PUBLICIDAD

El Paso

‘Siempre pienso en ellos’

Sobreviviente del tiroteo de Walmart por primera vez habla del terror que vivió y recuerda a las víctimas mortales

Cindy Ramírez/El Paso Matters

jueves, 04 agosto 2022 | 10:46

Corrie Boudreaux / El Paso Matters | Desde el día de la tragedia, Jamie no había pisado el memorial construido para las personas asesinadas. En el tercer aniversario, dice que está lista para enfrentarlo Corrie Boudreaux / El Paso Matters | Con su hijo en brazos, observa las placas del matrimonio que aquel día acudió al banco en busca de un préstamo

PUBLICIDAD

Una ominosa nube de humo blanco de armas, huellas de botas policiales ensangrentadas y una mochila porta bebé vacía en el cuerpo de Jordan Anchondo son imágenes que vivirán para siempre en la mente de Jamie.

Todavía puede escuchar las criaturas agonizantes de hombres, mujeres y niños que acababan de ver a sus seres queridos y completos extraños asesinados a tiros, incluido un desgarrador “¡Noooo!” de Octavio Ramiro Lizarde, cuyo sobrino, Javier Amir Rodríguez, fue uno de los asesinados en el tiroteo masivo del 3 de agosto de 2019 en El Paso.

PUBLICIDAD

Otras cosas, no las recuerda tan claramente. Por ejemplo, cómo se las arregló para arrastrarse, con su abultado vientre de embarazada, a veces tocando el suelo, desde el mostrador del cajero hasta la sala de bóvedas en First Convenience Bank –dentro de la tienda Walmart– mientras sonaban los disparos.

Tampoco sabe cuánto tiempo estuvo encerrada dentro de esa habitación antes de escuchar a la policía gritar: “¿Hay alguien ahí?” después de que cesaron los disparos.

“Estoy muerta. Voy a morir”, recordó Jamie haber pensado en medio del caos, creyendo que el tirador estaba allí para robar el banco. “Mi bebé y yo vamos a morir”.

Jamie tenía 23 años, estaba embarazada de casi nueve meses y era banquera personal en First Convenience; ayudaba a Anchondo con una transacción cuando un cliente en las cajas registradoras de la tienda, frente al banco, gritó: “¡Oh, Dios mío, está disparando!”

Mente asesina

El presunto pistolero, Patrick Crusius, entonces de 21 años, está acusado de más de 90 delitos federales junto con cargos de asesinato capital estatal.

Supuestamente condujo unas 650 millas (1046 kilómetros) para detener lo que él –en un manifiesto– llamó “la invasión hispana” de Texas.

Mató a 23 personas e hirió a docenas más. El FBI ha clasificado el tiroteo masivo –entre los más mortíferos de la historia reciente de EU– como un ataque terrorista doméstico.

“Pensé que iba a llorar. Pero me siento en paz”, dijo Jamie la semana pasada mientras estaba en el memorial del Jardín de Sanación del Condado de El Paso en Ascárate Park.

Era la primera vez que visitaba un monumento o asistía a una vigilia desde el tiroteo.

Ahora de 26 años y madre de dos niños con su novio Alex, Jamie pidió que no se usaran los nombres completos de su familia para proteger su privacidad.

Jamie habló públicamente por primera vez. No solo no había estado lista para contar su historia, dijo, sino que las pocas personas que sabían que sobrevivió al tiroteo nunca habían preguntado mucho sobre ese día.

“Creo que la gente estaba siendo respetuosa o simplemente no sabía qué decir o qué preguntar”, dijo.

Un día normal

Ese sábado por la mañana, Jamie se preparó como cualquier otro día para trabajar en First Convenience Bank, un trabajo que había tenido durante dos años y medio. Se puso sus jeans azules, una camisa de polo roja y tenis rosas. Se rizó el largo cabello castaño y se maquilló.

Le dio a su madre, con quien vivía en ese momento, un adiós normal y corriente.

Llegó al banco a las 9:30 am, con temperaturas que alcanzaban los 90 grados –32 centígrados– la mañana de ese ajetreado día de compras para el regreso a clases.

El banco, al frente de la tienda cerca de la sección de frutas y verduras, abrió sus puertas a las 10. Para entonces, se había formado una fila de clientes afuera.

Entre ellos estaban los Anchondo: André, de 23 años, y su esposa con quien tenía casado poco menos de un año, Jordan, de 24, junto con su bebé de 2 meses, Paul Gilbert.

“Recuerdo claramente que Jordan tenía al bebé en uno de esos portabebés canguro acunado frente a ella”, dijo Jamie.

