Restaurantes recibirán a comensales con mascotas

Una ley permite que los clientes de Texas cenen con perros en ciertas áreas

Associated Press
martes, 11 junio 2019 | 06:00
Cortesía

Galveston, Texas— Los restaurantes de Texas pronto podrán aceptar perros en áreas de comedor al aire libre bajo una nueva ley estatal que les permita a los clientes traer a sus peludos compañeros a discreción de un negocio.

El gobernador Greg Abbott firmó una ley la semana pasada que cambió la postura anterior del Estado con respecto a los perros en las áreas de comida, informó el Daily News del Condado de Galveston.

El código de salud de Texas prohibió previamente a los perros de los lugares donde se sirve y prepara la comida. Algunos restaurantes permitían perros en sus patios antes de que se aprobara la nueva ley porque los condados y las ciudades podían infringir la ley mediante la promulgación de sus propias reglas, como exigir permisos o inspecciones adicionales.

Bajo las nuevas reglas, los restaurantes pueden permitir que los perros entren al aire libre si publican carteles, no permiten que los perros entren al interior del negocio, requieren que los clientes mantengan a su perro atado y no preparan comida en el área al aire libre.

Mosquito Café en Galveston ya había permitido que los clientes llevaran a sus perros a la zona de su patio, pero ahora el restaurante tendrá que colocar letreros para alertar a los comensales sobre las mascotas.

James Clark, el director de operaciones del restaurante, dijo que están trabajando para cumplir con la nueva ley.

Clark dijo que el restaurante nunca ha tenido una mala experiencia al permitir perros en la propiedad.

“Los dueños de mascotas y otros clientes por lo general están entusiasmados de ver perros aquí, y están felices de tener la oportunidad de llevarlos”, dijo Clark.

La nueva ley también prohíbe a los municipios adoptar o hacer cumplir ordenanzas o reglas que impongan requisitos adicionales a los restaurantes.

Los oficiales de Galveston aprobaron una ordenanza a principios de este año que cubría los requisitos del estado en incluso la superó, requiriendo que los perros tuvieran etiquetas de vacunas de rabia y que exigía a los restaurantes mantener las áreas al aire libre libres de pelos de perro y otros residuos.

No está claro si la ordenanza de la ciudad será aplicable bajo la nueva ley.