El Paso

Revierte Biden política migratoria de Trump

Ordena reunir a cientos de niños separados de sus padres; evaluará programa ‘Permanecer en México’

The Washington Post / Los decretos firmados ayer por el presidente ponen de relieve su limitación para lograr cambios a largo plazo en el modelo migratorio de EU.

Julián Aguilar / The Texas Tribune

miércoles, 03 febrero 2021 | 06:00

La administración Biden reveló nuevos elementos de su agenda de inmigración ayer martes mientras trabaja para desmantelar las políticas de línea dura de la administración Trump.

Las órdenes firmadas ayer requerirán una revisión de los controvertidos Protocolos de Protección al Migrante (MPP) y establecer un grupo de trabajo para reunir a cientos de familias aún separadas bajo la política de ‘tolerancia cero’ de Trump de 2017, que provocó que más de 5 mil niños fueran separados de sus padres o tutores.

La administración también revisará las políticas de la administración Trump que restringieron parte de la migración legal al país, según un comunicado de la Casa Blanca.

El programa MPP, también llamado “Permanecer en México”, envía a la mayoría de los migrantes de regreso a México mientras esperan sus audiencias de asilo en los tribunales estadounidenses. 

Desde su inicio a fines de 2018, más de 60 mil solicitantes de asilo se han visto obligados a esperar en algunas de las ciudades fronterizas más peligrosas de México, incluidas más de 20 mil en Ciudad Juárez, al otro lado del Río Grande desde El Paso.

El capítulo de Texas del Fondo para la Defensa de los Niños dijo que rescindir la política podría alentar a algunos texanos de bajos ingresos a volver a solicitar asistencia sin temor.

“Esperamos trabajar en conjunto con la administración de Biden en una estrategia integral de divulgación y educación para reinscribir a algunos de los millones de niños elegibles que han perdido el apoyo a la atención médica y la nutrición debido al temor que esta política generó en las comunidades de inmigrantes de bajos ingresos”, dijo Cheasty Anderson, directora de política de inmigración y defensa del Children’s Defense Fund en Texas.

Las acciones esperadas del martes se producen cuando al menos una de las propuestas de inmigración de Biden, su moratoria de 100 días a las deportaciones, ya se ha topado con un obstáculo. 

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, demandó al gobierno de Biden el mes pasado para detener la moratoria, alegando que es inconstitucional. Un juez federal en Texas detuvo temporalmente el programa la semana pasada mientras el caso pasa por los tribunales.

Durante sus primeros días en el cargo, Biden firmó otras órdenes ejecutivas para revertir o pausar las políticas de la administración Trump, incluida la reemisión de las protecciones establecidas bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) de 2012, detener la construcción de una barrera fronteriza y revisar las prioridades de aplicación de la ley de inmigración en el interior.

La revisión del MPP es parte de un plan integral para la migración “segura, legal y ordenada” al país, según un comunicado de la Casa Blanca. Los otros componentes del plan incluyen abordar las causas subyacentes de la migración masiva, como la inseguridad y la violencia, y garantizar que los migrantes tengan más recursos para solicitar asilo de manera segura más cerca de sus países de origen.

El grupo de trabajo de reunificación busca ayudar a más de 600 niños a reunirse con sus padres. La política de ‘tolerancia cero’ de la administración Trump ordenó que todos los adultos que cruzaran la frontera sin permiso fueran procesados por entrada ilegal, lo que los envió a centros de detención, mientras que los niños que viajaban con ellos fueron colocados en refugios separados para menores.

Desde que comenzaron las separaciones familiares en el área de El Paso a fines de 2017, más de 5 mil 500 fueron separados y, hasta diciembre pasado, 628 niños no se habían reunido, según documentos judiciales. Los abogados encargados de reunir a las familias le dijeron a un juez a fines del año pasado que no pudieron encontrar a muchos de los padres después de que fueron deportados.

“Este grupo de reunificación trabajará en todo el Gobierno de los Estados Unidos, con partes interesadas clave y representantes de las familias afectadas, y con socios en todo el hemisferio para encontrar a padres e hijos separados por la administración Trump”, dijo el comunicado de Biden.

Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos con sede en El Paso, dijo que las acciones representan los próximos pasos importantes, pero agregó que Biden enfrentará presiones para hacer más que simplemente revisar el MPP.

“Creo que la gente que todavía está impaciente son las miles de familias que se supone que están en Estados Unidos, y ahora están en México sin servicios básicos”, dijo. Pero García dijo que cualquier cambio importante debe hacerse con cuidado, lo que significa tener recursos para recibir a decenas de miles de solicitantes de asilo.

“Si no lo hacemos correctamente, vamos a crear otra crisis, o la apariencia de una crisis”, dijo. “Los conservadores de derecha van a usar eso contra los inmigrantes”.

El martes por la tarde, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, cuando se le preguntó por qué el MPP no fue rescindido de inmediato, dijo que la administración necesitaba tiempo para revisar el programa.

“Queremos actuar con rapidez, pero también debemos asegurarnos de que lo estamos haciendo a través de un proceso de política estratégica”, dijo.

Psaki agregó que los cambios de política no significan que los migrantes deban comenzar a viajar hacia el Norte.

“Sigue siendo un viaje peligroso, no es el momento de venir a Estados Unidos”, dijo. "Necesitamos tiempo para poner en marcha un proceso de inmigración donde las personas puedan ser tratadas humanamente”.

La última orden que se espera que firme Biden incluye una revisión “de arriba hacia abajo” del sistema de inmigración legal, incluida la ‘regla de carga pública’ que puede negar una visa o tarjeta verde a inmigrantes que han recibido beneficios del Gobierno como atención médica o asistencia financiera.