PUBLICIDAD

El Paso

Se desploman mercados por miedo a recesión

Caen acciones, bonos, petróleo y divisas ante incertidumbre económica y alza de intereses

The New York Times

sábado, 24 septiembre 2022 | 06:00

Associated Press | La caída coronó otra dura semana en Wall Street

PUBLICIDAD

Nueva York— Las acciones cayeron en picada, los precios de los bonos del Gobierno se desplomaron, la libra cayó frente al dólar, los precios del petróleo se hundieron y las criptomonedas se tambalearon el viernes cuando los inversionistas, ya preocupados por el aumento de las tasas de interés y la inflación obstinadamente alta, comenzaron a temblar ante la creciente probabilidad de una recesión.

Sus preocupaciones crecieron a lo largo de la semana a medida que los bancos centrales de todo el mundo, desde Suecia hasta Indonesia, volvieron a utilizar su herramienta contundente pero poderosa –los aumentos de las tasas de interés–, para combatir la inflación. Los incrementos anteriores ya han aumentado los costos para los consumidores y las empresas. Otros podrían augurar un período de mayor desempleo y un crecimiento económico más lento.

PUBLICIDAD

A los inversores no les gusta esa perspectiva. Así que vendieron acciones el viernes, lo que hizo que el índice bursátil S&P 500 bajara hasta un 2.9 por ciento, antes de que un repunte tardío dejara el índice un 1.7 por ciento más bajo al cierre de las operaciones.

La venta masiva deja al índice justo por encima de su punto más bajo del año en junio, casi anulando las ganancias de un mini repunte durante el verano que se produjo en medio de un optimismo erróneo de que lo peor ya había pasado para el mercado. 

El índice de referencia ha bajado más de un 22 por ciento en el año y la próxima semana se encamina a su tercer trimestre consecutivo de pérdidas, la primera vez que sucede desde que la crisis financiera mundial hizo que los mercados cayeran en picada en 2008.

Y sigue la Fed

A principios de esta semana, la Reserva Federal (Fed) elevó las tasas de interés en tres cuartos de punto porcentual por tercera vez desde junio. El presidente de la Fed, Jerome Powell, advirtió que vendrían más dolores a medida que el banco central se concentre decididamente en combatir la inflación.

El rápido aumento de las tasas de interés en todo el mundo está “aumentando la posibilidad de una recesión”, dijo Kristina Hooper, estratega en jefe de mercado global de Invesco.

“Es doloroso y está sucediendo rápido, pero también lo son los aumentos de tasas”, agregó. “No se trata sólo de Estados Unidos; son tantos bancos centrales”. El hecho de que los inversores hayan tenido que adaptarse constante y rápidamente al entorno en evolución es “muy, muy perturbador”, dijo.

Desconcierto en Londres

Los movimientos cruzando el Atlántico también desconcertaron a los inversores. El viernes, el nuevo Gobierno británico anunció una amplia serie de recortes de impuestos, apostando a que había encontrado el camino hacia el crecimiento económico a pesar de la alta inflación. Pero muchos inversionistas temían que los recortes de impuestos sobreestimularían la economía del país, lo que llevaría a más aumentos de tasas.

El FTSE 100, el índice bursátil de referencia de Gran Bretaña, cayó más de 2 por ciento. El índice Stoxx 600 de Europa cayó en un mercado bajista, definido como una caída del 20 por ciento o más desde su máximo más reciente. Y la libra esterlina cayó más de un 3 por ciento frente al dólar estadounidense para situarse en alrededor de 1.09 dólares por libra, su nivel más bajo desde 1985. La libra también cayó aproximadamente un 2 por ciento frente al euro el viernes.

Petróleo a la baja

Como reflejo de las preocupaciones sobre el crecimiento económico, el precio del petróleo crudo West Texas Intermediate, de referencia en EU, bajó más del 5 por ciento, cayendo por debajo de los 80 dólares el barril por primera vez desde principios de enero. 

Además, un índice de datos manufactureros monitoreado de cerca mostró que la actividad manufacturera podría estar enfriándose en Alemania, Francia y Estados Unidos a un nivel que implicaría una economía en contracción. Eso también se sumó a los temores de una recesión inminente.

Los bancos centrales mundiales están actuando de manera concertada después de haber sido tomados por sorpresa este año. 

La guerra de Rusia con Ucrania hizo que los costos de la energía se dispararan y los cuellos de botella en la cadena de suministro elevaron los precios de los productos al mismo tiempo que crecía la demanda porque el mundo estaba saliendo de la pandemia de coronavirus. Ese desajuste condujo a fuertes aumentos en el costo de los bienes y servicios.

Hasta el año pasado, los banqueros centrales consideraban en gran medida que la inflación era transitoria, pero en lugar de eso se ha anclado, dejando a los responsables de las políticas sin otra opción que subir las tasas. A medida que los aumentos de tasas se abren camino a través de la economía, la gente compra menos cosas y pide prestado menos dinero, lo que eventualmente vuelve a alinear la demanda con la oferta.

Se ponen frenéticos

El curso de acción no sorprendió a los inversores. Más bien, fue la velocidad con la que los bancos centrales se movieron esta semana lo que los puso frenéticos.

“Es una continuación de las preocupaciones que hemos tenido durante toda la semana de que los bancos centrales mundiales liderados por la Fed están subiendo las tasas más rápido de lo que pensábamos para combatir la inflación y probablemente dejen las tasas más altas por más tiempo”, dijo Ryan Detrick, estratega en jefe de mercado del Grupo Carson.

En respuesta, los rendimientos de los bonos del Gobierno, que se mueven en la dirección opuesta a los precios, se han disparado. El rendimiento de la nota del Tesoro a dos años, que es sensible a los cambios en la política de la Fed, saltó 0.32 puntos porcentuales esta semana a 4.19 por ciento, un gran movimiento para un bono que normalmente se mueve en pequeñas fracciones.

Con tasas más altas que indican mayores costos para las empresas, Goldman Sachs redujo el jueves su pronóstico de fin de año para el S&P 500 a un nivel que implicaba una caída de aproximadamente el 5 por ciento. Al final del viernes, el mercado había superado la mitad de eso.

Los inversores ahora están dirigiendo su atención a octubre, cuando tendrán la oportunidad de observar el desempeño de las empresas estadounidenses a medida que las empresas comiencen a informar las ganancias del tercer trimestre.

“Los inversores se preparan para una orientación a la baja de los directores ejecutivos”, dijo Jeff Kleintop, estratega en jefe de inversiones globales de Charles Schwab. “Estamos atrapados en este ciclo de debilitamiento del crecimiento y tasas cada vez más altas”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search