El Paso

Se ‘achica’ campamento de haitianos en Del Río

Familias enteras buscan asilo

Associated Press

viernes, 24 septiembre 2021 | 06:00

Del Río, Texas— Los migrantes haitianos se arremolinaban alrededor de refugios improvisados sostenidos con carrizos gigantes, mientras el polvo soplaba a través del campamento lleno de botellas de plástico y bolsas de basura llenas más allá de su capacidad normal. Algunos migrantes se sentaron en latas de pintura plástica o en el suelo, mientras que otros colgaron la ropa para secarla en la caña de carrizo con forma de bambú.

Todos esperaban para conocer su destino en un campamento fronterizo de Texas dramáticamente disminuido donde casi 15 mil migrantes se habían reunido hace sólo unos días debajo del puente entre Del Río, Texas y Ciudad Acuña, México.

Cerca de 4 mil permanecían el jueves, dijeron funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). 

El número había alcanzado su punto máximo el sábado: los migrantes impulsados por la confusión sobre las políticas de la administración Biden y la desinformación en las redes sociales convergieron en el cruce.

Pero los Estados Unidos y México parecían ansiosos para ponerle fin a una situación humanitaria incesantemente politizada que produjo la renuncia del enviado especial de EU a Haití y la condena por parte de un líder derechohumanista, el reverendo Al Sharpton, y la UNICEF.

 Diferentes estatus

Los funcionarios de DHS dijeron que alrededor de mil 400 migrantes habían sido enviados a Haití en 13 vuelos, siendo rápidamente expulsados bajo la autoridad de salud pública pandémica conocida como Título 42. Otros 3 mil 200 estaban bajo custodia de Estados Unidos y en proceso, mientras que varios miles han sido devueltos a México, dijeron a los medios funcionarios de DHS, bajo condición de anonimato ya que se trata de una operación en curso.

La agencia de inmigración de México estimó el miércoles por la noche que había hasta 600 migrantes en Ciudad Acuña. El campamento junto al río parecía albergar a esa cantidad, mientras que otros migrantes se dispersaban por la ciudad en hoteles y casas privadas. Un funcionario de la ciudad dijo el miércoles que las autoridades mexicanas habían sacado a unos 250 migrantes haitianos de la ciudad desde el domingo por la noche. Aun así, mencionar a “varios miles” de migrantes que regresaban a México desde el campamento de Del Río parecía una exageración.

Despiertan rodeados

Los haitianos que acamparon en México se despertaron el jueves rodeados de fuerzas de seguridad, con un helicóptero sobrevolando y camiones de la Policía Estatal espaciados cada 30 pies o sólo entre sus carpas y la orilla del agua.

Luego de ansiosos minutos de indecisión, decenas de familias se apresuraron al río para cruzar en un punto donde sólo había un vehículo de la Policía Municipal, calculando que era mejor arriesgarse con las autoridades estadounidenses.

Guileme Paterson, un haitiano de 36 años, parecía aturdido. “Es un momento difícil”, dijo antes de comenzar a cruzar el Río Grande con su esposo y sus cuatro hijos.

“Las cosas van mal”, dijo Michou Petion, llevando a su hijo de dos años en brazos hacia el río. Su esposo llevaba bolsas con sus pertenencias y varios pares de zapatillas deportivas le colgaban del cuello.

“Estados Unidos está deportando mucho a Haití, ahora no sé si puedo entrar o salir”, dijo Petion.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Pública de Texas permitieron que los periodistas visitaran el campamento más tarde el jueves, pero les impidieron hablar con los migrantes. Para quienes lo necesitaban, se brindaba comida, refugio y atención médica, dijeron funcionarios federales.

En un momento, dos hombres que viajaban en un vehículo todoterreno rotulado con la leyenda “Seguridad Nacional”, se acercaron a un grupo de mujeres con bebés y les dijeron en español: “Tenemos comida para el bebé”. Las mujeres se acercaron a los hombres, quienes les entregaron un pequeño recipiente.

Un embalse pequeño que se había utilizado para cruzar de México a EU fue cerrado, y un trabajador recogió montones de pertenencias desechadas, que incluían cargadores de teléfonos celulares, ropa y contenedores de espuma de poliestireno.

‘Una verdadera desgracia’

Sharpton dijo el jueves que recorrió el campamento y fue testigo de “una verdadera desgracia humana y catastrófica”. Un puñado de manifestantes, algunos con sombreros de camuflaje de la campaña 2020 del expresidente Donald Trump, gritaron durante la totalidad de los comentarios de Sharpton.

“Del Río no es una ciudad racista. Del Río es una comunidad cariñosa y solidaria”, gritó un manifestante mientras Sharpton hablaba con los periodistas.

Sharpton prometió “continuar regresando... y apoyar a nuestra gente y asegurarse de que el asilo sea tratado de una y otra manera”.

A algunos haitianos se les permite permanecer en los Estados Unidos al menos temporalmente para buscar asilo o permanecer bajo algún otro reclamo de residencia, con avisos que aparecerán más tarde ante las autoridades de inmigración. 

Los funcionarios de DHS se negaron a especificar el número, pero dijeron que son personas con “vulnerabilidades” particulares, lo que puede significar que tienen hijos pequeños o están embarazadas, o porque Estados Unidos no tiene la capacidad para mantenerlos detenidos, especialmente durante la pandemia.

No hay planes para dejar de expulsar a otros migrantes bajo el Título 42, a pesar de la presión de los legisladores demócratas, quienes dicen que los migrantes se están quedando atrás en un país en problemas que algunos abandonaron hace más de una década.

La disposición fue implementada por la administración Trump en marzo de 2020 para justificar políticas de inmigración restrictivas en un esfuerzo por prevenir la propagación del coronavirus.

Pero la administración Biden ha utilizado el Título 42 para justificar la deportación de migrantes haitianos.

Un juez federal, a fines de la semana pasada, dictaminó que la regulación era incorrecta y le dio al Gobierno dos semanas para detener su uso, pero la administración Biden apeló el lunes la decisión.

Las autoridades dijeron el jueves que el Departamento de Estado de Estados Unidos también está en conversaciones con Brasil y Chile para permitir el regreso de algunos haitianos que anteriormente residían en esos países, pero el tema es complicado porque algunos ya no tienen un estatus legal allí.

Enviado a Haití, decepcionado

Mientras tanto, Daniel Foote, el enviado especial de Estados Unidos a Haití, presentó una carta de renuncia en protesta por las expulsiones “inhumanas” a gran escala de migrantes haitianos.

Foote, quien fue nombrado recién en julio, escribió al secretario de Estado Antony Blinken que renunciaría de inmediato “con una profunda decepción y disculpas a quienes buscan cambios cruciales”.

“No seré asociado con la decisión inhumana y contraproducente de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados e inmigrantes ilegales haitianos a Haití, un país donde los estadounidenses están confinados a recintos seguros debido al peligro que representan las bandas armadas para la vida cotidiana”, escribió. “Nuestro enfoque de política hacia Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones de política han sido ignoradas y descartadas, cuando no se han editado con una narrativa diferente a la mía”.

Se sabía que el diplomático de carrera estaba profundamente frustrado con lo que consideraba una falta de urgencia en Washington y un ritmo glacial en los esfuerzos para mejorar las condiciones en Haití.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, cuestionó las afirmaciones de Foote y dijo que sus propuestas habían sido “consideradas en su totalidad en un proceso de políticas riguroso y transparente”. 

close
search