Rechazan enviar migrantes de regreso a México

Abogados de Seguridad Nacional se apegan a fallo de corte

The Washington Post
jueves, 11 abril 2019 | 06:00
Cortesía

Un hombre salvadoreño, a quien se le ordenó que esperara en México mientras un juez de inmigración de Estados Unidos tomaba una decisión en torno a su solicitud de asilo político, se le permitirá quedarse en el lado estadounidense de la frontera, siendo una de las primeras personas que logran entrar al país después de que el programa de Protocolos para la Protección de Migrantes (MPP) de la Administración de Trump fuera bloqueado a comienzos de esta semana.

Un abogado, en representación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijo en una audiencia en la corte el miércoles que la dependencia no regresará al solicitante de asilo a México. El hombre había sido enviado de vuelta a Ciudad Juárez el 25 de marzo, tres días después de que cruzara hacia Estados Unidos y pidiera asilo, y desde entonces se encontraba en dicha ciudad vecina, esperando su audiencia inicial.

En la audiencia del miércoles fue la primera vez que alguien que fue deportado de El Paso, en apego al programa MPP —también conocido como ‘Permanezca en México’— se le permitió regresar para su audiencia en la corte. La Administración de Trump estaba experimentando con el programa en un cruce en California y luego lo expandió hacia otros puertos de entrada, incluyendo El Paso, Texas; el gobierno les ha ordenado a cientos de solicitantes de asilo que crucen de vuelta a México, parte de una estrategia con el fin de evitar que los migrantes lleguen a territorio estadounidense.


Bloqueo


Un juez federal en California bloqueó temporalmente el programa el lunes, ordenándole a la administración que dejara de regresar a los solicitantes de asilo a México y obligando al gobierno a permitir que los demandantes crucen hacia Estados Unidos para que sus peticiones sean escuchadas. El juez impuso una fecha límite para el viernes, pero funcionarios del gobierno parecen haber aceptado de inmediato que el programa no puede continuar —al menos por ahora.

El fallo paralizó una de las últimas herramientas de la administración de Trump para frenar el flujo de familias centroamericanas que intentan cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, un influjo que ha rebasado récords impuestos desde hace décadas y ha enfurecido al presidente.

La administración de Trump presentó una notificación el miércoles de que apelará el fallo ante la 9na. Corte de Apelaciones, pero por el momento señaló que se apegará a la decisión.

“En luz del interdicto, podemos decir que no será regresado a México, dijo José Tavares, consejero asistente del Departamento de Seguridad Nacional, en la breve audiencia el miércoles.

Las autoridades del DHS dijeron a funcionarios mexicanos que planeaban no regresar a los solicitantes de asilo de vuelta a México, mientras el interdicto de la corte permaneciera en vigor, de acuerdo con Taylor Levy, coordinadora legal del grupo no lucrativo Casa de la Anunciación, el cual ayudó a facilitar la comparecencia del hombre salvadoreño en la corte. Ella dijo que sus colegas en San Diego reportaron similarmente que el DHS está permitiendo que los participantes del MPP se queden en Estados Unidos después de regresar a sus audiencias en la corte.


Limbo


No se sabe lo que pasará con el solicitante de asilo en El Paso, un hombre de 32 años de quien los abogados pidieron que no fuera identificado debido a que existe el temor de que se tomen represalias en su contra en El Salvador.

“De hecho nos sentimos francamente complacidos de que ellos prometieran que no lo iban a regresar a México”, dijo Nicholas Palazzo, del Centro de Defensa para el Inmigrante de Las Américas en El Paso, quien representa al hombre de El Salvador.

El hombre podría ser enviado a un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas mientras su caso es resuelto en los tribunales, o podría ser liberado bajo fianza. Tal determinación será tomada por el DHS, pero Palazzo dijo que él espera que el hombre pueda ser liberado, debido a que tiene familia en Estados Unidos y un auspiciador dispuesto a aceptarlo.

El solicitante de asilo dijo que poco después de arribar a Estados Unidos, le sorprendió enterarse, por parte de los oficiales de inmigración en El Paso, que tenía que regresar a México mientras se tomaba una decisión en torno a su caso legal en Texas.

“Me sorprendió mucho”, dijo en una entrevista en México antes de cruzar el puente Paso Del Norte hacia El Paso. “Ellos me dijeron que había una nueva ley que había sido aprobada y que tendría que esperar mi procesamiento en México”.

Fue así que pasó 15 días en un albergue para migrantes en Juárez, donde se burlaban de él debido a que sabían que era extranjero. El hombre narró que en una ocasión fue abordado por un grupo de hombres en una camioneta, quienes le dijeron que sabían que no era mexicano y que intentaron subirlo al vehículo. A él le preocupaba que intentaran agredirlo o secuestrarlo. Los oponentes del MPP han dicho que la política expone a los solicitantes de asilo a los peligros en México.