A solo unas semanas de dar a luz, Jamie ya no podía permanecer de pie cómodamente en el mostrador durante largos períodos. Se sentó en el mostrador de la caja con los Anchondo, que buscaban obtener un préstamo para su nuevo negocio.

“Fueron muy, muy amables conmigo, así que traté de ayudarlos tanto como pude”, recordó Jamie. Se relacionó con ellos como padres jóvenes que trabajaban para mejorar sus vidas.

Desde donde estaba sentada, Jamie podía ver los cajeros de Walmart. Pero fue lo que escuchó lo que hizo que su corazón se detuviera.

“Sonaba como si algo pesado cayera, como si algo cayera fuerte y rápido”, dijo. “Todos miramos alrededor para ver qué estaba pasando, pero no pudimos ver nada. Nunca podría haber imaginado que era un tiroteo”.

Lo siguiente que escuchó fue el chillido penetrante de un cliente: “¡Oh, Dios mío, está disparando!”

Cubrirse de las balas

Los informes policiales indican que el hombre armado rodeó la tienda, entró desarmado y luego salió para recuperar su rifle de asalto. Regresó a la tienda, abriendo fuego incluso antes de entrar al edificio.

Los operadores de emergencias de El Paso recibieron por primera vez informes de un tirador activo a las 10:39 am.

“Recuerdo haberme escondido debajo del escritorio donde estaba sentada”, dijo Jamie. “Todos en la línea de caja, mis compañeros de trabajo, todos se escondieron debajo de los mostradores”.

Varios informes noticiosos indican que el gerente de la tienda Walmart y otros empleados llevaron a las personas a la parte trasera de la tienda para que pudieran salir de manera segura por las puertas traseras.

Jamie tenía una opinión diferente.

“De repente, todo el mundo empezó a correr hacia la oficina de mi gerente”, dijo Jamie, y describió que la oficina tenía una fachada de vidrio, incluidas dos puertas estrechas de vidrio.

Uno de los empleados del banco le indicó a Jamie y a otros trabajadores que entraran a la caja fuerte junto a la oficina del gerente.

La sala de la bóveda tenía su propia puerta, azul y hecha de madera pesada con una mirilla en el medio, que solo podía abrirse con una llave desde el exterior.

“Empecé a gatear. Todo lo que podía pensar era que era un robo a un banco, que nos estaban robando”.

Sobre sus manos y rodillas cuando entró en la sala de la bóveda, miró por encima del hombro brevemente.

“Lo último que vi fue al muchachito”, dijo Jamie en español, con la voz quebrada al recordar haber visto a Amir, “el niño”, antes de entrar a la habitación.

“Estaba escondido debajo del escritorio, pero luego corrió hacia la oficina del gerente”, dijo Jamie. “Estaba golpeando la puerta”.

La víctima más joven del tiroteo, Amir, tenía solo 15 años y estaba a punto de comenzar su segundo año en Horizon High School. Había acompañado a su tío, Lizarde, entonces un trabajador de la construcción de 23 años, a la tienda. 

El tío estaba cobrando su cheque de pago para comprar útiles escolares y ropa para Amir, por quien “daría la vida”, informó El Paso Times días después del tiroteo.

Jamie nunca vio al tirador. Pero se enteró por los funcionarios de seguridad de First Convenience que interrogaron a los empleados del banco dos días después que el pistolero se escondió detrás de la máquina contadora de monedas en la entrada del banco. Apuntó su arma, una versión semiautomática de un AK-47, hacia el interior de la sucursal.

Dentro de la bóveda

Cinco de los seis empleados del banco se apiñaron en la pequeña cámara acorazada. La caja fuerte del banco ocupaba alrededor de un tercio de la habitación, que también tenía algunos estantes con material de oficina, un escritorio para computadora, una estación de trabajo separada y una pequeña caja fuerte de metal que se usaba para guardar el dinero de la máquina de monedas.

“Instintivamente, fuimos a esa habitación”, dijo Jamie. “Si algo sucediera, ahí es donde estamos entrenados para ir”.

El sexto compañero de trabajo, el gerente del banco, salió de su oficina y se dirigió a la sala de la bóveda y comenzó a tocar.

Uno de los empleados del banco deslizó nerviosamente la llave por debajo de la puerta al gerente.

“Teniamos miedo. ¿Qué pasa si abrimos la puerta y el ladrón, el tirador, estaba allí? dijo Jaime.

Contó al menos 10 disparos. La acusación federal incluye 45 cargos de disparar un arma de fuego en relación con los delitos de odio.

Jamie arrancó la puerta de metal de la caja fuerte más pequeña (ya se había soltado anteriormente) y la sostuvo contra su vientre para proteger a su bebé por nacer.

