El Paso

Ricardo Pepi deslumbra en la selección

El paseño se convirtió en poco tiempo en líder goleador y llevó a EU a la cima de la clasificación para el Mundial

The Washington Post

lunes, 11 octubre 2021 | 06:00

Cortesía | “Este país realmente me ha ayudado a lograr mis metas… Con suerte, algún día levantamos una Copa del Mundo”

Austin, Texas— Después de otra excelente actuación en la selección nacional de futbol, Ricardo Pepi se dirigió a un extremo del estadio Q2 el jueves por la noche, en espera de familiares y amigos.

El delantero de 18 años, originario de esta ciudad, ayudó a lanzar a la selección nacional a la cima de la tabla de clasificación, para la Copa Mundial de la Concacaf.

En su traslado al punto alto del campo, muchos de los 20 mil 500 fanáticos corearon su nombre, luego de la victoria de 2-0 sobre Jamaica.

Pepi expresó su agradecimiento a quienes viajaron al centro de Texas desde la frontera y el norte de la entidad (donde juega para el FC Dallas de la MLS).

“Fue una noche especial para mí –dijo– y solo quería agradecer [a todos] por venir”.

Una figura clave

Sin las contribuciones de Pepi en los últimos dos partidos, Estados Unidos podría haber estado en un gran problema.

El mes pasado, en su debut luego de dos empates en Estados Unidos, fue la figura clave para remontar un déficit de medio tiempo en Honduras, en camino a una victoria por 4-1.

Y en la capital de Texas, se recuperó de una primera mitad tranquila para anotar ambos goles como parte de una actuación rotunda del equipo, después del intermedio.

Ambos goles coronaron las acumulaciones de precisión que comenzaron en el extremo estadounidense e involucraron a varios jugadores, incluido otro mediocampista de 18 años, Yunus Musah.

“Se trata de ser paciente”, dijo Pepi.

“Si le preguntas a cualquier delantero cada vez que no tocas el balón y no tienes muchas oportunidades, tienes que estar preparado para cuando tengas la oportunidad”.

Las cosas van rápido

Firmó un contrato profesional a los 16 años. Hizo su primera apertura en la MLS el año pasado. Está entre los máximos goleadores de la liga esta temporada con 13 goles. Convirtió el pénalti ganador en el Juego de Estrellas.

Y ahora está en la cima de la tabla de profundidad del entrenador Gregg Berhalter, por delante de un titular de la Premier League inglesa (Josh Sargent del Norwich City) y una figura de la UEFA Champions League (Jordan Pefok, del club suizo Young Boys).

Berhalter tenía tanta fe en Pepi que no convocó a ninguno de esos otros dos delanteros para este swing de tres juegos.

Los fanáticos y los medios de comunicación tienden a formar jóvenes estrellas emergentes, acumulando expectativas poco realistas. Ese es a menudo el caso de los goleadores puros.

El programa para hombres de la selección estadounidense no ha desarrollado muchos de ellos. De ahí la emoción sobre Pepi, un objetivo de 6 pies, que lleva un sentido innato de dónde estar para el ataque.

Su actuación del jueves ayudó a compensar la ausencia de los atacantes más influyentes del equipo, Christian Pulisic y Gio Reyna, que están lesionados.

“Siento que viene”, dijo Pepi, sonriendo. 

“No sé si es demasiado rápido, o demasiado lento. Lo que sea que suceda, vendrá. Siento que tengo que estar preparado para ello”.

Tenía dos opciones

Debido a la apretada agenda, parece probable que Berhalter inicie al veterano Gyasi Zardes el domingo en Panamá, y luego regrese a Pepi el miércoles contra Costa Rica en Columbus, Ohio.

Además del ajustado calendario de clasificación, Pepi ha acumulado 90 minutos en cada uno de sus últimos siete partidos con el FC Dallas desde el 8 de septiembre. Estaba “arrastrando” cuando el campamento abrió el lunes, según Berhalter.

“Lo sabíamos y él lo hizo”, dijo Berhalter.

Hace tan solo dos meses, Berhalter no estaba seguro de que Pepi jugaría para los Estados Unidos. 

Hijo de padres nacidos en México, tenía la opción de representar a cualquiera de los dos países, que se han convertido en feroces rivales del fútbol en los últimos 25 años.

Nació en El Paso, pero cruzó la frontera hacia Ciudad Juárez con regularidad para visitar a su familia. Su padre, Daniel, lo entrenó hasta que ingresó al sistema de academias del FC Dallas.

Sin embargo, a nivel internacional juvenil, jugó estrictamente para el equipo sub-17 de Estados Unidos. Los esfuerzos de cabildeo de México el año pasado fracasaron, y Pepi se comprometió con Estados Unidos antes de que comenzara la clasificación para la Copa del Mundo a principios del mes pasado.

A través de cuatro clasificatorios cada uno, Estados Unidos y México están empatados en el primer lugar en la ronda final de ocho naciones con ocho puntos cada uno.

Se enfrentarán el 12 de noviembre en Cincinnati. Tres equipos recibirán plazas automáticas para el torneo de 2022 en Qatar y un cuarto entrará en un desempate intercontinental.

Elegir a Estados Unidos en lugar de México fue una “gran decisión”, dijo Pepi el jueves.

“Y cuando tomé mi decisión, iba a darlo todo por el equipo. Eso es lo que estoy haciendo”, dijo.

El programa de Estados Unidos no gana todas estas escaramuzas de roster. Dos jóvenes de 20 años con doble nacionalidad que estuvieron en los campamentos de adultos mayores de Estados Unidos el año pasado optaron recientemente por México: el lateral derecho de Los Ángeles Galaxy Julián Araujo, y el portero del Real Salt Lake, David Ochoa.

Pepi se sentía diferente, en parte porque, a diferencia de Araujo y Ochoa, figuraría en los planes inmediatos de Berhalter. 

Y siguió su corazón

“Este país le ha dado muchas oportunidades a mi familia y realmente me ha ayudado a lograr mis metas”, dijo Pepi en agosto. “¿Qué mejor manera de ayudarlos, con suerte algún día levantamos una Copa del Mundo?”.

¿Quién es?

• Nació en El Paso

• Tiene 18 años

• Es seleccionado delantero

• Hijo de padres mexicanos

• Fue entrenado por Daniel, su padre

• Durante muchos años iba y venía entre Juárez y El Paso

• Ingresó al sistema de academias del FC Dallas

• A nivel internacional juvenil jugó para la sub-17 de EU

• Pese a que México lo buscó el año pasado, Pepi se comprometió con su país

• Firmó un contrato profesional a los 16 años

• Hizo su primera apertura en la MLS el año pasado

• Está entre los máximos goleadores de la liga esta temporada, con 13 goles

close
search