Recaban fondos para héroe chihuahuense

Familiares y amigos se reúnen en local del Eastside para apoyarlo en su recuperación

Roberto Carrillo
El Diario de El Paso
lunes, 16 septiembre 2019 | 06:00

La lluvia no fue impedimento para que los paseños mostraran su apoyo hacia la familia chihuahuense De Alba, en cuyo honor se realizó el domingo una colecta en un restaurante de la localidad.

Decenas de personas acudieron a la cita para entregar un donativo y dar palabras de aliento a los afectados por el tiroteo del pasado 3 de agosto.

“I want to thank all the people for the love”, dijo Erika De Alba, de 10 años de edad, en un inglés entrecortado pero que ella asegura estar dispuesta a perfeccionar.

La pequeña Erika es oficialmente alumna de un plantel de educación primaria en el Noreste de la ciudad, y aunque su inglés no es fluido, ella quiso dar las gracias a las personas que hasta el momento han facilitado su cambio radical de vida, escuela y comunidad desde la ciudad de Chihuahua a El Paso.

“Nuestra situación no es fácil, pero agradecemos todas las muestras de apoyo que nos han dado, significa mucho para nosotros”, dijo Oliva Mariscal Ramírez, esposa de Mario de Alba.

La señora Oliva recibió un impacto en el pecho y otro en el pulgar de la mano derecha, pero su fortaleza le ha llevado a tener que velar por su esposo y su hija en esta difícil transición.

“Definitivamente dejamos el hotel”, dijo Oliva, en una decisión que fue anunciada ante la falta de apoyos oficiales para cubrir dichos gastos.

La familia decidió rentar una casa e incluso inscribir a Erika en una escuela pública, en espera de que mejore el estado de salud de Mario, convaleciente de varias operaciones.

“No sabemos cuánto tiempo vamos a estar aquí, por ello es que decidimos dejar el hotel donde hemos estado viviendo y rentar una casa”, dijo la esposa del llamado héroe chihuahuense.

El día de los hechos el agresor disparó a un grupo de personas que estaban resguardadas en el local de un banco que se encuentra frente a zona de cajas de la tienda Walmart.

Algunas de las personas impactadas por las balas murieron, pero no así la familia De Alba, ya que los hechos constatan que Mario cubrió con su cuerpo a su esposa y a su hija tras escuchar los primeros disparos en la tienda Walmart de Cielo Vista.

Al servir de escudo humano Mario protegió a sus seres queridos, pero recibió heridas de bala que le dañaron un riñón, le perforaron el intestino, hizo necesario que le retiraran el bazo, además de las lesiones que surgieron por la trayectoria de un proyectil que entró por la espalda y se abrió camino hasta salir en la zona cercana al diafragma.

El chihuahuense sacó fuerzas de flaqueza para llegar con su familia al estacionamiento, y tratar de conducir a un hospital, pero las fuerzas ya no le permitieron cumplir su cometido.

Para fortuna de los mexicanos, una patrulla del Departamento de Policía de El Paso auxilió a los heridos en medio de la gran consternación en la zona.

“Ben me salvó la vida, he saved my life, is my hero”, dijo Erika al recordar al oficial Benjamín A. Gómez, quien la descubrió en el vehículo espantada y con una herida en una pierna.

“Con el tiempo se ha creado una gran unión entre ellos, incluso descubrimos que el oficial es amigo de unos sobrinos y nos frecuenta”, dijo Lety Mariscal, tía materna de Erika. 


[email protected]