El Paso

Rechaza ser llamada ‘zar’ de la frontera

La arremetida del Partido Republicano es un esfuerzo para vincular a Harris con una política que ha confundido a presidentes de ambos partidos

Associated Press

The Washington Post

domingo, 18 abril 2021 | 06:00

Washington— El gobernador de Texas, Greg Abbott –que es republicano–, envió este jueves una carta a la Casa Blanca para pedirle que etiquetara a los cárteles mexicanos de la droga como organizaciones terroristas extranjeras, y aprovechó la oportunidad para referirse nuevamente a la vicepresidenta Kamala Harris como la “zar de la frontera” del país.

Otra republicana, Nikki Haley, embajadora ante las Naciones Unidas en la era Trump, compartió un meme que incluyó a Harris con un sombrero del tipo de “¿En dónde está Waldo?”. “¿En dónde está Kamala? En todos lados excepto en la frontera”, se leía en el meme, agregando que Harris, en lugar de eso, había viajado a varias ciudades dirigidas por demócratas.

En una conferencia de prensa sobre inmigración, los republicanos de la Cámara usaron un envase de cartón para la leche de utilería con la fotografía de Harris en donde se leía, “La que está desaparecida en la frontera es la vicepresidenta Kamala Harris”.

“Si ella es la vicepresidenta de Estados Unidos y el presidente la puso a cargo de eso, la vicepresidenta Harris necesita ir a la frontera y ver todo eso por ella misma”, comentó el representante Steve Scalise, republicano por Louisiana, quien viajó recientemente a la frontera en compañía de otros republicanos. 

“Porque tal vez de esa manera podría alentar al presidente Biden a revertir sus políticas fallidas”.

Debido a que la vicepresidenta está desempeñando un nuevo papel para solucionar las causas verdaderas de la migración que proviene de Guatemala, El Salvador y Honduras, los republicanos se están apresurando a vincularla con la oleada de migrantes en la frontera, aprovechando todas las oportunidades para usar las palabras “Harris” y “frontera” en la misma frase, usualmente acompañadas de la palabra “zar”.

La arremetida del Partido Republicano es un esfuerzo para vincular a Harris con una política que ha confundido a presidentes de ambos partidos durante décadas y amenaza con opacar el manejo de Biden de otros temas importantes. 

Queda claro el esfuerzo por afectar a Harris, quien es ampliamente vista como una aspirante a la Presidencia y una potencial heredera de Biden, particularmente si el presidente de 78 años decide que no se reelegirá en el 2024.

Sin embargo, el esfuerzo de los republicanos también destaca la dificultad que tiene la administración para definir el nuevo papel de Harris ante el público. 

En una serie de conferencias de prensa, entrevistas y declaraciones, la administración –y la misma Harris– han tenido problemas para dejar en claro cuáles situaciones está tratando de solucionar Harris y qué es lo que está fuera de su alcance.

La misión de Harris, como se lo indicó Biden, es reunirse con jefes de Estado y otros funcionarios para solucionar los problemas, incluyendo la pobreza y violencia que provocan que la gente de la frontera Sur con México migre a Estados Unidos.

También está siendo asesorada por una serie de expertos en políticas que afectan el flujo de migrantes.

Sin embargo, los funcionarios de la administración, desde el presidente hacia abajo, han dejado de manifiesto que ella no es responsable de lidiar con la oleada de migrantes en la frontera, incluyendo el número récord de menores no acompañados.

Esa distinción podría perderse entre los votantes. Y con eso están contando los republicanos.

El miércoles, después de una reunión con expertos en migración, le pidieron a Harris si podía visitar la frontera Sur. Ella explicó en dos ocasiones que Biden le había pedido al secretario de Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, que solucionara los problemas en la frontera y dijo que “había estado trabajando muy duro en eso y está mostrando cierto avance debido a su arduo trabajo”.

Harris agregó que ya habló con los presidentes de Guatemala y México y que planeaba ir a Guatemala “tan pronto como sea posible”.

“También tenemos que lidiar con las verdaderas causas, a diferencia de sólo estar en un sistema perpetuo de atender únicamente los síntomas”, dijo Harris.

Aunque Biden ha recibido una gran aprobación en muchas de sus políticas, los republicanos consideran como una debilidad su postura sobre la inmigración.  

El 24 de marzo, Biden designó a Harris como la persona que estaría a cargo de solucionar las verdaderas causas de la migración hacia el Norte.