El Paso

Solicita Ciudad revisión de dictamen sobre Barrio Duranguito

Buscan revertir decisión de Corte que obstruye demolición de propiedades para construir arena deportiva

Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso

lunes, 10 enero 2022 | 06:00

Archivo | Un letrero formado con vasos de plástico en la zona

La Ciudad de El Paso, por medio de su departamento legal, realizó una petición de revisión de un caso ante la Corte Suprema de Texas, con el fin de revertir un dictamen que había sido otorgado al catedrático Max Grossman respecto al vecindario Union Plaza, también conocido como Barrio Duranguito.

Archivos legales refieren que fue el pasado 22 de diciembre cuando el departamento legal de la Ciudad de El Paso hizo la petición ante la Octava Corte de Apelaciones, en referencia al dictamen hecho el 11 de noviembre del 2021 a favor del conservacionista.

La solicitud pide a la Corte Suprema de Texas el reconsiderar el dictamen que resultó favorable a Grossman, quien señaló que la Ciudad de El Paso violó el Código de Antigüedades de Texas al no notificar a la Comisión Histórica de la entidad sus intenciones de demoler los inmuebles del Barrio Duranguito con el fin de construir una arena de usos múltiples en el Centro de la ciudad.

El revés judicial para la Ciudad de El Paso otorgó al conservacionista una orden judicial temporal con la que se detuvo de manera efectiva la demolición o construcción alguna en el área del Barrio Duranguito hasta que den por terminado los litigios.

Por medio de una orden dirigida al juez Patrick García, de la Corte de Distrito 384, el tribunal de apelaciones votó mayoritariamente a favor de Grossman al decir que el magistrado se equivocó cuando negó al conservacionista una orden judicial temporal.

El Tribunal de Apelaciones decidió que era necesario dar una nueva consideración al reclamo legal que Grossman ha hecho contra la Ciudad de El Paso, en un esfuerzo por bloquear la construcción de una arena multiusos propuesta para asentarse en el Barrio Duranguito.

Fue entonces que las magistradas Yvonne Rodríguez y Gina Palafox se mostraron a favor de dicho dictamen favorable a Grossman, y cuya resolución fue votada 2-1 por las jueces, sin embargo, el magistrado Jeff Alley se manifestó en desacuerdo.

De hecho, la juez Palafox sostuvo que Grossman no solamente tenía derecho a una orden judicial temporal, sino que incluso tenía derecho a que la Ciudad le reembolsara los costos de su apelación.

En el mismo dictamen se reconsideró el reclamo de Grossman y se pidió a la Corte de Distrito 384 considerar las acusaciones sobre el estudio arqueológico encargado por la Ciudad de El Paso, sobre el área donde se proyecta construir la arena de usos múltiples.

El dictamen señala que dicho estudio arqueológico no cumple con el Código de Antigüedades de Texas (TAC).

De acuerdo a Grossman, el referido estudio arqueológico no contempla el hecho histórico del asentamiento en la zona del Barrio Duranguito de cerca de mil hombres, mujeres y niños de los indios mescaleros apaches, quienes vivieron en lo que se conoce como “campamentos de paz”.

Grossman, historiador y catedrático de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), argumentó ante la Corte de Apelaciones que la Ciudad y su contratista, Moore Archaeological Consulting, no consideraron dicho capítulo de la historia de la localidad en sus esfuerzos de inspección y, por lo tanto, están en abierta violación del TAC.

Sin embargo, en la petición de revisión se exponen dos argumentos: que el tribunal de apelaciones creó un conflicto con la decisión de otro tribunal de apelaciones sobre la misma disposición, y que la mayoría del tribunal de apelaciones se extralimitó en su función adecuada al otorgar una orden judicial temporal.

La petición también cita la opinión disidente del juez Jeff Alley de que “al retrasar un proyecto que los votantes de El Paso aprobaron en 2012, la decisión mayoritaria ha dado a los perdedores de las batallas políticas un arma poderosa para acabar con proyectos locales populares”.

Los planes propuestos para la construcción de la arena de usos múltiples incluyen la demolición de una área de edificios de dos cuadras, algunos de más de 100 años de antigüedad, para crear un recinto con 15 mil localidades, mismo que albergaría conciertos y los juegos de un equipo deportivo de ligas menores de baloncesto.

close
search