El Paso

‘Regañan’ obispos católicos al gobernador Greg Abbott

Consideran falta de congruencia con la fe el negar apoyo a refugiados

The Texas Tribune / Texanos dan la bienvenida a sirios pese a reglas de Trump

Julián Aguilar
The Texas Tribune

martes, 14 enero 2020 | 06:00

Los obispos católicos de Texas emitieron una aguda reprimenda al gobernador Greg Abbott, que es católico, luego de su decisión el viernes de prohibir a los refugiados que se establecieran en el estado en cuanto llegan a EU.

En una declaración conjunta de la Conferencia Católica de Obispos de Texas, que incluye a líderes de las 15 diócesis de Texas, el grupo calificó la decisión de “desalentadora y descorazonadora”.

“Si bien la Conferencia de Obispos Católicos de Texas respeta al gobernador, esta decisión simplemente está equivocada”, escribió el grupo. 

“Niega que las personas que huyen de la persecución, incluida la persecución religiosa, puedan traer sus dones y talentos a nuestro estado y contribuir al bien común general de todos los texanos”.

“Como católicos, un aspecto esencial de nuestra fe es dar la bienvenida al extraño y cuidar al extranjero”, dijo el comunicado.

En respuesta a la declaración de los obispos, el portavoz de Abbott, John Wittman, dijo que la decisión del gobernador no negará el acceso de nadie a este país.

“A nadie que busque el estatus de refugiado en los Estados Unidos se le negará ese estatus debido a la decisión de Texas”, afirmó en un correo electrónico. 

“Es importante destacar que la decisión de Texas no impedirá que refugiados vengan a Estados Unidos. Igualmente importante, la decisión de Texas no impide que los refugiados se muden a Texas después de establecerse inicialmente en otro estado”, agregó Abbott.

Algunos obispos de Texas también agregaron declaraciones individuales que enfatizaban que la decisión de Abbott era contraria a sus valores.

“Habiendo celebrado la Navidad, tenemos presente que la Sagrada Familia eran refugiados. Como cristianos, una piedra angular de nuestra fe es dar la bienvenida y cuidar al extraño, lo que ha hecho que nuestro país sea grandioso”, dijo el reverendo Joe S. Vásquez, obispo de la Diócesis de Austin en un comunicado. 

“Pido que todos nos comprometamos aún más ardientemente a trabajar con personas de buena voluntad, incluidos nuestros gobiernos federal, estatales y locales, para ayudar a los refugiados a integrarse en nuestras comunidades. Ofrezco mis oraciones por los refugiados que sufrirán esta decisión”.

El obispo Daniel Flores, de la Diócesis de Brownsville, instó a Abbott a cambiar de opinión.

“Huyen de la violencia y la persecución, y buscan la oportunidad de vivir, trabajar y contribuir en paz. El gobernador debería reconsiderarlo”, escribió Flores en un tuit.

Abbott explicó la semana pasada que su decisión se basó, en parte, en la necesidad de que Texas centre su atención en aquellos que ya necesitan asistencia en el estado.

“En este momento, el Estado y las organizaciones sin fines de lucro tienen la responsabilidad de dedicar los recursos disponibles a aquellos que ya están aquí, incluidos los refugiados, los migrantes y las personas sin hogar; de hecho, todos los texanos”, escribió el viernes al secretario de Estado Mike Pompeo.

En septiembre, la administración Trump emitió una orden ejecutiva que requiere que las agencias de reasentamiento de refugiados del país obtengan el consentimiento por escrito de los estados y entidades locales antes de que puedan reasentar a los refugiados en esas áreas. Abbott fue el primer gobernador en declinar. 

Los gobernadores tienen hasta el 21 de enero para decidir si van a participar en el programa de refugiados. Hasta el momento, unos 40 gobernadores se han comprometido a permitir el ingreso de refugiados a sus estados, incluidos los republicanos.

No es la primera vez que Abbott no está de acuerdo con los grupos religiosos sobre la política estatal. Fue criticado en 2014 cuando, como fiscal general, presentó una demanda para detener la Acción Diferida para Padres de Americanos y Residentes Legales Permanentes (DAPA) de la administración Obama. 

Los grupos religiosos también se opusieron al proyecto de ley 4 del Senado, un proyecto de ley general de aplicación de la ley de inmigración basado en el estado que Abbott declaró una prioridad legislativa en 2017.

En 2015, el Tribune informó que Abbott asiste al Centro Católico de la Universidad en Austin.