El Paso

Se ‘rinde’ Condado ante restauranteros

No apelará fallo de Corte que invalida cierre de negocios no esenciales

De la Redacción / El Diario de El Paso

domingo, 15 noviembre 2020 | 06:00

Empresarios restauranteros y el procurador general de Texas, Ken Paxton, ganaron una batalla judicial contra el Condado de El Paso, luego que un tribunal de apelaciones fallara a su favor declarando inválidos los cierres de negocios no esenciales ordenados el 29 de octubre con el propósito de frenar la propagación de Covid-19.

Aunque el principal funcionario electo del Condado de El Paso dijo que no está satisfecho con el fallo, señaló que no lo apelará.

El juez del Condado, Ricardo Samaniego, dijo en un comunicado de prensa el viernes por la noche que decir que estaba decepcionado por la decisión jurídica “sería quedarse corto”.

“Desafortunadamente, no creo que sea fructífero continuar buscando opciones de litigio, pero tengo la intención de usar mi autoridad legal para hacer todo lo posible para salvar tantas vidas como pueda”, agregó.

El viernes por la tarde, la Octava Corte de Apelaciones en El Paso falló en contra de la orden de cerrar negocios no esenciales, incluidos gimnasios y salones, y envió el caso de regreso a un juez de Distrito que lo había confirmado con instrucciones para detener el cierre.

El procurador Paxton se unió a la demanda –entablada originalmente por un grupo de diez propietarios de restaurantes– para revocar la orden que Samaniego emitió en octubre, a pesar de un aumento de contagios y muertes que ha abrumado a los hospitales y las funerarias en esta ciudad fronteriza.

Como muchos estados, Texas ha estado luchando por controlar el coronavirus, y el miércoles se convirtió en el primer estado de la nación en pasar la marca del millón en casos confirmados de Covid-19 desde que comenzó la pandemia.

Samaniego dijo que trabajará con líderes empresariales y funcionarios de Salud para desarrollar formas de proteger la salud pública y la economía. No obstante, permanece vigente una orden anterior que limita los negocios no esenciales al 50 por ciento de su capacidad, cierra los bares y limita los servicios del comedor de restaurantes a las 9 p.m.

Lo ordenanza también limita las reuniones sociales a no más de 10 personas y mantiene activa la exigencia de usar mascarillas en público.

Decepciona fallo a enfermeras

 

Integrantes de la organización Enfermeras Nacionales Unidas (NNU), se pronunciaron en contra de la decisión de un tribunal de apelaciones que canceló la directiva del juez Ricardo Samaniego, en la que se ordena el cese temporal de operaciones de negocios no esenciales para detener el aumento de contagios por Covid-19.

Ariana Lucio, enfermera que ha trabajado por más de ocho años y la mayor parte en el Centro Médico Del Sol, dijo que todo el personal de enfermeras está insatisfecho ante la decisión tomada.

“Quiero decir que estamos muy decepcionados de que se haya parado la orden de cierre de negocios. Las condiciones están muy feas en el hospital. Estamos llenos en los hospitales de pacientes con Covid-19, hasta hay carpas afuera porque ya no caben en el hospital”, dijo Lucio.

Además, las enfermeras expresaron su apoyo a la magistrada Yvonne Rodríguez que se pronunció sin autoridad para detener la orden girada por Samaniego, ya que el dictamen no fue unánime por parte de los 3 jueces que conforman la Octava Corte de Apelaciones.

“NNU está totalmente de acuerdo con la disidencia de la jueza Yvonne Rodríguez, quien advirtió sobre las consecuencias en un momento en que los cuerpos se continúan apilando en camiones refrigerados aquí en El Paso porque nuestras morgues están llenas y el médico forense tiene una acumulación de cadáveres; cada nuevo paciente en nuestros hospitales es un paciente con Covid-19”, señaló la organización en una declaración.

La organización señaló que más de 50 enfermeras registradas en el Condado de El Paso se han infectado este año, y que “sus miembros son testigos de la tragedia diaria de un sistema hospitalario que se ha visto completamente abrumado en las últimas semanas, lo que lleva a una acumulación de cadáveres a medida que las funerarias locales se llenan al máximo”, señalaron.  

Lucio añadió que muchas personas no son atendidas debido a que tienen miedo de contagiarse al ingresar a un hospital.