El Paso

Reportan menos casos de abusos a menores

Caída es alarmante porque encubre a atacantes, afirman expertos

Archivo / Ven una tendencia inquietante

El Paso Matters

lunes, 13 julio 2020 | 06:00

Los defensores de los derechos de los niños están viendo tendencias preocupantes en los casos denunciados de abuso desde que la pandemia del Covid-19 llegó a El Paso a mediados de marzo.

Las llamadas a la línea directa de abuso de Texas muestran que durante los meses de marzo, abril y mayo, el número de casos reportados en todo el estado disminuyó en esos tres meses con respecto al mismo período de tiempo del año anterior.

En marzo hubo una caída de aproximadamente mil 300 casos en todo el estado, con respecto al 2019. En abril, los casos reportados en 2020 cayeron en 8 mil 415 cuando el estado estaba bajo una orden de quedarse en casa y en mayo, cuando las restricciones disminuyeron, la disminución en los casos reportados cayó en 6 mil 398 con respecto al año anterior.

No hay números de las llamadas específicos para El Paso, pero los defensores de los niños dicen que se han reportado menos casos.

"El hecho de que el número de informes sea menor no significa que el número de niños víctimas no sea menor. Simplemente significa que la cantidad de informes es menor", dijo Susan Oliva, directora ejecutiva del Centro de Defensa para los Niños de El Paso.

El centro atiende a niños sospechosos de ser víctimas de abusos físicos y sexuales graves y a niños que han presenciado un delito violento.

Oliva dijo que, en promedio, es probable que se reporten alrededor de mil 200 a mil 400 casos a los Servicios de Protección Infantil para el área de El Paso en un típico marzo y abril, pero solo la mitad de esa cantidad se reportó durante la permanencia en los pedidos domiciliarios en marzo y abril.

“Pero entiendo por qué. Si está siendo (protegido) en el lugar con la persona que está abusando de usted, quiero decir, ¿con quién va a compartir esa información? Oliva dijo. "Usted no. Estás prácticamente encerrado en el lugar con la persona que te está lastimando”.

Quedarse en casa eliminó redes de seguridad

Los niños bajo órdenes de quedarse en casa no tenían acceso a las redes de seguridad habituales como las escuelas, visitar a familiares externos como abuelos o actividades extracurriculares en las que normalmente hubieran podido contarle a alguien lo que estaba sucediendo, dijo.

Oliva dijo que alienta a los miembros de la familia y amigos o familiares a escuchar a los niños, porque a menudo no revelarán el abuso.

“A veces están tratando de decirte algo y no estás escuchando. Tal vez solo te están llevando al borde de la revelación, donde van a decir "oye, vas a creerme si te digo que mi hermano me está agrediendo sexualmente o si te dicen lo que mi papá es", dijo Oliva.

La forma en que un individuo de confianza responde a esa información podría marcar la diferencia entre si ese niño comparte la información con alguien más.

"Esa puede ser la única oportunidad que el niño tiene para revelar (el abuso)", dijo Oliva.

Oliva dijo que desde que las restricciones disminuyeron en mayo, el centro ha estado extraordinariamente ocupado y teme que aumente el número de casos cuando se permita a los niños regresar a la escuela en el otoño.

Refugio no ve a menores en edad escolar

Enrique Dávila, director del Centro de Crisis Infantil de El Paso, dijo que también le preocupa un aumento en los casos en que los niños regresan a las aulas. El centro de crisis sirve como refugio de emergencia para niños de recién nacidos a 13 años que sufren abuso o negligencia, y que corren el riesgo de sufrir abuso, negligencia o sufrir una crisis familiar.

Dávila dijo que ha visto una caída dramática en el número de niños en edad escolar a los que atienden típicamente desde que la pandemia llegó a El Paso, lo cual no es una buena señal.