“Estábamos allí tomados de la mano. Todos estábamos llorando. Uno de mis compañeros de trabajo estaba orando. Preguntó si estaba bien que orara en voz alta. Otro estaba llamando en silencio al 911”.

Llamar a casa

En medio del caos, Jamie dejó atrás su teléfono celular. Pero ella estaba usando su Apple Watch.

“Le envié un mensaje a mi mamá: ‘Los Amo’”. No le dijo lo que estaba pasando.

Su madre, Lourdes, estaba en casa haciendo las tareas habituales de los sábados.

“No sabía lo que estaba pasando”, relató Lourdes en español, pensando que tal vez su hija estaba emocionada por su embarazo o tal vez había tenido una discusión con Alex. Ella respondió con un emoji de un abrazo.

Jamie también le envió un mensaje de texto a Alex: “No llames a mi teléfono. Mataron personas. Estamos (escondidos) en la parte de atrás. Te amo”.

Alex acababa de llegar a casa después de trabajar en los campos petroleros cerca de Carlsbad, Nuevo México, y estaba en la casa de sus padres cuando llegaron los mensajes de texto, que fueron seguidos por una llamada, Jamie susurró con calma los pocos detalles que sabía.

Alex recogió a Lourdes. Con Jamie todavía en la línea, Lourdes escuchó a su hija decir: “Me voy a morir. Nos van a matar”. (“Voy a morir. Nos van a matar”).

“Le dije, ‘No, no, no lo eres. Confía en Jehová'”, dijo Lourdes en español. “Entonces recuerdo haber escuchado a la policía decir: ¡Policía! ¡Policía!”

‘Se está muy mal aquí’

La policía llegó al lugar a las 10:45 am –seis minutos después de la entrada de la primera llamada.

El tiroteo cesó y la emoción al otro lado de la puerta se calmó. A través de una mirilla, los empleados del banco vieron a los policías que venían hacia ellos.

“Escuchamos a un oficial de policía decir: ‘¿Hay alguien ahí?’, o algo así”, recordó Jamie. “Nos dijeron que esperáramos y que regresarían enseguida”.

Jamie no tiene idea de cuánto tiempo estuvo en la cámara acorazada con sus compañeros de trabajo. Se sintió como una eternidad.

Cuando la policía regresó, un empleado del banco deslizó la llave por debajo de la puerta al oficial.

“Para que lo sepan, es posible que deseen cerrar los ojos porque se está muy mal aquí”, recordó Jamie que les dijo un oficial.

Emerger de la oscuridad

Cuando se abrió la puerta, lo primero que vio Jamie fue una neblina flotante de humo de armas. Cuando salió, vio un cuerpo en el suelo en un charco de sangre.

“Creo que fue el muchachito”, dijo Jamie, refiriéndose a Amir. No vio su rostro, pero creyó reconocer su cuerpo tendido en un charco de sangre. Hizo una pausa y respiró hondo. “Creo que era su tío junto a él gritando, ‘¡Noooo!’, con voz desesperada. Nunca olvidaré eso”.

Lourdes y Alex seguían en la llamada del reloj inteligente. Podían escuchar el caos y las instrucciones de los oficiales.

“Recuerdo haberle dicho: Simplemente no mires nada”, dijo Lourdes. “Cierra los ojos y deja que los oficiales te lleven a donde deben llevarte para estar a salvo”.

Jamie y sus compañeros de trabajo se subieron a una silla de escritorio y sobre los mostradores rojos con encimeras de color crema para sortear los cuerpos y los charcos de sangre en el piso. Se cubrió parcialmente los ojos con las manos, asomándose entre los dedos lo suficiente para seguir las huellas ensangrentadas de las botas de los oficiales que los guiaban.

Recuerda vagamente haber visto a Jordan en el suelo, aunque el bebé ya no estaba en el portabebé que ella llevaba puesto.

Aparte del miedo, Jamie a veces siente el estrés mental y emocional de la culpa del sobreviviente.

Recuerda con cariño a Margie Reckard, quien a menudo se detenía en la máquina de monedas del banco con latas llenas de dinero.

La mujer de 63 años llamó la atención cuando su viudo, Antonio Basco, le dijo a Perches Funeral Home que temía que nadie asistiera a sus servicios funerarios. La funeraria hizo un llamado de ayuda en las redes sociales. Se presentaron más de 3 mil extraños.

Pero a quienes más recuerda son Amir, Jordan y Andre. Le duele saber que el bebé Paul está creciendo sin sus padres.

“Siempre pienso en ellos”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search