PUBLICIDAD

El Paso

Se va a juicio disputa entre Texas y NM por Río Grande

No alcanzaron acuerdo durante las negociaciones entre ambos estados y el gobierno federal

Danielle Prokop/El Paso Matters

miércoles, 28 septiembre 2022 | 06:00

Cortesía | El río de casi mil 900 millas de largo suministra agua potable a 6 millones de personas

PUBLICIDAD

La disputa entre Texas y Nuevo México por el agua del Río Grande llegará a los tribunales de Iowa a principios del próximo año, a menos que se llegue a un acuerdo en unas semanas, una posibilidad cada vez menor, dijeron los abogados mientras se preparan para el juicio.

“El acuerdo no fue exitoso”, dijo Lee Leininger, un abogado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, sobre las conversaciones confidenciales de meses en una audiencia el martes en la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas en El Paso.

PUBLICIDAD

El ex juez Arthur Boylan, el mediador designado en el caso, dijo que los asuntos restantes entre el Gobierno federal y los estados de Nuevo México y Colorado son “factores que rompen acuerdos, pero no insuperables”. No pudo hablar sobre los detalles de los desacuerdos, ya que las negociaciones son confidenciales, pero los abogados de Colorado y Nuevo México han expresado su preocupación sobre el papel del Gobierno federal en la disputa. Colorado es nombrado como el acusado en el caso.

Boylan dijo que podría ser posible llegar a un acuerdo.

Jeff Wechsler, abogado de Nuevo México, dijo que el estado estaba listo para el juicio, pero que “todavía estaba abierto” a las posibilidades de llegar a un acuerdo.

Los abogados de los distritos de riego, que son “amici curiae” o “amigos de la Corte”, pidieron más tiempo para un acuerdo y una fecha de juicio posterior.

Samantha Barncastle, quien representa al Distrito de Irrigación de Elephant Butte, instó al juez Michel Melloy, el experto especial que supervisa el caso, a retrasar el juicio hasta marzo o abril. Agregó que un acuerdo ofrecería “un mejor alivio que es más duradero” que un juicio, pero que los abogados no podrían negociar y preparar argumentos al mismo tiempo.

“Ya casi llegamos”, dijo. “Si establece el juicio en enero, no lo lograremos”.

Barncastle dijo que ir a juicio costaría millones de dólares más de los contribuyentes y tomaría otros tres a cinco años antes de que se pudiera dictar el decreto.

El abogado de Texas, Stuart Somach, dijo que los asuntos restantes del acuerdo no estaban en sus manos. No estuvo de acuerdo con retrasar más el juicio, diciendo que tiene que haber un límite en el tiempo tomado.

“Presentamos esto en 2013”, dijo. “En 10 años, ni siquiera hemos podido terminar el juicio”.

El martes, Melloy ordenó que el juicio comience el 17 de enero de 2023, pero también instó a las partes a aprovechar las conversaciones de conciliación adicionales, diciendo que la negociación resolvería mejor los problemas entre ellos.

Se espera que el juicio en persona profundice en el testimonio de expertos y sea la continuación de un juicio virtual de octubre de 2021 que proporcionó declaraciones de testigos. Melloy estimó que el proceso podría durar entre cuatro y seis semanas.

Desde enero, los estados y el Gobierno federal han estado en negociaciones para poner fin a la demanda de 9 años ante la Corte Suprema. Oficialmente llamada “Original No. 141 Texas vs. Nuevo México y Colorado”, la lucha legal ha costado a los contribuyentes de Nuevo México y Texas más de $30 millones combinados.

El litigio se deriva de las acusaciones de que Nuevo México está acortando la porción del Río Grande de Texas mediante el bombeo de agua subterránea debajo del embalse Elephant Butte, violando el Pacto del Río Grande de 1938. El pacto establece cómo los estados deben dividir las aguas. Colorado se nombra como demandado ya que es signatario del pacto, pero no presenta un caso sobre las acusaciones.

La pelea en la Corte Suprema es la culminación de décadas de juicios por la gestión del río.

Una serie de demandas estallaron a principios de la década de 2000 entre los distritos de riego en el Sur de Nuevo México y el lejano Oeste de Texas y el Gobierno federal por la gestión del agua. Las negociaciones produjeron un acuerdo de última hora llamado Acuerdo Operativo de 2008 firmado por el Distrito de Irrigación de Elephant Butte, el Distrito de Mejoramiento de Agua del Condado de El Paso No. 1 y la Oficina de Recuperación de los Estados Unidos. El acuerdo explica el método de división del agua y cómo se trasladan los saldos de cada uno de los distritos. Ni Texas ni Nuevo México fueron incluidos en el acuerdo.

En 2011, el estado de Nuevo México presentó una demanda en un tribunal federal, alegando que el acuerdo permitía que el Gobierno federal le restara a Nuevo México agua del río y le diera demasiada a Texas. Esa demanda está en suspenso después de que Texas presentó su reclamo en la Corte Suprema, alegando que el bombeo de Nuevo México eliminó decenas de miles de acres-pie de agua del río, agua que se asignó río abajo en Texas. Texas presentó la demanda en 2013 y se unió al Gobierno federal, que acordó que el bombeo de Nuevo México amenazaba tanto el pacto como las obligaciones del tratado de Estados Unidos para entregar agua del Río Grande a México.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search