"El temor son los niños en edad escolar, los que han experimentado un tipo diferente de abuso infantil, los que todavía están encerrados en casa", dijo Dávila. "Todavía tememos que todavía estén ahí afuera (y) desafortunadamente no hay nadie que reporte esos casos y esa es nuestra mayor preocupación en este momento".

Dávila dijo que los niños en edad escolar generalmente representan el 75 por ciento de la capacidad en el refugio, pero ha habido un cambio en los últimos meses en los que la mayoría de los niños que se ven son bebés o niños menores de 5 años.

Lo que es preocupante, dijo, es que la única razón por la que están viendo un aumento en los casos de bebés es que los llevaron a un médico u hospital, que es donde los casos se informaron a los Servicios de Protección Infantil.

El centro tiene licencia para tener 31 niños alojados en un momento dado. Antes del Covid-19, el número de niños en el refugio oscilaba entre 15 y 20 por vez, y los niños en edad escolar representaban el 75 por ciento de los casos.

Dávila dijo que han estado casi llenos durante los últimos tres meses, pero el porcentaje de bebés ahora representa el 90 por ciento de los niños que reciben servicios.

Programas protegen a los niños

Sandy Jackson, coordinadora de alcance comunitario para CASA de El Paso –cuyas siglas en inglés significan “defensores especiales nombrados por el tribunal”–, dijo que tenían una lista de espera de niños antes de Covid-19 y está segura de que el número de casos aumentará cuando más niños puedan regresar a la escuela .

CASA cuenta con voluntarios capacitados que trabajan con niños maltratados y descuidados en el sistema judicial. Si un niño es retirado de su hogar debido a abuso o negligencia, un juez designará a un voluntario de CASA para ser el defensor del niño y ayudar a determinar qué es lo mejor para el menor, como una parte neutral mientras el abusado pasa por el sistema judicial.

Durante la pandemia, CASA cambió su operación a utilizar la videoconferencia tanto para reuniones con niños como para entrenar a grupos de voluntarios, dijo Jackson.

Agregó que aún no han visto un gran aumento en los casos reportados.

"Creemos que nuestros casos pueden aumentar en las llamadas hechas en función de lo que sea el verano y de lo que sea el otoño para estos niños", dijo Jackson.

Sylvia Acosta, directora ejecutiva de la región de El Paso del Norte de la YWCA, dijo que la organización sin fines de lucro comenzó esta primavera a proporcionar cuidado de relevo cuando las escuelas cerraron, para los padres que todavía tienen que trabajar pero necesitan cuidado infantil.

El programa ha brindado a los niños la oportunidad de estar en un entorno seguro y más social sin poder estar en la escuela o en una guardería regular.

Acosta dijo que desde que comenzó el programa, han visto una variedad de emociones de los niños, incluida una mayor ansiedad, una mayor depresión y una alegría total.

"Nos hace preguntarnos cuán aislados se sienten estos niños", dijo Acosta. "Sí, la pandemia es un gran problema para todos nosotros, pero cuando eres más joven estás tratando de descubrir: '¿Por qué de repente no puedo ver a mis amigos?, ¿por qué es que de repente puedo ir a la escuela? '”, dijo Acosta.

Si bien el programa ha sido capaz de proporcionar una sensación de normalidad para los niños y un respiro para los padres, Acosta dijo que también han visto algunos casos difíciles de abuso infantil.

"Hemos visto mucho y los casos que hemos visto son un poco discordantes y la oportunidad de abuso es mucho mayor en este momento", dijo.

Acosta dijo que insta a los padres que pueden estar bajo estrés a buscar ayuda sin sentirse avergonzados.

La YWCA y las organizaciones sin fines de lucro del área ofrecen una multitud de servicios para ayudar a las familias necesitadas durante estos tiempos sin precedentes, dijo.

"Eso es lo que hacen las organizaciones sin fines de lucro, es por eso que estamos aquí", dijo Acosta. (Elida S. Pérez/El Paso Matters)