El Paso

Rebajó EU condena por narco a padre de menor asesino

Purgó dos años de prisión en Texas; su hijo cometió masacre en Torreón

Archivo / José Ángel Ramos Saucedo

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso

jueves, 16 enero 2020 | 06:00

José Ángel Ramos Jiménez –padre del menor que mató a una maestra e hirió a seis sus compañeros de colegio en Torreón, Coahuila, antes de suicidarse–contaba con antecedentes penales por narcotráfico en Estados Unidos, de los cuales, se declaró culpable.

Al negociar su culpabilidad, Ramos Jiménez logró reducir su sentencia a 48 meses de prisión, bajo el alegato de que era una persona de bien en México, sin récord criminal, por lo que quedó en libertad en octubre de 2019 y de inmediato fue deportado a su país.

El drama de Ramos Jiménez forma parte de entorno trágico que llevó a su hijo de once años –también de nombre José Ángel– a cometer una masacre de proporciones épicas el pasado viernes en el Colegio Cervantes de Torreón. 

Reportes periodísticos señalan que la madre del menor –Yezmin Nathaly Betts Llanes– murió en 2014, en tanto que los abuelos paternos del niño enfrentan indagatorias por presunto lavado de dinero. 

Documentos de una Corte Federal del estado de Oklahoma en poder de El Diario de El Paso informan que Ramos Jiménez compadeció ante los tribunales en septiembre del 2016, pero estuvo en custodia desde el 1 de junio del 2016, con un total de 336 días en la cárcel antes ser sentenciado.

Cuenta con cargos por posesión e intento de distribución de sustancias ilegales, específicamente, por poseer un total de 31.3 kilogramos de metanfetaminas, valuados, de acuerdo con los documentos, por 59 mil dólares.

En la declaración de culpabilidad, Ramos Jiménez escribió que “en junio del 2016, en el Distrito Oeste de Oklahoma conspiré con otros, para poseer, con intención de distribuir, metanfetaminas”.

En el verano del 2017, la defensa de Ramos Jiménez logró un acuerdo con la Corte Federal de Distrito del Oeste de Oklahoma para reducir su sentencia, esto debido a que el acusado no contaba con historia criminal en los Estados Unidos. Ramos Jiménez contaba inicialmente con una sentencia de 48 meses en prisión.

“En nombre del acusado [de entonces 32 años], no tiene antecedentes penales y tiene una buena vida en Torreón Coahuila, México, con su familia, incluidos su padre y su madre. La mayor parte de su vida lo involucró trabajando con su familia en la exitosa operación de su negocio”, declararon ante los tribunales los abogados de Ramos Jiménez.

La defensa alegó que el padre del menor de causar un gran impacto en la comunidad de Torreón se aventuró en el negocio de contrabando de drogas por ‘falta de dinero’.

“En este caso, por lo tanto, el motivo de su participación realmente le falta para haber puesto en peligro su libertad por falta de dinero de repente ahora después de 32 años. El acusado está demasiado cerca de su familia, -su madre y su padre, para decepcionarlos o causarles vergüenza o falta de respeto por mala conducta o acciones como lo que ocurrió en este caso”, se lee en la declaración.

Se agrega, que ‘al enterarse de esta tragedia que ocurrió para su familia, sus padres han pagado por su -representación y su padre ha venido a Oklahoma en dos ocasiones diferentes para respaldar a su hijo para apoyarlo de cualquier manera posible’.

Aunque la mayoría de los documentos bajo el registro de Ramos Jiménez se encuentran sellados, -incluyendo su reporte financiero-, en el documento de sentencia se muestran varias cartas de recomendación que aseguran que Ramos Jiménez es una persona de bien, con valores y una familia unida.

En las cartas, se agregan los comentarios de varios negocios de Torreón –incluyendo un casino y una procesadora de alimentos– una carta de su madre Rebeca Jiménez Meléndez, su padre José Ángel Ramos Saucedo e incluso de Sara Leoni M. C., quien se identificó ante los tribunales estadounidenses como pareja formal de Ramos Jiménez por más de doce años y con quien tiene dos hijos.

“Durante todo este tiempo José Ángel y yo hemos fomentado el valor de la familia, con nuestros hijos. Él ha demostrado ser un gran padre, cumpliendo siempre con su responsabilidad y llevando a casa el sustento”, se lee bajo la declaración jurada de Sara Leoni M. C.

El hombre fue sentenciado formalmente en julio de 2017 a cuatro años en la prisión federal Big Spring, en Texas. Después de dos años y tres meses, José Ángel obtuvo su libertad y fue deportado a México en octubre de 2019 por autoridades estadounidenses.

Se reporta que el padre del menor fue pistolero de un grupo delincuencial del cual no se obtuvo el nombre, y que tiene dedicado un corrido con Fidel Rueda llamado “Pollo Ramos y El Payán”.

El pasado viernes, en el Colegio Cervantes de Torreón, un estudiante de sexto grado de primaria –hijo de Ramos Jiménez– disparó a su maestra e hirió a cinco de sus compañeros y un profesor, las autoridades informaron que el menor vivía en un entorno familiar complicado.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, dio a conocer el pasado martes que fueron congeladas las cuentas de los abuelos paternos del niño, por presentar irregularidades.

De acuerdo con Nieto, en las cuentas se detectaron 120 millones de pesos dirigidos a empresas, además de que el matrimonio adquirió seis vehículos de lujo en los últimos dos años, dos de ellos blindados.

Nieto afirmó que la UIF presentará una denuncia por los delitos de fraude fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita, debido a que no está justificado el flujo de dinero detectado.

El lunes por la noche, el abuelo del menor y propietario de las armas que fueron utilizadas en el tiroteo fue detenido y recluido en el Centro de Reinserción Social de Torreón.

De acuerdo con las autoridades el acusado podría alcanzar una pena de 18 a 35 años de prisión en caso de que se le encuentre culpable del delito de omisión por el homicidio de la maestra y el suicidio de su nieto. szuniga@diariousa.com