El Paso

Reunifican a familias separadas por Trump

La pasada administración puso en marcha en esta ciudad el plan piloto de resguardar a los hijos alejados de sus padres en 2017. Desde entonces, más de 5 mil 500 menores han crecido sin sus progenitores

The New York Times

The New York Times

martes, 04 mayo 2021 | 06:00

Cuatro padres de México y Centroamérica que se encontraban entre los miles de migrantes deportados sin sus hijos bajo la controvertida política de separación familiar de la administración de Trump, podrán reunirse con sus hijos en Estados Unidos esta semana, dijeron funcionarios estadounidenses el domingo.

Los padres, que son de Honduras, Guatemala y México, serán las primeras familias en reunirse en Estados Unidos desde que la administración de Biden comenzó a tomar medidas para desentrañar la política de 2018 que intentaba disuadir a las familias de intentar ingresar al país separando a los niños y niñas de sus padres.

La admisión de los cuatro padres iniciales, que se esperaba que comenzaran a llegar desde México el martes, brinda la oportunidad de probar el proceso de reunificación y solucionar problemas antes de un mayor número de participantes.

Entre los que asistirán esta semana se encuentra una mujer hondureña que fue separada de sus dos hijos en el otoño de 2017. La madre pasó casi dos años en detención migratoria en El Paso antes de ser expulsada del país sin sus hijos.

Ella se ha comunicado con ellos a través de video de WhatsApp y llamadas de voz desde entonces.

“Ella ha estado tratando de ser la madre que quiere ser”, dijo su abogada, Linda Corchado. “Todo el trauma en el medio lo ha hecho imposible”.

Se espera que otros 30 migrantes puedan ingresar al país en 30 o 60 días para reunirse con sus hijos, quienes, como la mayoría de los demás, han estado viviendo con familiares en Estados Unidos, según dos fuentes familiarizadas con los planes de la administración.

“Son niños que tenían 3 años al momento de la separación. Son adolescentes que han tenido que vivir sin sus padres durante sus años más formativos”, dijo Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional, al anunciar las inminentes llegadas este domingo.

Las cuatro mujeres programadas para cruzar la frontera en Texas y California esta semana se encuentran entre los padres de unos 5 mil 500 niños que se sabe fueron separados bajo la política de tolerancia cero introducida oficialmente por el ex presidente Donald Trump en la primavera de 2018. 

En los últimos años, más de mil permanecen separados, principalmente porque uno de los padres fue deportado de Estados Unidos.

Mayorkas dijo que no podía proporcionar detalles sobre las familias debido a consideraciones de privacidad, y sólo dijo que dos de las madres habían sido separadas de sus hijos a finales de 2017, antes de que la administración de Trump extendiera la política a toda la frontera Suroeste.

Los defensores de los inmigrantes y los abogados acogieron con beneplácito la decisión de traer a un puñado de padres a Estados Unidos, pero dijeron que se debe hacer más para abordar el daño infligido por la política de Trump.

“Nos complace que la administración de Biden haya dado sus primeros pasos para abordar el daño causado por la práctica bárbara de separación familiar de la administración de Trump, y estamos encantados por las cuatro familias que se reunirán esta semana”, dijo Lee Gelernt, abogado principal en una clase en curso de demanda de acción que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentó contra la política en 2018.

“Pero ciertamente no tenemos la intención de cantar victoria en este momento. No es suficiente que estas familias se reúnan”, dijo.

El equipo de Gelernt, que está negociando con la administración de Biden para resolver la demanda, ha exigido una compensación financiera, servicios de salud mental y residencia legal permanente para todas las familias separadas, entre otras cosas.

La política de separación familiar fue un paso clave en los movimientos de la administración de Trump para tomar medidas enérgicas contra la inmigración no autorizada. El objetivo era ofrecer una poderosa disuasión para aquellos que esperaban venir a Estados Unidos, un obstáculo formidable que afectó incluso a las familias que pueden haber tenido derecho legal al asilo por la persecución en sus países de origen.

La política se hizo pública por primera vez con un memorando en abril de 2018. Más tarde se supo que las familias habían sido separadas ya en 2017 como parte de un programa piloto realizado cerca de El Paso. En total, unos 5 mil 500 niños fueron separados de sus padres.

Según la medida, los agentes de la Patrulla Fronteriza acusaron penalmente a los padres de ingresar ilegalmente a Estados Unidos, los encarcelaron y colocaron a sus hijos en refugios autorizados por el Gobierno en todo el país. Las imágenes y el audio de niños llorando después de haber sido separados por la fuerza de sus padres generaron una condena generalizada.

En junio de 2018, un juez federal de California ordenó al Gobierno que rescindiera la política y reunificara rápidamente a las familias, diciendo que la práctica “conmociona la conciencia” y violaba la Constitución.

La mayoría de las familias se reunieron en unos meses. Sin embargo, alrededor de mil familias permanecieron separadas porque uno de los padres había sido deportado, y se estima que 645 padres, en Estados Unidos o en el extranjero, aún no habían sido contactados cuando Trump dejó el cargo.

El presidente Joe Biden se comprometió desde el comienzo de su presidencia a hacer de la reunificación de las familias migrantes una prioridad absoluta.

A las pocas semanas de asumir el cargo, firmó una serie de órdenes ejecutivas destinadas a revertir las políticas antiinmigración más estrictas de Trump. Una pieza central de su agenda inicial fue un grupo de trabajo interinstitucional, dirigido por Mayorkas, para identificar y reunir a todas las familias migrantes separadas en la frontera por la administración anterior.

Ha sido una empresa gigantesca. La información de contacto de muchos padres está desactualizada o no está disponible, y algunos padres han desaparecido o prefieren que no los encuentren por miedo. El grupo de trabajo ha logrado encontrar alrededor de 200 de los 645 padres restantes, y recientemente informó que está revisando 5 mil 600 archivos adicionales de principios de 2017 que podrían contener evidencia de más separaciones.

“Una de las cosas es que aún no sabemos dónde están esos niños. Estamos tratando de averiguar qué sucedió”, dijo Biden la semana pasada en una entrevista con NBC News. “Es casi como ser un detective, y seguimos intentando averiguar dónde están”.

El año pasado, a un grupo de nueve padres deportados se les permitió ingresar a Estados Unidos para reunirse con sus hijos después de que el juez federal en la demanda colectiva, Dana Sabraw, del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en San Diego, ordenó su regreso. Alrededor de una docena más lograron regresar con la ayuda de abogados privados.

Pero estos esfuerzos enfrentaron una fuerte resistencia por parte de la administración de Trump.

“Incluso con una orden judicial, se resistió enérgicamente el regreso de los padres en cada etapa”, dijo Linda Dakin-Grimm, una abogada de Los Angeles que representó a un padre guatemalteco que regresó el año pasado.

El hombre había sido separado de su hija de 12 años.

Dijo que la decisión de la administración de Biden de permitir que los padres deportados ingresen al país marcó “el comienzo de una nueva forma que es importante. Pero queda un gran trabajo por lograr”.

Mayorkas no reveló cuándo se permitiría a más padres ingresar a Estados Unidos para unirse a sus hijos, pero dijo que las llegadas esta semana serían las primeras de muchas.