Se entregan activistas por daño a museo

Solicitan ayuda para una defensa legal

Karla Valdez / El Diario de El Paso
martes, 16 abril 2019 | 06:00

Dos de las 16 personas involucradas en el caso de vandalismo al Museo de la Patrulla Fronteriza (USBP) decidieron entregarse a las autoridades, informó hoy la Policía de El Paso (EPPD). 

Se trata de la paseña Tiffany Deveze, de 30 años y Elizabeth Lynne Vega, de 52 originaria de San Luis, Missouri, quienes enfrentan cargos por traspaso criminal y conducta criminal respectivamente. 

Por medio del sistema de notificaciones EPPD dio a conocer que ambas mujeres acudieron a una estación de Policía para entregarse, ya que existía una orden de arresto en su en su contra por los daños causados al museo el pasado 16 de febrero. 

Ambas mujeres son señaladas como presuntas integrantes del grupo “Tornillo: The Occupation”, quienes ingresaron al lugar para manifestarse por las muertes de los niños guatemaltecos Jakelin Caal y Felipe Alonzo, así como el fallecimiento de Claudia Patricia Gómez González.

La manifestación de este grupo de activistas fue compartida por ellos mismos en redes sociales, donde se les puede ver entrando al museo entonando cantos. 

También difundieron una serie de fotografías en las que se observa como los manifestantes pegaron calcomanías con el nombre y fotografía de estos tres migrantes dañando varias salas de exhibición, entre ellas la sala en honor a los agentes caídos.

Además este grupo de personas escribió mensajes ofensivos en el libro de visitas del museo, ubicado en el 4315 Transmountain, en el noreste de El Paso. 

De acuerdo con la administración del museo, dichas acciones causaron daños al lugar de aproximadamente 2 mil 500 dólares. 

Por lo que se fincaron cargos criminales contra 16 personas, originarias de diferentes estados.


Acusaciones son ‘exageradas’


A través de un comunicado de prensa miembros de este grupo aseguraron que las acusaciones en su contra son “escandalosamente exageradas”, debido a que los activistas están mostrando al publico las violaciones a los derechos humanos de los migrantes que llegan a la frontera. 

“Nuestro Gobierno tenía hombres, mujeres y niños encerrados debajo de un puente; estas personas tenían que las inclemencias del tiempo por la falta de un refugio adecuado. Esto es un crimen contra la humanidad”, dijo Vega. 

Por su parte Deveze aseguró que como madre de familia tiene que pensar que tipo de mundo quiere dejar para sus hijos y por eso decidió actuar e indicó que no permitirá que la intimiden.

Ahora este grupo de activistas esta solicitando la ayuda de la comunidad para poder pagar una defensa legal para sus integrantes durante este proceso. 

Tal y como lo explica Mondolfi, quien comentó que el dinero no solo es necesario para contratar un abogado sino también para gastos relacionados con problemas emocionales y psicológicos que se deriven de este incidente. 

La cuenta en la página https://www.fundedjustice.com/tornillotheoccupation ha logrado juntar en nueve días 6 mil 581 dólares.