El Paso

Salen de Texas para abortar... a donde lo permitan

La nueva ley provoca que mujeres piden citas en clínicas de estados vecinos

The Associated Press

lunes, 06 septiembre 2021 | 06:00

Associated Press | Un guardia de seguridad abre la puerta de la clínica Whole Woman's Health, en Fort Worth, el pasado. En el letrero se informa al público que está abierta

Aun antes de que entrara en vigor en esta semana la estricta prohibición sobre el aborto en Texas, las clínicas de estados vecinos estuvieron recibiendo un creciente número de llamadas de mujeres desesperadas por tener otras opciones.

Una clínica de Oklahoma recibió más del doble de llamadas, dos terceras partes de ellas eran de Texas.

Una clínica de Kansas se anticipó al incremento de pacientes de hasta un 40 por ciento en base a las llamadas de mujeres de Texas. Otra clínica de Colorado que ya había empezado a tener más pacientes de otros estados se preparó para incrementar los suministros y el personal antes de que la ley entrara en vigor.

La ley de Texas, permitió este jueves mantener la decisión que tomó la Suprema Corte, que prohíbe el aborto una vez que los médicos puedan detectar la actividad cardíaca, que usualmente sucede alrededor de las seis semanas de embarazo, en un giro altamente inusual, las denuncias podrán hacerse por ciudadanos privados que pueden demandar a cualquiera que ellos consideren que esté violando la ley.

“Existe un verdadero pánico sobre cómo van a abortar dentro de las primeras seis semanas”, comentó Anna Rupani, co-directora de Fund Texas Choice, una de varias organizaciones no lucrativas que ayudan a pagar los viajes y otros gastos a las pacientes que buscan practicarse un aborto fuera del estado.

“Tengo miedo de que no pueda hacerlo dentro de las primeras seis semanas y no pueda porque no debo abandonar mi trabajo o mi familia por más de un día”.

Viajar para practicarse un aborto podría ser imposible para las mujeres que tienen problemas para encontrar quién cuide de sus demás hijos o ausentarse de su trabajo.

Y aquellas que no tienen un estatus legal en Estados Unidos y viven en la frontera sur de Texas, viajar a una clínica para abortar también conlleva el riesgo de ser detenidas en algún puesto de revisión.

Fund Texas Choice es uno de los grupos que buscan ampliar una red que ayude a las mujeres de Texas y otros lugares en donde hay leyes restrictivas sobre el aborto para dar por terminado su embarazo en otros estados.Esta organización ha visto que más mujeres están solicitando su ayuda. Usualmente, maneja 10 nuevos casos por semana, aunque recibió 10 llamadas de nuevas mujeres justo este miércoles, cuando la ley entró en vigor.

Un fenómeno que

no es nuevo

Las mujeres han estado buscado cada vez más frecuentemente practicarse abortos fuera del estado, ya que las legislaturas y gobernadores republicanos han aprobado leyes sobre el aborto más estrictas, particularmente en el sur.

Por lo menos 276 mil mujeres dieron por terminado su embarazo fuera de su estado natal entre el 2012 y 2017, de acuerdo a un análisis realizado en el 2019 por The Associated Press sobre información estatal y federal.

La tendencia parece haberse acelerado durante el año pasado.

Las clínicas para abortar en estados vecinos empezaron a recibir un incremento en las llamadas de Texas después que el gobernador Greg Abbott prohibió los abortos en marzo del 2020 durante casi un mes de acuerdo a la orden ejecutiva relacionada con el Covid-19.

El número de texanas que quieren practicarse un aborto en las clínicas de Planificación Familiar en la región de las Montañas Rocallosas, que abarca Colorado, Nuevo México, Wyoming y el sur de Nevada, fue 12 veces más alto en ese mes.

En California, 7 mil pacientes vinieron de otros estados a las clínicas de Planificación Familiar en el 2020.

El número de texanas que se practicó abortos en Kansas aumentó de 25 en el 2019 a 289 el año pasado.

La clínica Trust Women en Wichita realizó 203 de esos procedimientos en un período de tres meses.

Esas pacientes viajaron un promedio de 650 millas (mil kilómetros), informó Zack Gingrich Gaylor, portavoz de Trust Women.

“El año pasado fue una especie de preparación”, dijo, pronosticando cifras similares debido a la nueva ley de Texas.

Una mujer descubrió que estaba embarazada justo cuando fue levantada la orden de emergencia que emitió Abbott prohibiendo los abortos.

Ella y su pareja perdieron su empleo en San Antonio durante la pandemia.

“No sabíamos qué iba a suceder cuando todo se cerró y no había ningún cambio a la vista”, dijo Miranda, quien habló con la condición de proporcionar sólo su primer nombre por temor al acoso y la intimidación.

Ella tuvo problemas para encontrar una clínica para abortar que pudiera ayudarla. Una búsqueda en línea la condujo a Fund Texas Choice y a Lilith Fund, otra organización que ofrece ayuda financiera para las texanas que quieren abortar. Ellos le ofrecieron pagarle un vuelo a Nuevo México.

“Es muy reconfortante porque es como si alguien nos dijera “Ya nos enteramos de tu situación. Resolvámosla juntos”, dijo Miranda.

Eventualmente, logró una cita en una clínica de Dallas, que está a cinco horas de retirado por carretera.

Los grupos le ayudaron a pagar la gasolina y el hospedaje, ayuda que será aún más importante con la nueva ley, agregó Miranda.

Ashley Brink, directora de la clínica Trust Women Wichita, comentó que los teléfonos han estado sonando más de lo normal en esta semana, recibiendo llamadas de posibles pacientes de Texas y otros lugares.

Hay mujeres que han estado llamando de Louisiana y Alabama que usualmente se practicaban abortos en Texas, pero ahora tienen que viajar más lejos.

La clínica usualmente recibe de 40 a 50 pacientes para abortar en una semana y ahora espera de 15 a 20 adicionales.

En la clínica Trust Women en Oklahoma City, 80 citas fueron programadas en los dos últimos días, más del doble de la cantidad habitual, según informó la co-directora ejecutiva Rebecca Tong.  Dos terceras partes eran de Texas.

close
search