El Paso

Ruega a su hija que vuelva a casa

Tras una discusión con su madre la menor huyo de su hogar y no se le ha vuelto a ver desde el mes de abril

Jaime Torres / El Diario de El Paso

jueves, 23 septiembre 2021 | 06:00

Cortesía | Alison Moran, de 17 años

En medio del dolor y la tristeza María Abernathy, madre de tres hijos, suplicó a su hija Allison regrese a casa al tiempo que pidió a la comunidad y corporaciones policiacas su apoyo para que le proporcionen información sobre su paradero.

Y es que Allison Moran, de 17 años de edad, y alumna de Santa Teresa HS, salió repentinamente molesta de su casa la madrugada del pasado 30 de abril, luego de que la progenitora le prohibiera salir con sus amigos a una fiesta ese día.

“Le dije que no fuera con sus amigos porque podría contagiarse del coronavirus o que esperara el fin de semana para salir porque era un miércoles, pero eso la molesto y minutos después salió sin que yo me diera cuenta”, dijo la afligida mamá. 

Explicó que uno de sus hijos se dio cuenta de su huida y salió a buscarla sin éxito. “No puedo creer que por un regaño haya tomado una decisión así”.

Indicó que al paso de los días y al ver que no regresaba pidió ayuda del Departamento de Policía de Sunland Park, NM, ciudad en donde radican desde hace varios años, quienes iniciaron la investigación. Paralelamente se imprimieron volantes y se distribuyeron en diversas áreas del condado de Doña Anna.

Expresó que al pasar de las semanas decidió enviarle mensajes de texto al teléfono celular pero desafortunadamente no tuvo respuesta. 

“En esos mensajes le he pedido perdón y le he pedido que regrese a su casa. La extraño mucho y a través de este medio quiero decirle que la amo”, añadió visiblemente trastornada y entre sollozos.

Comentó que como todas las jovencitas de su edad, es una mujercita inquieta que le gusta divertirse, y ante ello nunca se ha opuesto pero ese día considero que era inapropiado que saliera.

“Es una buena hija estudiosa y trabajadora”, añadió al enfatizar que su último trabajo fue en Taco Cabana, ubicado sobre la calle Mesa, en el oeste de la ciudad, en donde ya casi cumpliría el año en el puesto de no haberse salido.

Y aunque le han llegado comentarios de la gente que la ha visto en algunos lugares como en el restaurante donde laboraba en realidad no ha comprobado que así sea.

Expresó que durante su peregrinar, en busca de su hija, ha sufrido la burocracia y los malos tratos de los agentes de la policía local, quienes a pesar de que saben del dolor tan grande que causa la ausencia de un hijo, no lo han respetado y lejos de ayudarla se han comportado de una  manera déspota y grosera hacia su persona.

“Estaba yendo a pedir informes pero ahora me dijeron que ya no me volviera a parar, ni que llamara”, dijo al denunciar el comportamiento del teniente Quintanilla quien lejos de atenderla la intimidó durante su visita.

“Me está Amenazando” inquirió al detective quien a su vez le respondió: “tómelo como quiera, no la queremos ver aquí y que ni hable” le dijo en presencia de los agentes Luis Contreras y Andrés Morales.

Para ella el comportamiento de los elementos fue reprobable a lo que refutó: “Usted no puede prohibirme que venga porque como ciudadana de este país tengo el derecho de exigirles un servicio que para eso pago mis impuestos”, dijo molesta por la actuación de la corporación y ante el temor de ser arrestada por el reclamo.

Agregó que acudió también con US Marshals, y aunque mostraron su interés por apoyarla le comunicaron que no podían interceder puesto que no había una solicitud de ayuda por parte de la policía local.

A decir de las autoridades este caso no tiene el carácter de una desaparición, simplemente se trata del abandono de la menor que según los agentes las constantes discusiones provocaron su fuga del hogar.

Abatida por su huida recordó que su hija tenía un novio en la ciudad de Las Cruces, NM, sin embargo al romperse la relación de dos años cayó en depresión, “lloraba mucho y lo extrañaba, pero después encontró un amigo en línea de nombre David Quezada, quien ya fue investigado por la policía”.

“Mi hija se deprime con facilidad de repente está contenta y de repente cambia su temperamento.varias veces estuvo internada con problemas de depresión y suicidio”, dijo en tono alarmante.

La relación con su ex novio Jessy iba por buen camino por lo que no entiende del porque de su quebrantamiento y del porque no le dio la oportunidad de reconciliarse…“eso le afectó demasiado”.

“Lo único que le pido a Allison es que vuelva a casa, pero si no quiere estar conmigo lo entiendo... sólo le ruego que me hable y que me diga dónde está para estar tranquila”, suplicó con el corazón en la mano a su hija mayor.

Allison Moran, tiene 17 años, es de tez blanca, pelo negro, mide 5 pies y 5 pulgadas, y pesa 130 libras. Fue vista por última vez por su familia el 30 de abril de 2021.

Cualquier información sobre su paradero puede hacerse al Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) al teléfono 1-800-843 5678 o (1-800-the-lost) o bien al Departamento de Policía de Sunland Park al 575 526 0795.

close
search