Renuncia secretaria de Seguridad Nacional

Pone fin a su gestión que la convirtió en blanco de las críticas

The New York Times
lunes, 08 abril 2019 | 06:00
Archivo

Washington, D.C.— La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, abandonó su puesto ayer y puso fin a un tumultuoso mandato a cargo de la agencia de seguridad fronteriza que en ocasiones la convirtió en blanco de las críticas del presidente Trump y otros miembros del Congreso.

La medida se produce sólo dos días después de que Trump, quien ha expresado repetidamente su enojo por el aumento de migrantes en la frontera Suroeste, retiró a su candidato para dirigir Inmigración y Control de Aduanas porque quería que la agencia tomara una dirección “más dura”. 

El presidente dijo en un tuit que Kevin McAleenan, el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, asumirá como interino el cargo de Nielsen, quien se convirtió en la sexta titular de la agencia a fines de 2017.

La decisión de reemplazar a Nielsen no es una sorpresa.

Por mucho tiempo se esperaba que fuera despedida, ya que la insatisfacción de Trump creció debido al aumento de inmigrantes que ingresaban ilegalmente a los Estados Unidos por la frontera Suroeste. 

En mayo pasado, seis meses después de asumir el cargo en el departamento, The New York Times informó que la Sra. Nielsen había redactado una carta de renuncia después de haber sido reprendida por lo que el presidente llamó su fracaso para ayudar a detener la inmigración ilegal.

Trump y Stephen Miller, su principal asesor de inmigración, se han quejado en privado pero regularmente sobre Nielsen. La culparon por el aumento en el número de migrantes que ingresan a los Estados Unidos y por no encontrar formas más creativas de asegurar la frontera.

Ella también perdió un protector poderoso cuando John F. Kelly, su mentor, dejó su trabajo como jefe de personal de la Casa Blanca a principios de año. Kelly fue el primer secretario de Seguridad Nacional de la administración Trump y presionó para que Nielsen lo reemplazara.

Múltiples funcionarios de la Casa Blanca dijeron que se había vuelto muy paranoica en los últimos meses, después de numerosas historias sobre su trabajo en peligro. Ella también había apoyado al candidato de ICE que Trump descartó, Ronald D. Vitiello, y su apoyo para él fue descrito como problemático para ella con el presidente.

También lo fue su reciente viaje al extranjero cuando la situación fronteriza estaba en todas las noticias.

El Sr. Trump disfrutó de las apariciones en televisión de la Sra. Nielsen, dijeron asesores de la administración. Pero a pesar de varias historias sobre cuánto mejoró su relación con Trump, la Sra. Nielsen nunca aprendió cómo manejarlo, dijeron personas familiarizadas con sus discusiones. A menudo se sentía instruido por la Sra. Nielsen, dijeron esas personas.

Y su yerno, Jared Kushner, no era un admirador de la Sra. Nielsen, dijeron varios funcionarios de la administración. Eso llegó a un punto crítico recientemente, ya que el Sr. Kushner se había insertado en las discusiones sobre inmigración.

El pasado 28 de marzo la congresista demócrata de El Paso, Verónica Escobar, pidió la renuncia de Nielsen debido a que “no ha querido o no ha podido encontrar soluciones inteligentes y humanas. Su incompetencia y falta de liderazgo están afectando a El Paso y nuestro país”, declaró en ese entonces Escobar en un tuit.