El Paso

Repara El Paso colector; habrá mal olor hasta enero

Dejará de verter aguas negras al río, pero persistirán molestias conforme reactivan tratadora

Ivanna Leos
El Diario de El Paso

jueves, 30 diciembre 2021 | 06:00

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

El Paso Water (EPW) dio a conocer el miércoles la finalización del reemplazo de las tuberías de aguas residuales, luego de una ruptura ocurrida el pasado mes de agosto en el denominado colector Frontera, que trasladaba los desechos del Oeste de la Ciudad hacia una planta tratadora.

Ante la reparación, EPWater se vio forzada a verter millones de galones de aguas negras al cauce del río Grande, lo que generó malestar entre los vecinos del Westside y la comunidad binacional de El Paso y Juárez. 

Después, se trasladaron los desechos por el canal aledaño al río hasta una planta tratadora en la zona Central, pero el olor fétido y las molestias prevalecieron.

Ahora, las cuadrillas comenzarán a enlazar las líneas de servicio que dan al colector Frontera y la conexión con la tratadora de aguas John T. Hickerson. 

Mientras tanto, continuarán desviando, aunque cada vez en menor cantidad, los desechos al río, y el olor fétido permanecerá mientras reactivan la tratadora y limpian las tuberías que quedaron con residuos, dijo Gilbert Trejo, director de operaciones interino de producción y tratamiento de EPW.

Finalmente, el director indicó que espera que a finales de enero las molestias causadas por los olores comiencen a disiparse y la comunidad pueda estar más segura.

 “Los olores por el río van a seguir por unas dos o tres semanas, hasta enero. Cuando paremos totalmente el flujo al río es cuando van a terminar las molestias. Para fin de enero esperamos que ya no haya olores”.

 “Para la comunidad total es un proyecto grande y necesarío para completar”, señaló Trejo, quien hizo énfasis en la labor ardua de los trabajadores para completar la obra.

Las cuadrillas ahora comenzarán la puesta en servicio de las líneas y la planta de aguas residuales durante varias semanas.

Varíos meses

Desde el 13 de agosto, la empresa de servicios públicos experimentó múltiples interrupciones en las líneas del colector Frontera.

 En promedio, las líneas transportan alrededor de 10 millones de galones de aguas residuales desde el oeste de El Paso todos los días.

 Las rupturas adicionales –y las acumulaciones de aguas residuales en un vecindarío bajo de Upper Valley– obligaron a EPWater a tomar la decisión de desviar las aguas residuales al río Grande.

De acuerdo con EPW, la instalación de Hickerson ha estado operando a capacidad parcial desde agosto, por lo que la planta será monitoreada a medida que se envíen volúmenes bajos de aguas residuales en las próximas semanas.

 Gilbert Trejo, director de operaciones interino de producción y tratamiento de EPW, dijo que el contratista ha estado trabajando muchas horas para llegar a este punto.

 “Hay dos conexiones que deben hacer para permitir que la tubería entre en funcionamiento, una se completó en Constitution Avenue y el otro se completó en la estación de bombeo”, apuntó Trejo.

 Trejo explicó que el Proyecto Frontera es una tubería para dejar todas las aguas residuales del lado oeste.

 “Estamos hablando de 10 millones de galones por día que se recolectan en esta estación de bombeo, a través de estas tuberías y a través de la instalación de recuperación de agua de Hickerson, el agua se trata y se descarga”, comentó.

 “El 27 de agosto tuvimos una ruptura importante en la línea que no nos permitió usar estas tuberías, por lo que las aguas residuales se estaban descargando en el río Bravo. Este proyecto ha estado en marcha durante más de un año y estamos por terminarlo, incluso está a punto de ser conectado”, añadió.

 El director interino agregó que EPW tiene un permiso del estado de Texas para limpiar las aguas residuales a una alta calidad; sin embargo, esto no fue posible durante los últimos cuatro meses.

 “Así que descargamos las aguas residuales sin tratar en el río. Diez millones de galones residuales que fluyen a través de este punto en la ciudad, sólo hay un lugar al que debe ir, que es el punto más bajo y el agua hacia el río y eso es lo que ha sido suceder” suscitó.

 Normalidad, poco a poco

 Trejo añadió que poco a poco las aguas residuales dejaran de desviarse al río.

 “De aquí lo que sigue son las pruebas para la tubería, para estar seguro de que no hay fugas y comenzar de nuevo en la planta de tratamiento. La tubería se completa, pero seguirán las pruebas y sigue poner el agua en la planta de tratamiento, esto quiere decir que va a ser menos agua residual en el río, que es lo más importante”, explicó.

 “Ya va a haber menos agua residual en el río y cuanto más se use la estación de bombeo, menos se va a desviar el agua al río. Estamos viendo algunas semanas para limpiar el agua. Una o dos semanas”, señaló.

 Trejo dijo que espera que la puesta en marcha comience el viernes y, poco a poco, menos agua será desviada.

 “Vamos a empezar a usar la tubería y a acelerar su uso, pero puedo asegurarme de que estarán usando las tuberías cada vez más a medida que las pongamos. Durante las próximas semanas verá una reducción en la descarga de agua del río”, continuó.

 “Se entregará a la planta de tratamiento de aguas residuales y será tratada de nuevo a esta alta calidad, para luego poner al río como se supone que debe estar”, indicó.

 El director añadió que ahora, la nueva tubería está elaborada con plástico, un material más resistente y que no se corroe tan fácilmente.

 “Es más resistente para que no se oxide. Las tuberías eran de acero y cuando se quita la protección se oxida. La tubería nueva es de plástico y no se oxida”, comentó.

 Agregó que en un par de días se espera que la tubería comience a funcionar.

 “En este momento estamos buscando poner en marcha la tubería tan pronto como el viernes, y tan pronto como la tubería principal funcione se dejarán de desviar las aguas al río”, dijo. 

 

 

close
search