El Paso

Reviven glamour de morada de Elizabeth Taylor en El Paso

El bar ‘La Perla’ se sitúa en el penthouse del piso 17 del Hotel Plaza, en el Centro

Jaime Torres / El Diario de El Paso

Jaime Torres Valadez / El Diario de El Paso

domingo, 30 mayo 2021 | 06:00

Inspirado en ‘La Peregrina’, la perla de fama mundial que pasó de la monarquía española a José Bonaparte –hermano de Napoleón– antes de aparecer en el cuello de Elizabeth Taylor, el bar ‘La Perla’, situado en el ático del piso 17 del Hotel Plaza Pioneer Park (PHPP) lugar donde vivió la legendaria actriz, abrió sus puertas al público. 

Con la apertura del bar en la azotea sus propietarios ofrecen orgullosos a su clientela la joya de su corona, un espacio reconfortante de interacción social entre los amigos y parejas en un ambiente que los transporta al glamour vivido en la época de oro de Hollywood y en donde Elizabeth Taylor era una de las protagonistas.

“Tenemos la buena fortuna de que ella –Elizabeth Taylor– viviera aquí en este lugar al casarse con el hijo del fundador de la cadena de hoteles Hilton, Conrad Hilton”, dijo Patricia Castillo, gerente de ventas de PHPP.

Originalmente era como un penthouse con varias habitaciones, incluyendo los jardines, ubicados en las áreas externas del hogar, explicó visiblemente contenta; “si se pone uno a pensar es como tener una parte de la historia que ya vive hoy en el año 2021”.

Renacido como un bar y restaurante contemporáneo el penthouse tiene a su alrededor impresionantes vistas de El Paso, las Montañas Franklin circundantes y las fronteras de México y Nuevo México para deleite de sus visitantes.

“Cada ángulo es súper especial. A mí se me hace increíble cómo uno puede ver el Cristo Rey, en Nuevo México, en Texas, la carretera, la montaña, los edificios, que viene siendo todo El Paso y volteas a la derecha y ves Chihuahua, todo Ciudad Juárez con su gran Equis”.

El diseño arquitectónico cuenta con tres áreas: Norte, Este y Sur. En el Norte hay un espacio con sillas, mesas y sillones y muchas plantas, una vista perfecta del atardecer con capacidad para 50 personas. 

El Este se encuentra en la parte sombreada, donde originalmente el arquitecto Henry Trost puso unos arcos con diseño diferente. Cuenta con sillas y mesas y dos chimeneas y su aforo es de 25 personas. Aquí los clientes pueden pedir sus bebidas y alimentos por las ventanillas de la barra sin levantarse de sus asientos.

La terraza Sur es la más amplia donde pueden convivir hasta 90 personas, un área de mil 600 pies cuadrados, exclusivo para eventos privados como bodas, celebraciones o cumpleaños. 

“Cuando abrimos en junio del 2020, en pleno ‘pico’ de la pandemia, era difícil pensar que vinieran todos los invitados a la inauguración, pero fue increíble ver a mucha gente contenta por la apertura porque las raíces son muy fuertes. Aquí celebraron bodas, fiestas y otros festejos por lo que este edificio guarda mucha historia”, dijo Castillo.

A la entrada del bar llaman la atención dos fotografías de la legendaria actriz, una con su esposo Conrad Nicholas y otra con un grupo de mujeres, y a la izquierda una escultura de un tigre, uno de los felinos predilectos de Taylor, quien a sus diez años demostró que había nacido para ser actriz.

“Taylor era amante de las joyas y precisamente este lugar se llama así en honor a ‘La Peregrina’, la perla que le regaló uno de sus esposos... sus ojos eran tan hermosos, tan fuertes y azules que se veían un poco morados por eso los clientes verán los tonos morados en vasos y otras decoraciones… por sus ojos”, expresó la gerente de ventas.

