El Paso

Realizan reos cubrebocas para población de cárcel de Otero

La medida es con el fin de evitar la propagación del virus, informaron

Cortesía
Cortesía
Cortesía
Cortesía

Ivanna Leos
El Diario de El Paso

lunes, 18 mayo 2020 | 14:08

El Paso— En respuesta a la pandemia del Covid-19, miembros del personal del Centro Penitenciario del Condado de Otero, así como reclusos con habilidades de sastrería, elaboraron un plan de acción en el que fabricarán cubrebocas para el personal médico, la comunidad y la población del centro con el fin de evitar la propagación del virus. 

El plan surgió raíz de la idea de fusionar las habilidades de los reos con la del ersonal del Centro de Penitenciario de Otero para proteger la salud de toda comunidad dentro de las instalaciones, así como a las familias de los reclusos y el personal médico de la región. 

"Pensé que era una buena idea comenzar a hacerlos aquí", explicó Nelly Mares, una secretaria de registros en las instalaciones. “Tenemos presos que son buenos con la sastrería y la costura. Pensé que era una buena idea proteger a nuestras familias y a la comunidad porque no podemos encontrar cubrebocas en ningún lado. Todos contribuyeron con una idea”, añadió. 

De acuerdo con Mares, el personal consiguió los elásticos para comenzar la elaboración las máscaras y el departamento de educación consiguió el material restante para fabricarlos. “Tenemos a los reclusos para comenzar a ayudarnos a coserlos y armarlos”, agregó. 

Uno de los reclusos que se involucró en el proyecto se inspiró en ‘lo bien que la instalación estaba tomando precauciones de seguridad’: 

"Soy uno de los diabéticos", dije Clayton Harrison, residente del Centro Penitenciario.  "Tengo que ir al médico dos veces al día y todos usan sus máscaras, sus gafas y sus guantes. Están tomando precauciones y nos mantienen informados de las novedades: ‘Siga lavándose las manos, manténgase saludable, trate de usar la máscara que tiene’, dijo Clayton sobre las indicaciones que recibe al asistir a revisión médica. 

Comenzando con solo cuatro residentes, el alcance del proyecto se ha vuelto mucho mayor. Además de la producción en masa de máscaras, los residentes han diseñado y creado protectores faciales para el personal médico, informaron funcionarios del Centro. 

"Me siento realmente bendecido de estar haciendo este proyecto, porque lo que veo es que, si puedo ayudar a alguien por ahí pensando que son parte de mi familia, entonces todos tenemos que cuidarnos unos a otros.  Independientemente de cuáles son nuestros crímenes o lo que hemos hecho en nuestra vida, todos estamos aquí para ayudarnos a mejorar y ayudar a la comunidad de cualquier manera posible”, dijo Ismael Andazola, residente de la cárcel de Otero.