaló que en realidad cuando los síntomas se detectan en personas sin casa se está ante una disyuntiva.

Empero, y sin precisar detalles, dijo que hay posibilidades de que la próxima semana se abra un albergue temporal que contribuya a desahogar los existentes y de esta manera mermar las posibilidades de contagio del coronavirus.

De acuerdo a los expertos la población indigente es un grupo vulnerable a aquellos contagios masivos a causa de enfermedades transmisibles como tuberculosis, infección por el VIH/Sida, las infecciones de transmisión sexual (ITS), las hepatitis virales, la malaria, el coronavirus y otras enfermedades transmitidas por vectores por falta de una higiene constante.

Estos padecimientos son atendidos siguiendo siempre el protocolo dictado por CDC tal y como se aplican en refugios como Rescue Mission, Salvation Army, Casa Anunciación, entre otros, dedicados a la atención de personas desamparadas que no cuentan con un hogar dónde vivir.

Al momento, se dijo, no se ha presentado una migración masiva de personas sin hogar de otras ciudades del interior del país, por lo que el que sean 100 por ciento locales disminuye los riesgos de una propagación.