El Paso

Secuestraron a novios para ‘sacarles’ información y los matan

Testifican en contra de los dos presuntos ‘asesinos de la boda’ de Juárez

Staff / El Diario de El Paso

martes, 19 octubre 2021 | 06:00

Archivo | Corte Federal de El Paso

Dos recién casados fueron secuestrados en una iglesia de Ciudad Juárez inmediatamente después de su boda para “sacar información” relacionada con el narcotráfico y luego asesinados.

Así lo declaró un testigo protegido en la Corte Federal de El Paso durante la tercera semana del juicio que por estos crímenes se realiza en contra de dos presuntos miembros del Cártel de Sinaloa: Arturo Shows Urquidi –alias ‘El Chous’– y Mario Iglesias Villegas –alias ‘El Dos’–, por los hechos ocurridos en el 2010.

Aunque se les acusa de más actos delictivos, se les conoce de manera coloquial como los “asesinos de la boda”.

Shows Urquidi e Iglesias-Villegas son dos de los 24 presuntos miembros del Cártel de Sinaloa acusados en relación con el tráfico de drogas, secuestro y asesinatos en un megaproceso en El Paso que incluye cargos en contra de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán e Ismael ‘Mayo’ Zambada, líderes de la organización delictiva.

Shows fue uno de los principales integrantes de la célula de Sergio Garduño Escobedo, alias ‘Coma’ y quien participaba en la carga y descarga de paquetes de cocaína, así como de las armas en las bodegas de Juárez; mientras que Iglesias era “sicario” a cargo de otro de los enlistados en el mismo grupo criminal, también detenido en 2012.

El pasado jueves, videos y grabaciones de radio donde se muestra y escucha la operación del cártel al momento de los hechos, fueron presentados al jurado como evidencia.

Un nuevo informante, también miembro del cártel, testificó el lunes ante las transcripciones de los audios y aseguró que la prioridad era “sacar información” a las víctimas antes de ejecutarlas.

El testigo señaló que después de realizar el trabajo, siguió la orden de llevar de vuelta al “informante” al cruce fronterizo. Una vez realizada la acción, afirmó que se enteró de su detención.

“Tocaron el timbre y era la esposa y su hermana. Ahí fue cuando me dijeron que lo habían arrestado en el puente”, dijo el testigo.

El hombre señaló que posterior al anuncio, notificó a José Antonio “El Jaguar” Torres Marrufo y éste dio por terminada la operación.

“Ya se terminó esto”, le dijo Marrufo al testigo, según el testimonio.

El testigo dijo que, al día siguiente, la “bodega” con todo el armamento fue descubierta.

“Yo ya sabía que se había acabado y tenía miedo de las consecuencias. Quería entregar el radio”, dijo el testigo.

Según el testimonio, su madre asistía a la misma iglesia donde ocurrieron los hechos, El Señor de la Misericordia en Ciudad Juárez.

Dijo que cuando su “esposa” se enteró de los secuestros le pidió hacer algo para resolverlo.

“Eran parientes del esposo de una sobrina mía. Mi esposa me dijo que hiciéramos algo si es que habíamos sido nosotros”, dijo el testigo.

“Yo antes de esto no sabía quiénes eran”, añadió como respuesta a una pregunta en el juicio.

Según documentos judiciales, la acusación hace referencia a dos actos de violencia presuntamente cometidos por miembros del cártel.

En primer lugar, la acusación formal alega que en septiembre de 2009, José Antonio Torres Marrufo, Gabino Salas-Valenciano, Fernando Arellano-Romero y Mario Iglesias-Villegas, bajo el liderazgo de Joaquín Guzmán e Ismael Zambada, conspiraron para secuestrar y asesinar a un residente de la ciudad de Horizon City, Texas.

“José Antonio Torres Marrufo ordenó el secuestro de la víctima para responder por la pérdida de una carga de 670 libras de mariguana incautada por la Patrulla Fronteriza en el puesto de control de Sierra Blanca el 5 de agosto de 2009. Tras el secuestro, la víctima fue trasladada a Juárez donde Torres Marrufo lo interrogó y ordenó que lo mataran. El 8 de septiembre de 2009 se descubrió el cuerpo mutilado de la víctima en Juárez”, dice el documento.

En segundo lugar, la acusación formal alega que el 7 de mayo de 2010, José Torres Marrufo, Fernando Arellano-Romero y Mario Iglesias-Villegas, bajo el liderazgo de Joaquín Guzmán e Ismael Zambada, conspiraron para secuestrar y asesinar a un ciudadano estadounidense y a dos miembros de su familia.

Específicamente, Torres Marrufo hizo que un individuo en El Paso viajara a una ceremonia de boda en Juárez para confirmar la identidad de un objetivo. El objetivo era el novio, ciudadano estadounidense y residente de Columbus, Nuevo México.

Bajo las órdenes de Torres Marrufo, el novio, su hermano y su tío fueron secuestrados durante la ceremonia nupcial y posteriormente torturados y asesinados.

Sus cuerpos fueron descubiertos por la Policía de Juárez unos días después en la caja de una camioneta pickup abandonada. Además, una cuarta persona murió durante el secuestro en la ceremonia de la boda.

Iglesias y Shows Urquidi están siendo actualmente juzgados por esta privación de la libertad.

El testimonio en el juicio comenzó el 5 de octubre, con la selección del jurado el día anterior y se espera que el juicio dure varias semanas.

newsroom@diariousa.com

close
search