Además agregó que el jaguar de la entrada refleja los gustos exóticos que ella tenía. Su hogar lucía decorado con artículos exóticos y otras curiosidades dijo la originaria de El Paso, y quien vivió en Los Angeles, California, donde trabajó durante 14 años en la industria hotelera.

Manifestó que en breve se sumará a la galería una fotografía de la afamada artista donde luce sentada muy elegante en un sillón de la suite con su madre y su entonces futura suegra poquito antes de lo que fue su primera de ocho bodas con siete hombres diferentes.

Añadió que la figura de Hollywood era muy hermosa y su simpatía, sentido del humor y esos ojos violetas, que le dieron la vuelta al mundo, le abrieron las puertas del éxito.

“Ella era muy calladita, sólo tenía 19 años, era su primer matrimonio, su primer esposo”, dijo Castillo al contar una de las anécdotas contadas por un invitado que asistió a uno de los eventos con su esposa en la terraza Norte y que trabajó y atendió a Taylor en la recepción del hotel cuando era un jovencito.

“Fue una suerte platicar con él y escuchar ese testimonio tan rico de aquellos años cuando Elizabeth Taylor vivió aquí”, dijo emocionada la nativa de El Paso al recordar ese recorrido por ‘La Perla’ y que le viene a la mente cada vez que ingresa al bar, ubicado en lo más alto de la ciudad.

A decir de sus directivos, desde que se abren las puertas del elevador en el piso 17 las personas forman parte de la realeza del Oeste de Texas mientras admiran los tonos saturados y disfrutan de cocteles clásicos reinventados o sin alcohol al menear sus bebidas con un agitador con una perla en honor a la estrella, amante de las joyas y quien durante toda su vida lució la preciada gema.

Menú de una estrella

Tanto las bebidas como el menú están inspirados en Taylor y cuentan con elementos que incluyen ostras, ceviche, médula ósea y sopes.El bar de la azotea, que en un principio sólo fue para los huéspedes, ahora puede ser visitado por la comunidad en general.

“Las bebidas, la comida, es todo muy especial, quisimos que fuera algo diferente que no se encuentra en otro lugar”, dijo Castillo, tras resaltar que fue una tarea de mucho análisis que tomó mucho tiempo, muchas intenciones... “porque queríamos tener algo muy especial, que tuvieran significancia con la historia del hotel, Taylor y Hollywood”.

El chef Andrés Padilla, originario de Nuevo México, y quien tomó relevancia en la ciudad de Chicago por su especialidad, regresó a sus raíces y es el responsable de supervisar la cocina y bebidas que se sirven a los huéspedes y visitantes, incluidos dos restaurantes y bares, comidas en la habitación y eventos privados.

Padilla cuenta con un pedigrí culinario impresionante con aspectos destacados notables, incluido su papel como director culinario de los Restaurantes Frontera, el célebre grupo culinario del chef Rick Bayless, con sede en aquella metrópoli.

Dentro del menú de verano 2021 se encuentran platillos de mariscos del chef ejecutivo Padilla y el chef Chaz Lindsay, como el sándwich de té de caviar, las pinzas de cangrejo marinado o el rockefeller de médula ósea.

Sin embargo a medida que cierra la noche y las estrellas y las luces de la ciudad comienzan a brillar, recomiendan uno de los variados postres, como The Manhattan o Spiked Ice, de la chef pastelera Marisol Puentes, dejando un espacio para batidos de helado caseros disponibles con o sin tequila.

El hotel boutique de 17 pisos, construido en 1930, y totalmente restaurado, abrió sus puertas a principios de 2020 y cuenta con una rica historia vinculada al destino de El Paso, Texas. 

El inmueble, propiedad de Mills Plaza Properties II LP, una empresa de Paul Foster, fue el primer gran proyecto de Hilton y el último de Henry C. Trost, el arquitecto y diseñador más prolífico de El Paso de principios del siglo XX y quien diseñó cientos de edificios que continúan adornando el paisaje de El Paso y Suroeste de Texas.