El Paso

Sin quórum, opera la Legislatura texana

Tras ‘huida’ demócrata

Associated Press

jueves, 15 julio 2021 | 06:00

Associated Press

Austin– En el tercer día en que los demócratas de Texas permanecen refugiados en Washington para bloquear leyes de votación más estrictas, los republicanos en la capital del estado establecieron una nueva rutina que pretende convertir la táctica de los demócratas en ventaja para el Partido Republicano en 2022.

Con el tiempo y una gran mayoría de su lado, los republicanos de Texas comenzaron el verano con una larga lista de tareas pendientes para empujar al estado más hacia la derecha. Con tiempo libre de sobra, el miércoles aprovecharon para tachar a los demócratas de obstruccionistas.

A pesar de no poder aprobar ningún proyecto de ley, los legisladores republicanos prometieron seguir viniendo a trabajar al Capitolio de Texas. Dicen que los demócratas están bloqueando medidas ampliamente populares para reducir los impuestos a la propiedad y dar más dinero a los maestros. Y están mostrando su determinación de aprobar finalmente un nuevo proyecto de ley de votación que incluye una serie de cambios que, en general, harían más difícil emitir un voto en Texas.

“Si bien estos demócratas de Texas recaudan dinero de los contribuyentes mientras viajan en jets privados para reunirse con la élite de Washington, los que permanecen en la Cámara esperan su regreso para comenzar a trabajar en proporcionar a nuestros maestros jubilados un cheque número 13, proteger a nuestros niños y brindar alivio al contribuyente”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes estatal, el republicano Dade Phelan.

La crítica republicana insinuó cómo el partido espera apretar los tornillos a los demócratas en las próximas semanas. Ambos partidos son conscientes de que es probable que el debate sobre la votación y la huelga demócrata resuenen el próximo año, cuando los partidos estén luchando por la gubernatura, así como por docenas de distritos estatales recién trazados.

Nueva rutina

En Washington, los demócratas de Texas también se estaban adaptando a una nueva rutina: reunirse con miembros del Congreso para presionar para que se tomen medidas sobre los derechos de voto a nivel federal, pero salieron con pocas señales de movimiento. El martes, el presidente Joe Biden pareció reconocer tácitamente las esperanzas desvanecidas de votar la legislación, diciendo que lanzaría una campaña nacional para armar a los votantes con información sobre cambios en las reglas y restricciones antes de las elecciones de mitad de período.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, criticó a los demócratas de Texas desde el piso del Senado el miércoles, y calificó su vuelo a Washington, DC como un esfuerzo por “tomarse selfies, disfrutar del centro de atención y suplicar a los demócratas del Senado que se hagan cargo de las elecciones de Texas”.

“Los legisladores estatales de Texas decidieron tomar un poco de cerveza, subirse a un jet privado y huir del estado en lo que pretenden que sea una gran cruzada moral”, dijo el republicano de Kentucky, y luego agregó que “la indignación es completamente falsa”.

Fuera del hotel donde vive y trabaja el contingente después de volar a Washington en aviones fletados el lunes, una docena de manifestantes portaba carteles con mensajes que incluían “¡Hagan su trabajo!” y “¿Quién pagó el jet privado?”.

Los legisladores insistieron varias veces en que no se estaban utilizando fondos de los contribuyentes. Todo el viaje, dijeron, se pagó a través de donaciones y de sus propios bolsillos.

Los representantes también defendieron su decisión de irse de Texas, diciendo que la medida ya había tenido un éxito parcial al destacar a nivel nacional los derechos de voto. Este año, más de una docena de estados ya aprobaron estrictas leyes electorales en respuesta a las falsas afirmaciones del ex presidente Donald Trump de que las elecciones de 2020 fueron robadas.

“No estamos aquí de vacaciones”, dijo el representante estatal demócrata José Menéndez. “Preferiría estar en casa con mi familia. Estamos aquí para hacer un trabajo”.

 Fraude poco usual

Los republicanos dicen que los cambios en la votación son necesarios para combatir el fraude. Sin embargo, el fraude es muy raro y los demócratas dicen que las medidas están dirigidas a sus partidarios.

“Nos quedaremos aquí todo el tiempo que sea necesario y regresaremos tantas veces como sea necesario para brindar estas protecciones a todos los votantes de Texas”, dijo el senador estatal republicano Bryan Hughes, uno de los principales autores republicanos del proyecto de ley de votación. .

Por su parte, el representante estatal Chris Turner, presidente de la bancada demócrata de la Cámara de Representantes de Texas, dijo que su grupo estaba “recaudando activamente” fondos para mantener una estadía prolongada en Washington. Dijo que los demócratas tienen la intención de permanecer fuera de Texas hasta que termine la sesión actual el 7 de agosto “para acabar con este proyecto de ley”.

“Y mientras tanto”, dijo, “vamos a hacer brillar una dura atención nacional sobre los esfuerzos republicanos de supresión de votantes”.

Cuando se le preguntó cuánto tiempo podrían aguantar, Turner respondió: “No estamos preocupados por eso”.

La agenda que ordenó el gobernador republicano Greg Abbott al comienzo de la sesión de 30 días incluía prioridades conservadoras de botón caliente, como medidas de seguridad fronteriza y reglas sobre cómo se puede enseñar la raza en las escuelas públicas. Los republicanos no han renunciado a esos esfuerzos, pero desde que los demócratas se fueron, en cambio, han destacado más cuestiones intermedias.

Aunque los republicanos de Texas autorizaron a la Policía estatal a encontrar y acorralar a los legisladores desaparecidos, el miércoles no hubo indicios de que se estuviera tomando alguna medida. 

close
search